El snowscoop nació en Francia y recién en 2017 llegó a la Argentina
El snowscoop nació en Francia y recién en 2017 llegó a la Argentina

En el Cerro Catedral, a través de la telecabina Amancay (por allí ascienden y descienden peatones y esquiadores), la llegada a la base -previa a la subida hacia la pista de esquí más grande del sector sur- ofrece una actividad desconocida para los turistas que no van a esquiar pero desean realizar actividades en la nieve. Se trata del snowscoot, considerado "el último deporte del invierno", con gran aceptación en Bariloche.

Mirko Luque, instructor de snowscoot, le explicó a Infobae cómo llegó el deporte a captar la atención de miles de turistas en la alta Patagonia. "Sólo está permitido para mayores de 12 años por una cuestión de seguridad. Generó toda esta locura porque muchas personas que suben hasta acá creen que no van a poder hacer ningún actividad que les genere adrenalina, que les permita recorrer la nieve, y la verdad es que esto es muy fácil de controlar y en poco tiempo se aprende".

El snowscoot cuenta con dos tablas de madera y la estructura metálica de aluminio: sólo pesa 8 kilos
El snowscoot cuenta con dos tablas de madera y la estructura metálica de aluminio: sólo pesa 8 kilos

Básicamente se trata de un instrumento cuya parte superior es igual a una bicicleta BMX (con las que se hacen piruetas), pero que en vez de ruedas tiene dos tablas con las que se practica snowboard. "Es muy popular en Europa y Norteamérica. Es fácil de aprender, porque el desliz es controlado por el manubrio. Cuando se adquiere esa práctica, enseño el freno, que al igual que sobre las tablas, la idea es ir derrapando hasta lograr estabilidad en los movimientos", sostuvo Luque.

La estructura metálica es de aluminio, lo que permite que el snowscoot sólo pese ocho kilos, sea liviano para transportar y así poder buscar zonas propicias para deslizarse. Los pies van apoyados en un strap, se pueden mover y sacar fácilmente, lo que no sólo impide lesiones al caer, sino que permite a los deportistas más experimentados hacer piruetas en el aire.

En febrero de 2017, antes de introducir este deporte en el Cerro Catedral, el barilochense viajó a Francia para disputar el Mundial de Snowscoot. Allí, el rider obtuvo -en una de las competencias- el tercer lugar. En la general, salió décimo. "No me lo esperaba, pero fue realmente genial. Me sentí muy orgulloso de ser el primer argentino en competir en un mundial de snowscoot. Cuando incorporé esta disciplina en Bariloche lo hice con el afán de que los deportes de nieve sigan evolucionando", dijo Luque.

Mirko Luque es el instructor de snowscoop en el Cerro Catedral
Mirko Luque es el instructor de snowscoop en el Cerro Catedral

El snowscoot fue creado por el francés Franck Petoud, quien en los comienzos de los 90 patentó la actividad en los principales centros de nieve del mundo. También organizó competiciones en su país y alrededor de Europa, como el primer mundial de la disciplina. En 2006 lo llevó a los Juegos Olímpicos de Invierno para exhibirlo. Por otra parte, la primera experiencia en Sudamérica se desarrolló en Chile. 

"Cuesta $790 y la duración es de dos horas. Pensamos que los adolescentes o jóvenes iban a ser los que más se iban a entusiasmar, pero nos llamó la atención que fueron las personas de edad más avanzada las que quieren sumarle aventura a su viaje y realizar algo diferente", concluyó Luque.

Fotos: Adrián Escandar

SEGUÍ LEYENDO: