La final en Madrid entre River y Boca será recordada por la eternidad. Y entre los flashes de ese partido quedó marcado el gesto de Darío Benedetto luego de abrir el marcador en el Santiago Bernabéu. El Pipa le dirigió la mirada a Gonzalo Montiel con la lengua afuera justo antes de irse a abrazar con sus compañeros. A posteriori, la imagen fue tomada como motivo de burla por los hinchas millonarios y el protagonista explicó por qué hizo eso.

"Sé que estamos expuestos a todas estas cosas, no fue una sacada de lengua, nunca lo salí a decir porque tampoco vi por qué aclararlo. Cuando defino, Montiel me choca, me doy vuelta y muerdo la lengua de rabia, de bronca. Como diciendo 'correte'. Cuando sacan la foto parece que estoy sacando la lengua", argumentó en una entrevista con Fox Sports desde Francia.

De aquel histórico cotejo superclásico dijo también: "Es difícil que se vuelva a vivir algo así, fue una final muy dura que se perdió. La revancha la vamos a tener pero sería un error de Boca pensar en eso, lo mejor es pensar partido a partido. Si se da, ojalá sea para Boca".

La imagen que quedó para la posteridad: Benedetto con la lengua afuera tras su gol a River en Madrid (Adrian Quiroga/Infobae)
La imagen que quedó para la posteridad: Benedetto con la lengua afuera tras su gol a River en Madrid (Adrian Quiroga/Infobae)

En plena adaptación al suelo europeo, reveló que en las próximas horas se instalará en su nueva casa y tomará lecciones de francés. Los horarios y sus compromisos con el Olympique de Marsella le impidieron seguir en vivo el partido entre Boca y Liga de Quito pero está al tanto de todo: "Siempre es candidato a pelear la copa, el equipo va por buen camino y ojalá juegue otra final".

El centrodelantero de 29 años elogió a Bebelo Reynoso y Wanchope Ábila y admitió que ya echa de menos a sus compañeros: "Se hablaron de problemas en el vestuario y era lo que menos había. Es un equipo muy unido y comprometido. Tenía muy buena relación con todos. Se extraña la convivencia".

Por otra parte, desmintió haber fingido una lesión antes de su partida y contó cuál es su cuenta pendiente: "Pasaron 19 días de mi desgarro y por eso volví a jugar (en Francia). Quería despedirme de la gente adentro de la cancha como hizo el uruguayo Nandez pero el desgarro en el amistoso con Atlético Tucumán me lo impidió". Y agregó: "A Boca volveré como jugador o como hincha".

Benedetto sacó a relucir el aprecio que les tiene a Gustavo Alfaro y Daniel Angelici, quienes lo ayudaron en su carrera profesional, se ilusionó con regresar a la selección argentina si consigue un buen nivel en el fútbol francés y bromeó con la ejecución del penal que falló el fin de semana pasado: "Fue de rugby. Es la primera vez que pateó uno tan mal, pero puede pasar".

SEGUÍ LEYENDO