Silvia Süller sufrió un infarto agudo de miocardio y fue intervenida este jueves en el Hospital Argerich en un procedimiento que duró más de una hora y en el que le colocaron un stent. Cuando finalizó, cerca de las 15, fue trasladada al Hospital Ramos Mejía, en el que quedó internada el miércoles por la noche.

Sentada en la camilla y ya dentro de la ambulancia, Silvia habló frente a las cámaras de Intrusos y aseguró que lo que le sucedió fue producto de la "angustia, presión y cosas feas" que pasó en el último tiempo.

"Estoy bien", dijo antes de que se la llevaran los médicos. Su hermano Guido, que estaba afuera del hospital acompañándola, había detallado que la actriz "no era cardíaca" y que fue "una sumatoria de cosas".

"Le explotó el corazón por un grado de estrés muy grande y una tristeza profunda. No pudo resistir. La (nula) relación con sus hijos, la falta de trabajo, la soledad, no tener un techo", explicó.

También agregó que había hecho un pedido de asilo en la Casa del Teatro, "pero no pudo, porque hay lista de espera muy grande y priorizan a la gente de mayor de edad".

SEGUÍ LEYENDO