Kulfas negó un “salto brusco” del dólar post electoral y aseguró que la economía repuntará en el tercer trimestre

El ministro de Desarrollo Productivo aseguró que se apuesta a las vacunas para la reapertura de la actividad, pero también al dólar estable y la recuperación del consumo. Todo apunta a llegar mejor a las elecciones legislativas

Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo
Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo

A pesar de la caída de la actividad de los últimos meses y de la incertidumbre que genera el proceso electoral, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se mostró optimista sobre lo que viene en materia económica: “El segundo trimestre se vio afectado por las restricciones derivadas de la segunda ola. Pero ahora esperamos que con el avance de la vacunación se produzcan más aperturas y eso ayudará a que la economía se reactive. Estamos proyectando una buena segunda mitad del año, recuperando el dinamismo que tuvo la economía a fines del 2020”.

El funcionario habló en el evento Pymes 2021 y también se refirió a la rebaja por parte de MSCI de la categoría de Argentina desde mercado emergente a “standalone”, es decir prácticamente un país no apto para los inversores. “Venimos de una crisis desde 2018 y está claro que tenemos que terminar de ordenarnos financieramente. El Gobierno está en plena etapa de diálogo con el FMI y el Club de París y creemos que van a llegar a buen término. En el corto plazo no creo que esta decisión genere un impacto negativo, al contrario en la primera parte del año hubo un aumento de la inversión. No sólo medido por nosotros sino también consultoras privadas”.

Vemos una recuperación en forma de K, con algunos sectores que ya están bien por encima de los niveles prepandemia y otros que todavía están muy afectados por las restricciones, pero que irán mejorando a medida que se abra la economía, como sucede por ejemplo con la gastronomía. La industria, la construcción, la economía del conocimiento, el sector energético y el agro muestran fuertes recuperaciones”, sostuvo el ministro. La otra pata de la recuperación pasa por los ingresos. “A partir de las paritarias estamos viendo una mejora del salario real y esto –agregó- debería profundizarse en los próximos meses, por lo que también repuntará el consumo interno”.

El ministro de Desarrollo Productivo habló de una economía en forma de K. Es decir algunos sectores en franca recuperación, como industria, agro, construcción y la economía del conocimiento, mientras que otros no logran salir a flote por la pandemia, como turismo, hotelería y gastronomía

Además, confirmó que el programa para seguir volcando ayuda a las empresas que la están pasando peor por la crisis es el Repro (hasta $ 22.000 de sueldo mensual por empleados para sectores críticos), que el último mes se otorgó a 580.000 personas.

Pero además del nivel de actividad, el otro gran interrogante es qué pasará con la evolución del dólar, especialmente luego de las elecciones. Kulfas buscó descartar de plano la posibilidad de una devaluación: “Tenemos que evitar los saltos cambiarios bruscos, porque son disruptivos y generan mucha incertidumbre. Además, el tipo de cambio oficial hoy es competitivo. Si uno lo compara con los niveles de los últimos años lo vemos en niveles apropiados y además tuvimos el mejor semestre de los últimos ocho años en materia de exportaciones”.

El Gobierno también sigue con atención la evolución de los dólares financieros y la brecha cambiaria. Pero nuevamente el objetivo es evitar cualquier salto brusco, sobre todo antes de las elecciones

El dólar oficial viene aumentando a un ritmo de apenas 1,3% mensual, como parte de la política oficial de prácticamente “planchar” el tipo de cambio como ancla contra la inflación. Sin embargo, en el mercado se espera que luego de las elecciones ese ritmo empiece a aumentar, aunque desde el Gobierno –tal como señaló Kulfas- quieren evitar un salto discreto. Todo indica que, en la medida que sea posible, se buscaría ir adecuando gradualmente el tipo de cambio, tras muchos meses de alta inflación acumulada.

El Gobierno también sigue con atención la evolución de los dólares financieros y la brecha cambiaria. Pero nuevamente el objetivo es evitar cualquier salto brusco, sobre todo antes de las elecciones. Si se escapa el dólar, el efecto sobre el resultado electoral podría ser muy negativo, acentuando las expectativas negativas que hoy tiene una importante porción de la sociedad. “Queremos una política macro que apunte al orden, vamos en camino a que el funcionamiento del mercado cambiario sea acorde para recuperar estabilidad”, concluyó Kulfas.

SEGUIR LEYENDO

Información provista porInvertir Online