El presidente del BCRA, Guido Sandleris, está decidido a no apartarse de su compromiso de emisión cero y no caer en escenarios de alta volatilidad de tasas ni del tipo de cambio
El presidente del BCRA, Guido Sandleris, está decidido a no apartarse de su compromiso de emisión cero y no caer en escenarios de alta volatilidad de tasas ni del tipo de cambio

Por primera vez desde el inicio del nuevo esquema monetario el 1 de octubre de 2018, de emisión cero a nivel primario, el Banco Central intervino en el mercado cambiario spot, o mayorista, al perforar la cotización del dólar en ese circuito con un nivel de cierre de $37,10, la zona piso de no intervención que se fijó para el día en $37,355, y que hoy sube a $37,379, de acuerdo con el cronograma de aumento de 2% por mes hasta fines de marzo.

"La intervención consistió en una subasta de compra por hasta USD 20 millones, sobre un límite acordado en la última reunión del Comité de Política Monetaria, el 2 de enero, de hasta USD 50 millones, a $37,305, cinco centavos por debajo del valor mínimo de la zona de no intervención", explicó a Infobae una fuente del Banco Central.

Ese movimiento determinó la inyección al mercado de $746,1 millones, los cuales sumados a unos $1.235 millones liberados a través de la licitación diaria de Letras de Liquidez a 7 días (Leliq), en el que sólo participan los bancos, la autoridad monetaria expandió la base monetaria en casi $2.000 millones, un nivel mínimo frente a una oferta primaria de poco más de $1,3 billones.

La liquidez en el mercado de dinero aumentó en unos $2.000 millones y bajó la tasa de interés de referencia en 32 puntos básicos

De ahí que el efecto sobre la tasa de interés de referencia de mercado haya sido mínima, apenas una reducción de 32 puntos básicos, de 58,782% a 58,459% anual a 7 días de plazos.

Desde el inicio de la política monetaria ultra restrictiva, y en la que el Central canceló las emisiones de Lebac y se concentró en las Leliq, la absorción neta de base con esos instrumentos fue de $58.422 millones, y aún así redujo la tasa de interés de referencia en 6,54 puntos porcentuales, desde una suba inicial de 5 puntos, de 60% a 65% anual, y tocar un pico de 73,52% anual el 8 de octubre último, hasta un mínimo promedio del día de 58,46% anual. En todos los casos a 7 días de plazo.

El sendero del costo del dinero

A partir de ahí, y ante los costos que para las familias y también para las empresas representa una tasa de interés de regulación  monetaria equivalente a 4,9% al mes; como para el sector exportador la baja nominal de la cotización del dólar, a la que sube le debe restar $4 por dólar en el caso de los productos del agro y $3 para los industriales y recientemente también se dispuso un tope también de $4 por dólar para los exportadores de servicios de alta tecnología, no son pocos los analistas que se preguntan por qué el Banco Central no acelera la reducción de las tasas de las Leliq.

Al parecer se ensayan 5 respuestas:

1.  Fuentes del BCRA destacan: "Se mantendrá  la cautela en la política de intervención para la compra de divisas como en la reducción de la tasa de las Leliq porque hay una meta de expansión base y la tasa es la que pide el mercado para absorber los pesos. Se puede reducir, pero de a poco".

2. El Banco Central sabe muy bien que existe un alta estacionalidad de la oferta de divisas por parte del agro exportador que empezó en diciembre con los primeros lotes venta de trigo, y se extenderá hasta julio, con la cosecha gruesa de maíz y el complejo sojero, mientras que en el segundo semestre repunta la demanda de los importadores, sobre todo, si, como se espera comienza a reactivarse la actividad industrial. De ahí que no se quiere incentivar a la baja de las tasas ahora, y tener que subirlas después, para mantener bajo control la volatilidad del mercado de cambios.

Desde el inicio de la política monetaria ultra restrictiva, y en la que el Banco Central canceló las emisiones de Lebac y se concentró en las Leliq, la tasa de interés de referencia se redujo en 6,54 puntos porcentuales, aunque entre extremos de 73,52% anual el 8 de octubre último, bajó en 15,06 puntos porcentuales

3. Las primeras semanas de enero se caracterizan por la caída del volumen de negocios en el mercado mayorista de cambios, por la estacionalidad de la actividad fabril, pero a partir de febrero, y sobre todo desde marzo, cuando se lancen de modo agresivo las campañas para las PASO, de cara a las elecciones presidenciales de octubre, junto con el inicio de comicios en varios distritos municipales y provinciales, podría despertarse la tendencia a la dolarización de carteras.

4. La tasa de inflación comenzó a ceder, tras el pico mensual que se registró en septiembre, pero ya en diciembre, y las previsiones de los economistas para enero, indican que el ritmo se atenuó luego de los aumentos de tarifas anunciados por el Gobierno entre los últimos días de diciembre y primera semana de enero, los cuales se estima que serán moderadamente atenuados en sus efectos por la baja de los precios de las naftas; más aún luego de que el precio del petróleo en el mundo comenzó a subir.

5. El mercado internacional se ha mostrado singularmente volátil desde las últimas semanas de diciembre y eso también lleva al Comité de Política  Monetaria del Banco Central a mantener una postura cautelosa en la política de reducción de las altas tasas de interés, pese a los efectos colaterales que tiene sobre el tomador de crédito, la producción y la inversión productiva.

De todas formas, no son pocos los economistas que alertan que "la cautela en la regulación de la liquidez de los mercados de dinero y cambiario no debiera llevar a los miembros del Copom a enamorarse del atraso de la cotización del dólar, porque luego las consecuencias pueden tornarse más críticas que las ocurridas entre mayo y septiembre últimos".

Seguí leyendo: