(VIDEO: "ShowMatch", El Trece)

Jimena Barón fue la encargada de llevar el ritmo de precisión a la pista del Bailando por primera vez. Por supuesto, estuvo acompañada por su novio y partenaire, Mauro Caiazza, y un equipo de cuatro bailarines.

A un costado de la pista estaba Morrison, el hijo que la actriz tuvo con Daniel Osvaldo, con una patineta. "No es mía, ¡es de Mauro!", le dijo el pequeño a Marcelo Tinelli, dando a entender que ya tiene relación con la nueva ¿pareja? de su madre.

Los signos de interrogación no son casuales: tal vez "pareja" no es la palabra precisa para describir la relación entre Jimena y su bailarín, ya que debido a una cita fallida que tuvieron el miércoles pasado, todavía no son novios.

"Nuestra relación es como los juegos de mesa que avanzás tres casilleros, te ilusionás y después volvés siete para atrás", reconoció la cantante.

En ese sentido, relató que salieron a comer a un restaurante que quedaba "muy lejos", según ella, y él le planteó que la relación estaba avanzando muy rápido: "Por eso nos peleamos y después me dijo: '¿Me llevás a mi casa que estoy en patineta?'"

"Cuando lo llevo, lo dejo y me dice: 'La verdad cagás todo porque yo te quería preguntar si querías ser mi novia'", contó, entre risas, Jimena.

Asintiendo, Caiazza reconoció: "Sí, esa era la intención. Pero ella me empieza a apurar antes de que hable entonces me pongo nervioso".

Además, al ser consultados por Tinelli, reconocieron que todavía no se dicen "te amo", pero sí "te quiero". Un amor que crece a pasos lentos. Pero crece.

SEGUÍ LEYENDO