Guido Sandleris, presidente del Banco Central
Guido Sandleris, presidente del Banco Central

El Banco Central efectuó en dos tramos su habitual subasta de las Letras de Liquidez (Leliq) a siete días de plazo. En la jornada, la entidad incrementó por séptima rueda seguida la tasa de política monetaria, aspiró pesos y llevó al monto de estos pasivos remunerados a un nuevo máximo nominal.

La tasa de referencia diaria de las Leliq subió 28 puntos básicos y se ubicó al 60,272%, la más alta desde el pasado 4 de julio. El BCRA anunció que mantendrá el piso de la tasa en 58% hasta la publicación del próximo dato de inflación, previsto para el 15 de agosto, cuatro días después de las elecciones primarias.

La entidad que preside Guido Sandleris colocó letras a bancos por 270.181 millones de pesos. Frente a vencimientos en el día por $218.878 millones, significó una contundente absorción neta de $48.864 millones al restarle el pago de intereses por unos 2.439 millones de pesos.

Esa absorción de casi $50.000 millones representa un 3,4% del total de la Base Monetaria, próxima a 1.400.000 millones de pesos ($1,4 billón).

Para los analistas de Credit Suisse, "el objetivo principal de la política monetaria es reducir la volatilidad del tipo de cambio durante el proceso electoral. Funcionarios del BCRA sonaron cautelosos y conscientes de los riesgos potenciales que las elecciones podrían representar para la estabilidad financiera y señalaron que la política monetaria probablemente seguirá siendo estricta al menos hasta el final de las elecciones, que será el 27 de octubre a más tardar".

El stock de Leliq alcanzó un máximo nominal de $1.288.966,8 millones ($1,29 billón), equivalentes a unos USD 29.341,4 millones o 43,1% de las reservas internacionales, que el lunes contabilizaron USD 68.000 millones, según datos sujetos a ajuste.

Un reporte de Portfolio Personal Inversiones subrayó que el precandidato presidencial Alberto Fernández, del opositor frente por Todos, "estuvo en el centro de la escena durante toda la jornada como consecuencia de una serie de declaraciones que formuló, donde atacó el uso de las Leliq como instrumento para mantener calmo al dólar".

Desde que se estableció a las Leliq como instrumento de política monetaria, el BCRA lleva pagados unos $438.929 millones en concepto de intereses en los últimos diez meses.

"Las Leliq que utiliza el Banco Central cumplen un rol determinante en el equilibrio monetario. Las tasas de interés que pagan las mismas equilibran la oferta y demanda monetarias, cumpliendo el rol de sujetar la volatilidad del tipo de cambio y la inflación, lo que evitó hace un año que cayéramos en hiperinflación", indicó la Bolsa de Comercio de Córdoba.

La entidad agregó que "las Leliq respaldan a su vez los plazos fijos de los bancos. Trastocar el fin específico de este instrumento significa atacar el corazón del actual plan de estabilización y tiene el premeditado objetivo de sacudir las bases de esta política económica y monetaria, generando inestabilidad".

El economista Gustavo Ber aportó que "las declaraciones de la oposición atentan contra el mandato político de calma cambiaria para transcurrir los comicios, y de ahí que el organismo despliegue la artillería cambiaria y monetaria para regular la plaza".

Seguí leyendo: