En la primera parte del clásico entre Independiente y Racing hubo dos jugadas en la que todos miraron a los árbitros. Primero fue Martín Benítez el que complicó a Néstor Pitana al anticiparse a Gabriel Arias, quien no llegó a tocarlo pero llegó tarde afuera del área. El árbitro dio falta y le sacó amarilla al arquero de Racing.

Luego en la Academia reclamaron un supuesto offside de Gonzalo Verón, quien asistió a Fernando Gaibor para el 1-1 del Rojo. Las repeticiones mostraron que, en caso de haber existido la posición adelantada, fue imperceptible. Fueron maniobras muy finas en las que se les puede dar la derecha a la terna.

Pero la más complicada tuvo lugar en la etapa final: Darío Cvitanich le ganó la posición a Alan Franco, que en su desesperación por frentarlo lo tomó en el borde del área grande. El atacante de Racing cayó adentro y Pitana sancionó penal. Fue en el límite de la línea de cal, lo que generó la protesta generalizada del dueño de casa.

Las imágenes en cámara lenta dejan en claro que Franco empieza a agarrar a Cvitanich afuera y lo suelta sobre la línea. Una maniobra difícil para el ojo de Pitana que derivó en el tanto de Lisandro López y encaminó la victoria visitante.

SEGUÍ LEYENDO