En 19 meses el precio de la hamburguesa se abarató más de un dólar en la Argentina
En 19 meses el precio de la hamburguesa se abarató más de un dólar en la Argentina

Una forma clásica que utilizan los economistas para saber si el valor de una moneda está "inflada" o "atrasada", o dicho de otro modo, apreciada (tipo de cambio bajo) o devaluado (tipo de cambio alto) respecto del dólar es comparar el precio de un mismo bien en cada país, bajo el supuesto de que las cargas impositivas son mínimas.

Ese ejercicio lo hace desde 1986 la revista The Economist, con la popular hamburguesa Big Mac, de McDonald's, que se comercializa desde 1967 y está extendida a todo el mundo desarrollado y en desarrollo, para elaborar su Índice Big Mac, medido en dólares para la versión clásica.

Y a la luz de la virtual estabilidad del tipo de cambio entre el peso y el dólar en los últimos meses, y que en el corriente mes de enero llevó a la intervención compradora del Banco Central luego de  haber perforado el piso de la "zona de no intervención", el Instituto para el Desarrollo Social Argentino acudió al Índice Big Mac y detectó que tras la devaluación del peso desde fines de julio de 2017, el valor del producto pasó de 4,1 a 3 dólares.Informe Big MacDe ese modo no solo se abarató ostensiblemente en términos de la moneda extranjera –aunque no en pesos para los más flacos bolsillos de los argentinos, en términos de poder de compra con sus ingresos–, si no también en contraste con el precio que registra en Uruguay y Chile, por ejemplo, donde acusó variaciones notablemente menores.

Ese fenómeno puede atribuirse a: 1) al efecto directo de la devaluación del peso; 2) a la contracción de la demanda por parte de las familias; y 3) a una combinación de ambos factores, aunque en proporciones muy disímiles por la multiplicación por dos del tipo de cambio de pesos por dólar.

A partir de ahí los economistas y sociólogos de IDESA observaron que, "según la teoría de la Paridad del Poder de Compra, lo que el precio de la Big Mac sugiere es que el dólar en Argentina está sobrevaluado. Por eso no debería sorprender la baja del dólar de las últimas semanas y que se mantenga la tendencia al alza de los precios internos. En otras palabras, el precio de la hamburguesa en la Argentina está presionando por volver a los USD 4 como en el resto de la región".

El precio de la hamburguesa en la Argentina está presionando por volver a los USD 4 como en el resto de la región

Por tanto, consideran en IDESA: "el precio de la Big Mac está alertando que el 'dólar alto' es transitorio ya que la inflación hará que el tipo de cambio real vuelva a bajar.

Y dado que el Banco Central ha decidido mantener una política de zona de no intervención cambiaria móvil y creciente, y probablemente a partir de febrero el Comité de Política Monetaria acuerde intensificar las operaciones de compra de dólares, la única manera de que se aprecie el precio en dólares de la popular hamburguesa es que aumente el valor en el mostrador para los residentes en la Argentina.

Sin embargo, en una economía que, en el mejor de los casos, se mantendrá en la senda recesiva hasta el comienzo del segundo cuatrimestre, ese proceso no sería ni rápido ni violento, excepto que la cadena comercial quiera exponerse a una drástica contracción de las ventas.

Hoy la única manera de que se aprecie el precio en dólares de la popular  hamburguesa es que aumente el valor en el mostrador para los residentes en la Argentina

De ahí que el estudio privado concluye: "la manera de romper con esta perversa lógica es mejorar la competitividad por vías más genuinas. Esto es, no esperar que sea la devaluación la que resuelva los problemas de competitividad sino generar ganancias de productividad. Para ello, en lugar de poner énfasis en importar menos hay que poner los énfasis en desplegar estrategias para exportar más. Esto requiere un sector público financieramente sustentable con menos presión impositiva, mejores regulaciones y servicios tendientes a generar capacidades exportadoras".

Seguí leyendo: