Bañistas se olvidan de los protocolos en las playas de la Costa Verde

A pesar de que la pandemia continúa, no se respetan las restricciones en la playa Agua Dulce.

Foto: Captura TV Perú
Foto: Captura TV Perú

Desde el 31 de mayo del presente año, el gobierno del ex presidente Martín Vizcarra, quitó las restricciones del acceso a la playa, pero el 21 de este mes, el gobierno de Pedro castillo dispuso una serie de medidas para controlar el acceso a las playas de Lima y Callao. Desde tempranas horas de la mañana del domingo, cientos de familias conformadas por adultos, jóvenes y niños llegaron hasta la playa Agua Dulce, en Chorrillos, una de las más concurridas en Lima antes de la pandemia.

Los mismos visitantes de la playa alquilan una serie de cuadrantes que estáncercados por sogas y palos, y en cuyo interior había sillas y sombrillas. El precio para ocupar estos espacios oscilaba entre los 30 y 40 soles, dijo una mujer a Latina Noticias.

En tanto, el resto de personas escogía lugares alejados de otros grupos a fin de conservar su distancia. Conforme avanzó el día, más familias empezaron a llegar y fue inevitable que la gente esté muy cerca, especialmente en las orillas.

Serenos de la Municipalidad de Chorrillos estuvieron supervisando y llamaron la atención a varios bañistas, pues se pusieron a ingerir alimentos y bebidas alcohólicas, a pesar de que no está permitido. No obstante, la fiscalización parecía ser insuficiente para que las personas cumplan los protocolos, comenzaron a decomisar este tipo de alimentos y bebidas.

No está permitido consumir dentro de la playa, pero afuera hay algunas mesas habilitadas para almorzar o tomar y se pueden encontrar puestos de venta de comida y servicios higiénicos.

También es obligatorio mantener puesta la mascarilla y solo quitársela si se va a entrar al mar. Algunas personas hicieron caso a este protocolo, aunque la mayoría optó por quitársela incluso estando en la zona de arena.

Por otro lado, si bien se recomienda permanecer solo un breve tiempo en la playa, muchos manifestaron que preferían pasar el día entero, pues es una forma de relajarse. “Hemos venido a pasar la tarde, ya que cansa mucho el trabajo. Hay que distraerse siempre”, comentó una señora a Canal N.

Varios bañistas se mostraron preocupados porque el incumplimiento de los protocolos podría originar que las autoridades decidan volver a cerrar las playas en verano. Indicaron que, si ahora que no hay mucha gente no se cumplen las disposiciones, mucho menos se hará en los siguientes meses cuando aumente el la llegada de la gente.

SOLO 39 PLAYAS DEL LITORAL PERUANO SON SALUDABLES

Aunque muchas playas lucen limpias no están siendo consideradas saludables, pues muchas de ellas no cuentan con baños públicos para que las personas puedan hacer sus necesidades. Según informa la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA) solo 39 playas de nuestro litoral son consideradas como saludables.

La razón principal por la que las playas no son saludables en Lima es por la falta de servicios higiénicos públicos.

“Los criterios que se utilizan sanitariamente son 3: la calidad microbiológica del agua, la limpieza de la arena y la limpieza de los servicios higiénicos que debe tener cada playa.” menciona el biólogo de DIGESA Elmer Quichiz.

Además, agrega que 120 playas de lima no son saludables y 90 matinal presenta un mapa que demuestra las playas que si son saludables en Lima y en las demás regiones. Entre las regiones solo destacan Tumbes, Piura, Ancash, Callao, Ica, Tacna y Lima.

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR