La participación de Milagros (Video: "Otra noche familiar", El Trece)

Como cada noche, Guido Kaczka recibió a los participantes que fueron a concursar con sus mascotas a Otra noche familiar, por El Trece. Pero se sorprendió al presentar a Milagros, una perrita que estaba preparada para hacer el desafío de cruzar un camino con obstáculos pero que -tal como explicó su dueña, Estela- "no tiene patitas".

"¡¿Cómo?! ¿Pero está para jugar a esto? Si no, hacemos otra cosa…", indagó el conductor. Pero la participante contó que su mascota ya había practicado y que, aunque le demandara el máximo de tiempo, quería demostrar que podía hacerlo como cualquier otro animal. Y entonces contó la historia de cómo Milagros llegó a su vida.

"No tiene todas las patitas: tiene una sola, atrás. La encontramos después de que la atropelló un tren carguero, que se las cortó. Con la ayuda de una protectora y la gente que colaboró de todos lados con rifas y donaciones, se hicieron las amputaciones. Y ahí está", dijo Estela.

Guido Kaczka con Estela, la dueña de Milagros (Foto: captura)
Guido Kaczka con Estela, la dueña de Milagros (Foto: captura)
Milagros nos conmovió a todos en “Otra noche familiar” (Foto: captura)
Milagros nos conmovió a todos en “Otra noche familiar” (Foto: captura)

Ante la cara de sorpresa de Kaczka, la mujer explicó el por qué de su participación en el programa: "Hicimos la práctica, y en el ensayo pudo completar el juego. Está todo bien. La idea es que ella pueda jugar como cualquier otro perro. A Milagros la rescaté hace siete años, me ayudó una chica que todavía colabora con los animales y mucha otra gente de acá y de otros países, que querían adoptarla porque en su momento se hizo muy conocida la historia".

"Además, se le descubrió un problema que es un muy común en los bebés humanos, y ahí se volvió a juntar plata para operarla del corazón -agregó-. La tiraron a ella y a sus hermanitos cuando tenía aproximadamente dos meses. A los otros los regalamos, y me quedé con ella".

Pese a su esfuerzo, Milagros no pudo completar el desafío. Pero se mostró desbordante de alegría al ver a su dueña, quien la alzó en brazos mientras no paraba de mover la cola por la felicidad. Y aunque no se llevó ningún premio material, se ganó el corazón de todos los televidentes. Y su conmovedora historia se hizo viral.

SEGUÍ LEYENDO: