Nicolás Aboaf
Nicolás Aboaf

"Se busca clásico”, exageran los afiches que hinchas de River pusieron en distintos lugares de la ciudad de Buenos Aires para celebrar la clasificación ante Boca para la final de la Copa Libertadores. En las redes sociales y en los foros partidarios, se toman esa licencia seguramente porque River disfruta de una etapa inédita en su vida, la más ganadora de la historia de un club que casi siempre estuvo emparentado con el éxito. Nunca antes había ocurrido lo que sucede en el ciclo Gallardo: desde la llegada del “Muñeco” a la dirección técnica en junio de 2014, River ganó las cinco series mano a mano que jugó ante Boca, con el valor agregado de que una de ellas fue la final de la Libertadores del año pasado en Madrid, el que para muchos es el tercer partido más importante de la historia del fútbol argentino después de las finales de los Mundiales de 1978 y 1986 que la Selección ganó ante Holanda y Alemania, respectivamente. Las otras tres alegrías “millonarias” fueron en las semifinales de la Copa Sudamericana 2014, en los octavos de final de la Libertadores 2015 y en la final de la Supercopa Argentina 2018.

Los nuevos afiches de River con burlas para Boca que aparecieron en la vía pública
Los nuevos afiches de River con burlas para Boca que aparecieron en la vía pública

Con esas cinco victorias en los duelos mano a mano ante Boca, River acentuó la supremacía que ostenta frente a su clásico rival en los desafíos mano a mano: de los dieciséis que se jugaron en la era profesional, los “Millonarios” se impusieron en once, contra cinco de los “Xeneizes”. River ganó el desempate por el primer puesto de la primera rueda del campeonato de Primera División en 1937, la semifinal de la Copa Escobar 1942, la semifinal del Metropolitano 1969, la semifinal del Nacional 1979, la Liguilla de perdedores de 1989, el duelo por la primera fase de la Copa Centenario 1993, en la Sudamericana 2014, en las Libertadores de 2015, 2018 y 2019, y la Supercopa Argentina 2018. Boca, en tanto, festejó en la Copa Británica 1946, en la final del Nacional 1976, en los cuartos de final de la Supercopa 1994 y en las Libertadores de 2000 (cuartos de final) y de 2004 (semifinal). Si se le suman los dos encuentros de “pierde, paga” que se jugaron en la era amateur (primera fase de la Copa Competencia 1915 y octavos de final del mismo certamen en 1918), el récord de River es de trece series ganadas sobre dieciocho.

Hasta el desembarco de Gallardo en Núñez, se habían jugado tres series eliminatorias en el marco de competencias de la Conmebol y a todas las había ganado Boca: por la Supercopa 1994 y por las Libertadores 2000 y 2004. Y en el lustro que lleva como técnico de River, Gallardo dio vuelta ese historial con los festejos que tuvo su equipo en la Sudamericana 2014 y en las Libertadores 2015, 2018 y 2019.

Ahora bien, ¿a qué fórmula apeló Gallardo para poner a la historia patas para arriba? Hay dos palabras que resumen el espíritu de lo que consiguió el “Muñeco” con los distintos planteles que conformó: mentalidad ganadora. Y podrían agregarse otras cuatro: a prueba de balas. Dueño de un gen competitivo difícil de empardar, el técnico supo dotar a sus dirigidos de intangibles que le faltaron a River durante buena parte de su historia a nivel internacional: personalidad y determinación a la hora de salir a la cancha. Lo hizo con un mensaje inequívoco y con una exigencia permanente: el plantel de River juega los partidos con la misma intensidad con la que entrena los días de semana.

Marcelo Gallardo celebra la clasificación de River a la final de la Copa Libertadores, lograda ante Boca en la Bombonera (Nicolás Aboaf)
Marcelo Gallardo celebra la clasificación de River a la final de la Copa Libertadores, lograda ante Boca en la Bombonera (Nicolás Aboaf)

Después de armar sus distintos equipos con una mentalidad de hierro, Gallardo les hizo entender a sus dirigidos que el modo de ganar los partidos trascendentales no necesariamente tenía que ser uno. Así, apeló a la pierna fuerte y a la fricción para jugar el choque de ida de las semifinales de la Sudamericana 2014 en la Bombonera, fue a presionar a Boca bien alto en el frustrado duelo de la Libertadores 2015 suspendido por el gas pimienta cuando iban 0 a 0 al cabo del primer tiempo, sorprendió con tres marcadores centrales en el fondo (Lucas Martínez Quarta, Jonatan Maidana y Javier Pinola) en la final de ida del año pasado en la Bombonera y también acertó con muchos cambios: por caso, uno emblemático como el ingreso de Juan Fernando Quintero por Leonardo Ponzio en el choque decisivo de 2018 en el Santiago Bernabéu.

“Lo mejor de Marcelo es que convence a los jugadores de que lo que él les pide es lo ideal o en todo caso lo más conveniente para el equipo. Los resultados se dan y eso después hace que los futbolistas crean cada vez más en él”, afirma uno los integrantes del cuerpo técnico comandado por Gallardo. Y reconoce: “A veces las cosas no salen como las planeamos. Por ejemplo, en la revancha que jugamos ahora en la Bombonera. No anduvimos bien y perdimos, pero creo que merecíamos la clasificación porque en el balance fuimos superiores”.

Pratto y Quinteros escuchan atentamente las indicaciones de Gallardo en el encuentro ante Almagro por la Copa Argentina. Foto NA: Delfo Rodriguez
Pratto y Quinteros escuchan atentamente las indicaciones de Gallardo en el encuentro ante Almagro por la Copa Argentina. Foto NA: Delfo Rodriguez

Para el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, dos de las principales claves del éxito del equipo de Gallardo son “la humildad y el convencimiento”. Y lo argumenta así en diálogo con Infobae: “En nuestro equipo ningún jugador se cree más que el otro. Hay mucha humildad y se nota que todos tiran para el mismo lado y que ponen al conjunto por delante de todo. Y lo otro que noto es que están muy convencidos de lo que tienen que hacer. Es evidente que el discurso de Gallardo les llega con mucha nitidez. Gallardo es un líder y un técnico de primerísimo nivel”.

La espuma por la clasificación a la final de la Libertadores bajó levemente anoche, cuando River se enteró de que su rival en el partido decisivo será un Flamengo que inspira mucho respeto tras golear 5 a 0 a Gremio en la revancha de la otra semifinal. Flamengo, que solamente jugó una final de la Libertadores y se la ganó a Cobreloa en 1981, es un equipo muy ofensivo que cuenta con figuras de la talla de Rafinha, Filipe Luis, Giorgian de Arrascaeta, Gabriel Barbosa y Bruno Henrique.

El 23 de noviembre se jugará la final en Santiago de Chile, a no ser que la crisis social que atraviesa el país trasandino obligue a la Conmebol a mudar la sede. Sea donde fuere, Gallardo deberá sacarle el máximo jugo a sus dirigidos para ganar la quinta Libertadores de la historia, la tercera de su ciclo y el primer bicampeonato de América para el club. Y para que los días de River sigan siendo soñados para sus hinchas y motivo de admiración y/o envidia para los ojos ajenos.

Seguí leyendo: