El agua, en su estado más puro, es un excelente remedio para muchos de los desequilibrios del cuerpo
El agua, en su estado más puro, es un excelente remedio para muchos de los desequilibrios del cuerpo

Es el principal componente del cuerpo, tanto que es imprescindible mantenerla en buenos niveles para el organismo esté equilibrado y en forma. El agua es fundamental para la vida cotidiana, pero, también, puede formar parte de la rutina para alejar el estrés y combatir la ansiedad.

¿Cómo se puede lograr? A través de la hidroterapia, un método terapéutico que es tan antiguo como la misma humanidad. Los famosos baños romanos, por ejemplo, sigue siendo motivo de investigación de los científicos que, aún hoy, continúan descubriendo más y más beneficios, incluso para tratar enfermedades.

Si el enfoque está en el relax, el agua ayuda a la tranquilidad y a bajar los decibeles, gracias a que facilita la eliminación de las toxinas que sobran en el cuerpo. Además esta aumenta la oxigenación de la sangre a través de la piel, lo que logra disminuir el estrés y las tensiones.

 
Bañeras modernas para hacer en casa un baño de pura relajación
Bañeras modernas para hacer en casa un baño de pura relajación

Terapia en casa 

Gracias a todos los aportes, la hidroterapia es la preferida de quienes visitan los spa y centros de salud. Es verdad que existen diferentes tipos de baños, pero también es cierto que hacerlos de forma casera no es imposible:

Baño completo: la temperatura ambiente tiene ser de 18° a 20° y la del agua de 35° a 38°, por lo que es recomendable usar un termómetro de baño. Se debe tomar después de dos horas de haber comido y no tiene que durar más de 15 minutos. Por último, lo ideal es reposar en cama con el cuerpo bien abrigado para que se pueda desplegar la acción terapéutica.

Baño medio: hay que llenar la bañera hasta menos de la mitad con agua a 36°. Después, ir agregando agua hirviendo poco a poco hasta que llegue a la altura de la panza. Una vez sumergido en la bañaera, se debe controlar el tiempo y relajarse por lo menos durante media hora, así dará resultados.

Baño de asiento: llenar la bañera con agua, de 36 a 38°, hasta la altura de los riñones, y colocar los pies afuera. Taparse con toallas las partes del cuerpo que quedan descubiertas para no enfriarse. Lo ideal es que dure entre 10 a 15 minutos. Además de distender, mejora las afecciones reumáticas, circulatorias, musculares e inflamaciones. También logra restituir el sistema energético.

Lo mejor es recurrir a la hidroterapia después de un día intenso de trabajo o si es tuvo cargado de muchas preocupaciones porque, principalmente, ayuda a liberar tensiones.

La hidroterapia aumenta la oxigenación de la sangre a través de la piel. Así, se puede disminuir el estrés y las tensiones
La hidroterapia aumenta la oxigenación de la sangre a través de la piel. Así, se puede disminuir el estrés y las tensiones

Para agregar un plus a la sesión de hidroterapia, lo ideal es sumar aceites esenciales o hierbas aromáticas. De esta manera, la acción es doble: mejoran la textura y la vitalidad de la piel al tiempo que al respirarlos, ingresan al organismo aportando beneficios extra.

Despertando así varios sentidos al mismo tiempo, se puede emplear aceite de manzanilla para combatir el dolor de cabeza, los problemas estomacales o el nerviosismo; para levantar el ánimo o controlar la ansiedad, se recomienda el jazmín; la lavanda para el insomnio y los dolores musculares y, si el único objetivo es la relajación, la rosa. Todos se pueden conseguir fácilmente en negocios naturistas.

Zambullirse en los beneficios, ya sea en agua caliente, fría, en versión vapor o en chorros, el agua brinda resultados benéficos para llevar una vida saludable:

– Ayuda a tratar las consecuencias de distintos tipos de dolores, en especial si son termales.

Relajación gracias a la hidroterapia, un momento para conectarse y distenderse de las malas enegrías del día
Relajación gracias a la hidroterapia, un momento para conectarse y distenderse de las malas enegrías del día

– Es ideal para el tratamiento de reumatismos, contracturas, problemas digestivos y respiratorios, y hasta alergias.

– Gracias al agua caliente, los vasos sanguíneos se dilatan y colaboran para activar el sistema circulatorio.

– Para los deportistas, es esencial luego del entrenamiento porque reconstituye y permite al cuerpo volver a la calma.

– Mejora el equilibrio en aquellas personas que suelen pasar varias horas sentadas.

De todas formas, y en especial si la idea es utilizar la hidroterapia para tratar alguna afección física, lo recomendable es hacerse una evaluación médica previa para evitar contratiempos. En definitiva, el agua, en su estado puro, es el mejor remedio para muchos de los desequilibrios del cuerpo.

Lugares para ir y relajar

– Spa

– Día de campo conectado con la naturaleza

– Termas

– Baños de inmersión

Las termas, un lugar ideal para relajar y hacer de la hidroterapia
Las termas, un lugar ideal para relajar y hacer de la hidroterapia

SEGUÍ LEYENDO: