El número 13, la mala suerte, y su asociación con los caballeros templarios

Cuenta la leyenda que un conflicto que comenzó en un 13 de octubre acabó con toda una familia real

Los Caballeros Templarios fueron falsamente acusados, lo que llevó a una serie de desafortunados eventos (Foto: Twitter@goldshift_)
Los Caballeros Templarios fueron falsamente acusados, lo que llevó a una serie de desafortunados eventos (Foto: Twitter@goldshift_)

La mala suerte se augura diferente para algunos. En Italia los viernes 17 son días que se tienen que llevar con precaución. Mientras que en Hispanoamérica los martes 13 son los señalados por la mala suerte.

Sin embargo, el día que más se ha popularizado en la cultura popular es el viernes 13. El número siempre ha estado asociado con la mala suerte. Desde la última cena de Jesús, a la que atendieron 13 personas, hasta las leyendas nórdicas que mencionan 13 espíritus malignos.

No obstante, la leyenda más popular es aquella que comenzó el 13 de octubre de 1307, cuando el rey Felipe IV de Francia comenzó una persecución contra la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón o la Orden del Temple.

Este grupo era uno de los grupos más poderosos de Europa, ya que eran grandes estrategas militares y poseían una gran fortuna, por lo que se hicieron prestamistas, lo que los convirtió en el sistema bancario más importante.

El rey Felipe IV envidiaba su poder y por eso los traicionó (Foto: @Juancorreillo)
El rey Felipe IV envidiaba su poder y por eso los traicionó (Foto: @Juancorreillo)

Felipe IV deseaba tal poder. Además, todo indicaba que el soberano les debía mucho dinero de la corona francesa, que decidió aliarse con una de las fuerzas europeas más poderosas de ese entonces y perseguir a los Caballeros Templarios, como también eran conocidos.

La solución del monarca fue acusarlos ante el Papa Clemente V de crímenes contra la cristiandad, y les imputó los cargos de sacrilegio, herejía, sodomía y adoración a como Baphomet y Lucifer. La historia cuenta que debido a estos cargos, se le atribuyeron los malos augurios asociados al día.

Además, Felipe IV buscó a alguien que se atreviera a hablar en contra de los estrategas y se unió a Esquino Floriano, un hombre que aseguró haber sido parte de los Caballeros Templarios. Floriano dijo que en su tiempo como uno de sus soldados, los demás miembros de la orden le confiaron a él sus vicios y fechorías. Sin embargo, muchos historiadores coinciden en que Esquino Floriano fue un miembro expulsado y que se convirtió en un delincuente habitual.

La acusación y los testimonios causaron la detención o el asesinato de la mayoría de los miembros de la orden, y varios de los líderes fueron condenados a la hoguera. Catorce años después del primer señalamiento, el gran maestre de los Caballeros Templarios, Jacques de Molay, admitió los cargos bajo tortura.

Jacques de Molay maldijo a sus verdugos (Foto: Twitter@LYGF15)
Jacques de Molay maldijo a sus verdugos (Foto: Twitter@LYGF15)

Molay también fue condenado a morir castigado por las llamas de una hoguera. Utilizó sus últimas palabras para lanzar una maldición que no solamente castigaría a los culpables, pero también a su linaje.

“Dios sabe quién se equivoca y ha pecado y la desgracia se abatirá pronto sobre aquellos que nos han condenado sin razón. Dios vengará nuestra muerte. Señor, sabed que, en verdad, todos aquellos que nos son contrarios, por nosotros van a sufrir Clemente, y tú también Felipe, traidores a la palabra dada, ¡os emplazo a los dos ante el Tribunal de Dios!... A ti, Clemente, antes de cuarenta días, y a ti, Felipe, dentro de este año…” , sentenció el gran maestre De Molay antes de morir.

Y tal como lo predijo, el papa Clemente murió el 20 de abril de 1314, mientras que el rey pereció en noviembre de ese año. Además, una muerte trágica siguió a los descendientes del monarca, pues entre 1314 y 1328 murieron tanto los tres hijos del soberano como sus nietos, terminando con la familia que llevaba 300 años en el poder de Francia.

Esto provocó que la ruina política en Francia, debido a que numerosos dirigentes se rehusaban a colaborar con una familia que parecía estar maldita. Todo debido a un conflicto que comenzó en un 13 de octubre.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

Martes 13: la superstición y por qué se dice que es un día de mala suerte

Por qué el viernes 13 es un día de mala suerte: la historia detrás del mito

“Viernes 13” de suerte: participar desde América Latina en la lotería de EEUU que acumula USD 340 millones

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos