El dólar sube un 58,7% en 2019. (Shutterstock)
El dólar sube un 58,7% en 2019. (Shutterstock)

Las restricciones cambiarias contienen la volatilidad del dólar en las primeras horas de gobierno de Alberto Fernández. Ya con los principales ministros y secretarios del área económica en funciones, los operadores financieros mantienen la atención en los primeros lineamientos de las medidas a adoptar para reactivar una economía en recesión y con un sector público al que no le alcanzan los fondos para honrar los compromisos de deuda.

El dato relevante de la rueda estuvo en las cotizaciones por fuera de los controles, como las implícitas en los negocios bursátiles, que cerca de las 17 se hundían un 4%, para retroceder a valores mínimos desde el 16 de octubre, casi dos meses atrás. La brecha entre el “contado con liqui” y el dólar mayorista cedía a 20,7 por ciento.

En las sucursales del Banco Nación, el precio del billete verde se acomodó en 63 pesos para la venta al público y un valor similar al de las pizarras de la banca privada, donde promedió 63,09 pesos.

En el mercado mayorista se transó sin cambios, a $59,815, en un marco de mayor oferta por parte de los agroexportadores, absorbida por el Banco Central, principal comprador, para sostener el precio de la divisa. En 2019 el billete interbancario acumula un incremento de 58,7%, unos seis puntos por encima de la inflación del período.

El monto negociado en el segmento de contado (spot) llegó a USD 308,4 millones, mientras que en futuros se operaron contratos por unos USD 417,1 millones en el ROFEX, donde las posturas para fin de mes cerraron a 61,30 pesos.

“La dinámica en el mercado cambiario sigue siendo la misma que venimos viendo desde octubre con la implementación del ‘cepo hard’: un dólar tranquilo con presencia del Central y bajos volúmenes negociados”, sintetizaron desde Portfolio Personal Inversiones.

En la conferencia de prensa que ofreció este miércoles en el Palacio de Hacienda, el nuevo ministro de Economía, Martín Guzmán, expresó que "para que Argentina se saque el cepo de encima la economía se tiene que tranquilizar y este no es el momento”.

“Asimismo, Guzmán dijo que no prevé una fuerte emisión de dinero, porque entiende que no es la solución, dado que traería más desequilibrios económicos y una mayor inflación”, evaluaron desde Research for Traders.

El lunes 9, último día de la gestión de Cambiemos, los depósitos privados en moneda extranjera cayeron casi USD 200 millones

En tanto, e jefe de Gabinete Santiago Cafiero señaló por radio La Red que no está bajo evaluación desdoblar el mercado cambiario o fijar un recargo por las compras en dólar. “Sí estamos trabajando en ver cómo empezamos a atacar este ‘súper cepo’ que nos dejaron y cómo lo hacemos convivir con el poco nivel de reservas de libre disponibilidad que tenemos”, manifestó.

Un indicador a seguir, con la vigencia de los estrictos controles de cambio, es la evolución del Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM). Este índice, confeccionado por el BCRA en base a la variación de precio de las divisas y de la inflación de los principales socios comerciales de la Argentina, revela que después de la aplicación de las restricciones al dólar -moderadas desde septiembre y mucho más rigurosas después de las elecciones del domingo 27- la competitividad cambiaria cedió casi 18 puntos porcentuales.

El 10 de diciembre, cuando se produjo el traspaso de mando presidencial, el ITCRM se ubicaba en los 121,9 puntos. Esto significa que todavía la competitividad -reducida a la comparación cambiaria- se mantenía 21,9 puntos porcentuales por encima de la Base 100 del 17 de diciembre de 2015, cuando el Gobierno anterior liberó el control de capitales, cuatro años atrás.

Con la llegada de Miguel Ángel Pesce a la presidencia del BCRA, se mantiene al instrumento de Letras de Liquidez (Leliq) como referencia de la tasa de política monetaria, aún en 63% anual. El stock de Leliq alcanza los $682.859 millones, en el nivel más bajo desde diciembre de 2018.

En contraste, el stock de pases pasivos, que son títulos remunerados que el BCRA coloca a bancos a un día de plazo, exhibe un incremento de casi $400.000 millones en 2019, al pasar de los $17.155 millones al cierre de 2018 a $413.315 millones (incluidos los que integran Fondos Comunes de Inversión) el último 10 de diciembre.

En cuanto a las reservas internacionales del Banco Central, éstas se equilibraron cerca de los USD 44.000 millones, en una plaza con la intervención compradora del Banco Central a partir de los controles de cambio, primero con un tope de USD 10.000 mensuales para la demanda de ahorristas a partir del 1° de septiembre, y después mucho más estrictos, con un límite mensual de USD 200 a partir del 28 de octubre, definida ya la contienda electoral.

Las reservas del Banco Central alcanzaban los USD 43.910 millones este miércoles, según datos sujetos a ajuste.


Según cálculos del economista Amilcar Collante, integrante de CESUR (Centro de Estudios Económicos del Sur), las reservas netas que contabilizaba el Banco Central el 9 de diciembre, en la previa al traspaso de mando presidencial, alcanzaban los 11.538 millones de dólares.

En tanto, perdura el “goteo” de depósitos en dólares, aunque a un ritmo más atenuado que en las semanas posteriores a las elecciones primarias.

No obstante, el lunes 9 de diciembre, último día de la administración de Mauricio Macri, las colocaciones privadas en moneda extranjera restaron casi USD 200 millones: fueron USD 184 millones o un 1 por ciento.

Los depósitos en dólares en efectivo del sector privado retrocedieron con fuerza a partir del lunes 12 de agosto, consumada la amplia victoria de Alberto Fernández en las PASO. Descendieron USD 14.410 millones (-44,3%) hasta el 9 de diciembre, último dato disponible, desde el récord de USD 32.499 millones a los USD 18.089 millones, el monto más bajo desde el 10 de noviembre de 2016.


Seguí leyendo: