Carolina Papaleo (Instagram)
Carolina Papaleo (Instagram)

Actriz y directora, Carolina Papaleo sorprendió hace poco más de un año en el rol de panelista. Además, cursa la carrera de Ciencias Politicas en la UBA. Muchas veces bromeó al decir "estudio para ser presidenta". En diálogo con Teleshow contó cuánto hay de cierto en ese chiste, como conviven la actriz y la estudiante y opinó de la fórmula Fernández -Fernández. 

Actualmente  conviven en ella Carolina mamá, Carolina "vayaina" (como Moria Casán llama a sus panelistas), Carolina estudiante y Carilina directora teatral, ya que está al frente de Evangelina, una de las tres piezas de quince minutos que componen los Mini Musicales en la Sala Cortázar del Paseo la Plaza y que este domingo concluyen: "Contar algo a través de la música y en poco tiempo es todo un desafío. La obra que nos tocó es sobre una mujer que descubre el mundo de un personaje que esta criada con una educación muy cerrada  y descubre a partir de una alumna, que se puede conocer gente".

Carolina, ultimando detalles antes de salir con Mini Musicales (Instagram)
Carolina, ultimando detalles antes de salir con Mini Musicales (Instagram)

—Desde hace poco más de un año sos panelista de Incorrectas, ¿cómo te sentís en ese rol?

—Es un aprendizaje, porque estás opinando y es encontrar el ritmo y seleccionar el tema que mas te interesa para hablar. Es la exposición de decir 'yo pienso….'. Todo lo pensaba antes, pero es una posición política que no tiene que ver con lo partidario. Hablo por ejemplo de determinada política de género y hay matices dentro del feminismo y tiene que ver con lo que estamos viviendo, pararse a través de los temas. Las más grandes dentro del panel tenemos una comprensión de los temas, las diferencias enriquecen, lo que  tal vez no nos enriquece es que seamos todas mujeres.

—Estudiar Ciencias Políticas, ¿te ayuda a la hora de estar en un panel? 

—No sé, llegamos para oxigenar la tarde y por eso tocamos los temas desde otro lugar, pero tengo mi formación de actriz y uno es su propio instrumento, no creo que las cosas ocurran por caminos paralelos, sino que cada cosa alimenta.

—¿Cómo es ir a la facultad a los 50 y trabajando en televisión?

—Tengo compañeros de la edad de mi hijo (Matías de 21) o menos. Depende de la edad que tenga el profesor, a veces también soy más grande, hay una cosa de que miramos al alumnado… pero eso me nutre porque es estar actualizado, rodeado con pibes de 20 que tienen otra realidad diferente, tengo obligaciones que algunos no tienen. Respecto a la carrera, la hago despacio, no corro. A veces me pongo nerviosa por el estrés de enfrentarme con la instancia de examen y digo '¿con qué necesidad?'.

—¿Cuánto hay de cierto en la broma que hiciste en la que afirmaste que estudiabas para ser presidenta?

—Fue un chiste en una nota. Ahora hago la carrera para disfrutar, no corro atrás del título, al no necesitarlo para trabajar…

—Más allá del chiste, estás muy involucrada en política, ¿aceptarías algún cargo?

—Si me ponés en una situación hipotética, no me veo, pero porque yo soy muy de la acción. Habría que ver qué, cuándo y cuánto tiempo se requiere de aprendizaje para estar en un lugar. A veces uno tiene ganas de eso y otras no, hay que ver la relación costo beneficio.

Carolina Papaleo: “En la calle, con chori y vino” (Instagram)
Carolina Papaleo: “En la calle, con chori y vino” (Instagram)

—¿No seguirías entonces los pasos de tu mamá? (Irma Roy, actriz y diputada)

—Ella  dejó su carrera artística para dedicarse a la política de lleno. No sé si me veo en esa instancia, a lo mejor de otra manera y no como lo transitó ella, que fue demasiado excluyente. Aunque tampoco estaba tan diversificada como estoy yo, que dirijo y escribo y hago muchas cosas. No sé si dejaría todo, tendría que pensarlo.

—Siempre demostrás tu apoyo a Cristina Fernández de Kirchner, ¿qué opinás de la fórmula Fernández – Fernández?

—Me sorprendió, el que diga que no se sorprendió que lo diga en la cara. Me parece una formula muy balanceada y un hallazgo. Una fórmula de equilibrio que amplía y que tiene todo. Es una amplitud que nadie esperó y me encanta. De todos los que son compañeros no había nadie que dijera 'ah sí era obvio'.

—Volviendo a la Carolina actriz, a lo largo de tu carrera te tocó hacer infinidad de escenas subidas de tono con distintos actores, ¿viviste alguna situación incómoda?

—No, eso es la excepción, no es la regla. Pero cuando hay un caos resonante, parece que eso  es la regla. Hay casos excepcionales, son más de uno y nunca vamos a dejarle de creer a una mujer. Pero que un compañero se propase, es la excepción.

De tocarme trabajar en ficción no cambiaría tengo una forma de trabajar que no la modificaría porque se me cruce alguien sin códigos. Además, esas escenas de íntimas no tienen nada, porque están todos mirándote. Haces la escena para la luz, la cámara, para todo el mundo menos para vos y siempre digo que el compañero, pasa de uno hacia el otro, uno se tira a una pileta y la red es su compañero porque no hay agua, a ellos los cuidamos de los rollos, ellos nos cuidan donde apoyar para que no se vea nada. Es un acuerdo tácito que no tiene que ver con el feeling, es un ámbito tan vulnerable que no es necesario que te lleves bien.

En julio Carolina además retomará con la gira de su unipersonal, S.O.S. nací mujer: "Ahí estoy expuesta porque doy mi visión del mundo, de cómo fuimos criadas las mujeres y los varones".

SEGUÍ LEYENDO