Soccer Football – Champions League – Round of 16 First Leg – Atletico Madrid v Juventus – Wanda Metropolitano, Madrid, Spain – February 20, 2019 Atletico Madrid’s Jose Gimenez celebrates scoring their first goal with team mates REUTERS/Sergio Perez
Soccer Football – Champions League – Round of 16 First Leg – Atletico Madrid v Juventus – Wanda Metropolitano, Madrid, Spain – February 20, 2019 Atletico Madrid’s Jose Gimenez celebrates scoring their first goal with team mates REUTERS/Sergio Perez

El juego de luces que se observó en el Wanda Metropolitano significó un espectáculo adicional al entretenido partido que animaron Atlético Madrid y Juventus, válido por la ida de los octavos de final de la Champions League.

Un violento tiro libre ejecutado por Cristiano Ronaldo hizo lucir a Jan Oblak, quien voló de palo a palo para mantener el cero. La extraordinaria pegada de la estrella lusitana fue la primera muestra de peligro que arrojó el encuentro.

La respuesta del elenco de Diego Simeone llegó en los pies de Antoine Griezmann. El francés lastimó mediante la misma vía, pero Szczęsny despejó al córner. Si bien la falta había sido sancionada como penal por el árbitro Zwayer, la intervención del VAR confirmó que la infracción sobre Diego Costa había sido fuera del área y por ello el alemán modificó su sentencia. Más allá de los reclamos del Cholo, la justicia se instaló gracias a la tecnología.

Los remates de media distancia de Thomas Partey fueron otros recursos del Colchonero para ponerse en ventaja, pero la seguridad del arquero polaco atentó contra las intenciones del dueño de casa.

En el complemento un mano a mano de Griezmann ante Szczęsny volvió a generar suspiros en la capital ibérica, pero el guantazo del ex Roma y el travesaño volvieron a evitar la conquista albirroja. De apoco el combinado español iba demostrando su superioridad, aunque el marcador mostraba lo contrario.

Fue Álvaro Morata el que consiguió romper el cero en Madrid. Un preciso centro de Filipe Luis encontró la cabeza del reemplazante de Diego Costa y la ley del ex se implementó en el Wanda. Sin embargo, los reclamos de Chiellini que acusaron una supuesta infracción del delantero obligaron al árbitro a revisar la jugada a través de un monitor.

Según la mirada del alemán, el leve contacto entre los protagonistas fue suficiente para invalidar la conquista. Una decisión propia de los analistas sentados en los escritorios, que pocas veces han participado de un partido de fútbol. Posiblemente Zwayer haya compartido la teoría ignorando la práctica.

Los gritos de euforia y descarga llegaron cuando el uruguayo José María Giménez capitalizó un tiro de esquina para poner el esperado 1 a 0. La reacción de Simeone, tomándose la entrepierna fue una muestra de la bronca acumulada que vivía el Atlético Madrid.

La inyección anímica fue tan notoria que unos instantes después el Colchonero volvió a aplicar la misma fórmula para extender la diferencia. Una pelota parada sirvió para que un defensor charrúa infle la red. En la segunda ocasión fue Diego Godín, quien expuso su jerarquía a pesar de tener un ángulo incómodo para anotar el tanto.

La ventaja adquirida deberá ser defendida el próximo 12 de marzo, cuando la Juventus reciba en Turín al Atlético Madrid. El boleto a la fase de los ocho mejores del continente se resolverá en Italia.

Estadio: Wanda Metropolitano (Madrid)
Árbitro: Félix Zwayer (Alemania)

El resto de los partidos de ida de los octavos de final de la Champions League

Ajax 1-2 Real Madrid

Manchester United 0-2 PSG

Roma 2-1 Porto

Tottenham 3-0 Borussia Dortmund

Liverpool 0-0 Bayern Munich

Schalke 04 2–3 Manchester City

Lyon 0-0 Barcelona

Fixture:

MÁS SOBRE ESTE TEMA: