María Laura Vera desarrolló un producto útil para la búsqueda y extracción de petróleo en reservorios convencionales
María Laura Vera desarrolló un producto útil para la búsqueda y extracción de petróleo en reservorios convencionales

Un yacimiento, depósito o reserva de petróleo es la natural acumulación de hidrocarburos en el subsuelo, esos compuestos orgánicos formados únicamente por átomos de carbono e hidrógeno contenidos en rocas porosas o fracturadas.

Los hidrocarburos naturales, como el petróleo crudo y el gas natural, se forman a partir de los restos de organismos del pasado (fósiles animales y vegetales) depositados en grandes cantidades en fondos anóxicos de mares o zonas lacustres del pasado geológico y cubiertos, posteriormente, por espesas capas de sedimentos.

Millones de años de transformaciones químicas (craqueo natural), debidas al calor y la presión durante la diagénesis, cambiaron los restos de microorganismos (animales y vegetales) en petróleo y gas natural.

El trazador desarrollado por Vera ha resultado ser muy estable químicamente y tiene un grado de recuperación cercano al cien por ciento
El trazador desarrollado por Vera ha resultado ser muy estable químicamente y tiene un grado de recuperación cercano al cien por ciento

Pero durante el proceso del extracción y bombeo del petróleo, hay un remanente que queda atrapado en la roca. De ese problema se ocupó una especialista argentina que obtuvo una beca cofinanciada entre el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas –Conicet- e Y-TEC –la empresa de base tecnológica creada entre el organismo de ciencia e YPF– para desarrollar un innovador producto que resuelve este problema.

Ese fue el trabajo de su tesis doctoral de María Laura Vera, que consistió en el diseño y síntesis de Nanotrazadores Fluorescentes (NT) basados en Nanopartículas (NP) para el monitoreo en yacimientos petroleros.

Así, logró desarrollar en el Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (Inifta, Conicet-UNLP) un producto útil para la búsqueda y extracción de petróleo en reservorios convencionales, que le valió una patente internacional en Estados Unidos.

El trabajo de su tesis doctoral le valió a Vera una patente en EEUU
El trabajo de su tesis doctoral le valió a Vera una patente en EEUU

"La explotación primaria de un pozo es aquella en la que se obtiene la mayor parte del hidrocarburo, pero al terminar hay una gran proporción que queda entrampada en la roca. Por eso es necesario acudir a métodos de extracción secundaria o terciaria para mejorar la eficiencia, y el producto desarrollado podría usarse en esas instancias", explicó Vera.

La técnica más implementada en los procesos de recuperación secundaria consiste en la inyección de agua junto a distintos aditivos, por lo cual conocer el recorrido que hacen en el reservorio es fundamental para diseñar las operaciones de extracción.

"Actualmente, el estudio de migración de fluidos dentro de la roca se realiza utilizando marcadores aportados por empresas extranjeras. Si bien existen desarrollos a nivel nacional, muchas veces parte de los productos empleados se degrada en el camino y queda inutilizado", aseguró la experta.

Ventajas de su descubrimiento

El trazador obtenido por Vera ofrece dos ventajas centrales frente a los que se utilizan en la actualidad: ha resultado ser muy estable químicamente y tiene un grado de recuperación cercano al cien por ciento, lo cual lo alienta como potencial candidato para reemplazar a los productos importados.

El financiamiento del trabajo se enmarcó en un proyecto del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec) y el consorcio de investigación NanoPetro
El financiamiento del trabajo se enmarcó en un proyecto del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec) y el consorcio de investigación NanoPetro

Los factores mencionados motivaron el trabajo de investigación de la becaria para dar con un nuevo trazador que aporta fundamentalmente eficiencia y ahorro económico. Hasta el momento, las pruebas han sido en el laboratorio, y los pasos siguientes consisten en la experimentación en el campo, para ver cómo responde el producto en pozos petroleros activos.

El financiamiento del trabajo se enmarcó en un proyecto del Fondo Argentino Sectorial (Fonarsec) y el consorcio de investigación NanoPetro, un subsidio que a su vez también permitió la incorporación de equipamiento de última generación en Y-TEC.

"El trabajo de Laura es el primer caso tangible exitoso de la sinergia posible a través de la interacción entre empresas de base tecnológica como Y-TEC, los centros e institutos de investigación del Conicet en nuestra región y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP)", explicó Félix Requejo, investigador principal del Conicet en el Inifta y director de la tesis.

Y agregó: "La proximidad geográfica entre estos tres actores fundamentales para el desarrollo de la ciencia y la tecnología representan sin dudas una oportunidad única para una auténtica innovación competitiva internacionalmente en al área de las energías, la generación de conocimiento original y la formación calificada de jóvenes científicos".

Asimismo, Requejo apuntó que es imposible pretender innovación real, seria e independiente a la medida de nuestras necesidades si no existe un verdadero sostenimiento de la generación de conocimiento básico, de donde se nutren indefectiblemente los desarrollos".

"Nuestra región tiene todas las potencialidades disponibles, y resulta imprescindible que el CONICET y las universidades nacionales puedan contar con los recursos necesarios para no poner en riesgo esas capacidades", concluyó el investigador.

SEGUÍ LEYENDO: