(Audio: "Agarrate Catalina" – La Once Diez/Radio de la Ciudad)

En los últimos tiempos tuvo lugar un cambio importante en lo que tiene que ver con la cuestión de género y, de alguna forma, los niños y adolescentes son los que lo viven con más naturalidad y lo expresan en todos los ámbitos.

A tono con esta época, Paula Chaves se refirió a distintos aspectos de la crianza de los hijos que tiene con Pedro Alfonso, Baltazar y Olivia, y contó que para ella es fundamental que los pequeños se formen en un entorno de libertad y sin prejuicios.

"Él (por Baltazar) es re padrazo, está todo el tiempo jugando con bebés. De hecho no lo subo porque no es que estoy todo el tiempo compartiendo y mostrando, pero les da la teta a sus bebés, los amamanta, juega con vestidos de Frozen, también juega a la pelota", dijo la conductora en diálogo con Agarrate Catalina, el ciclo que conduce Catalina Dlugi a través de La Once Diez/Radio de la Ciudad.

En ese sentido, contó: "Acá lo criamos con una crianza súper libre y cero estereotipada, porque los niños son niños. El otro día jugó un partidito vestido de Frozen: estaba jugando a la pelota solo y levantándose el vestido con la capa de brillos".

"Era hermoso ese momento, y todo esto de que ellos puedan elegir y ser libres. Que no esté todo marcado: los chicos con la pelota, las nenas con la cocinita", agregó al respecto.

Pedro Alfonso, Paula Chavers y sus hijos, Olivia y Baltazar (Foto: Instagram)
Pedro Alfonso, Paula Chavers y sus hijos, Olivia y Baltazar (Foto: Instagram)

Asimismo, según su testimonio, ella trata de "mostrarle todo" a Olivia: "No indago mucho en la parte del sexo, en la parte de papá con mamá, mamá sola, mamá con mamá, a los niños hay que explicarles como hasta ahí, hasta lo que ellos pregunten. Y la clave para mí es que cada uno puede elegir lo que quieran, en un montón de aspectos de la vida".

Además, fue consultada sobre una declaración pública de su hermana, Delfina, en la que aseguraba que la conductora era "como una madre" para ella. "Delfi nació cuando yo tenía 11 años. Mi mamá me mandaba a dormirla y yo me quedaba una hora con ella, sacudiéndola porque le gustaba dormir acostada boca abajo en una almohada… Le daba de comer y la bañaba. Siempre me gustaron los chicos y tuvimos una mamá hermosa que tuvo algunos bajones en ciertos momentos, y siempre traté de estar muy presente con mis hermanos", contó.

SEGUÍ LEYENDO