Que Estudiantes y Patronato ponían iban a disputar un partido de seis puntos -por su situación en la tabla de promedios- era sabido y pensando en ese se midieron en el estadio Ciudad de La Plata. Aunque las intenciones por ganar se tradujeron en agresiones físicas y verbales sobre el final del encuentro.

Iban dos minutos de tiempo adicionado cuando Juan Fuentes le entró fuerte abajo a Cristian Tarragona, que trataba de salir rápido para generar uno de los últimos ataques del elenco entrerriano. Respondió con un manotazo que llegó a rozarle el rostro al chileno del Pincha, que enseguida fue defendido por Facundo Mura. Pero allí entonces saltó Julián Chicco y el racimo de futbolistas en 3/4 de cancha se fue nutriendo.

Gonzalo Jara y Matías Escudero terminaron abrazados, tirándose piñas y manotazos, hasta que se separaron. Auxiliares de ambos conjuntos y hasta el cuarto árbitro, Julio Barraza, se metieron en el campo de juego para intentar aquietar a las fieras.  El colegiado Germán Delfino (ya había echado a Cristian Chimino), con la colaboración de sus asistentes, decidió expulsar a Jara y Escudero, aunque probablemente varios protagonistas más debieron haberse ido antes de tiempo a las duchas.

Lejos de serenarse, el clima caldeado se mantuvo durante los últimos minutos del match, donde Chicco (que bien podría haber visto la roja) casi termina empatando de forma agónica. El resultado le fue favorable a Estudiantes (1-0) que tomó oxígeno en la tabla de descenso de la Superliga.

SEGUÍ LEYENDO