La facturación de los supermercados y centros de compra creció ligeramente por arriba de la inflación durante junio, pero subió fuerte en cantidades (Bloomberg)
La facturación de los supermercados y centros de compra creció ligeramente por arriba de la inflación durante junio, pero subió fuerte en cantidades (Bloomberg)

Las encuestas en supermercados y grandes centros de compra del Indec reflejaron un escenario para el sector de consumo masivo opuesto a las expectativas de los consultores privados y las preocupaciones que los líderes sindicales les manifestaron a la misión del FMI que evalúa los primeros pasos del cumplimiento del programa de asistencia financiera.

En el caso específico de los supermercados, el monto de las operaciones que midió el Indec creció 31,6% en valores nominales y 4,5% en moneda constante respecto de hace un año. Mientras que los ingresos por ventas del conjunto de los shoppings aumentaron 31,6% nominal y 7,3% en valores reales.

De ahí surge que la aceleración de la tasa de inflación a 29,4% en el sexto mes del año, en comparación con 12 meses antes, y la fuerte depreciación del tipo de cambio en poco más de dos meses, no llegaron a afectar el volumen de operaciones de las grandes cadenas comerciales.

En el informe sobre la Encuesta de Supermercados el Indec aclara que para determinar la estimación en moneda constante de la facturación, un método aceptado para aproximar la variación de las cantidades despachadas, no toma en cuenta solo la tasa de inflación, sino la variación de los precios de un conjunto de bienes en forma individual, como: Bebidas, Almacén, Panadería, Lácteos, Carnes, Verdulería y Frutería; Alimentos preparados; Artículos de limpieza; Indumentaria, calzado y textiles para el hogar; Electrónicos y artículos para el hogar; solo el resto el IPC Nacional.

Este mayor crecimiento se explica por la oferta más diversa de productos, ya que a diferencia de la limitación en góndolas de supermercados, donde solo se encuentran alimentos y bebidas, en los shoppings se incluyen rubros como indumentaria, electrodomésticos y electrónica, los cuales tienen una fuerte influencia cambiaria.

Según la estimación del Indec, la evolución en las ventas se sostiene en terreno positivo pese a la aceleración de la inflación: subieron al cabo del primer semestre 1,9% en cantidades en el conjunto de los supermercados; y 8,8%, en el de los shoppings.

Por el contrario, el Indec detectó en el caso del agregado de las cadenas de supermercados una disminución del 3,4% de la nómina de personal en junio respecto de un año antes, y 0,3% al cabo del primer semestre.

Seguí leyendo: