La formación original de “CQC”: Eduardo de la Puente, Mario Pergolini y Juan Di Natale
La formación original de “CQC”: Eduardo de la Puente, Mario Pergolini y Juan Di Natale

"¿Por qué, de todos los que salían al aire en CQC, solo Andy y vos son millonarios?", le preguntó hace unos días Daniel Malnatti a Mario Pergolini. Aquellas palabras destaparon una olla de peleas e internas entre los ex integrantes del exitoso ciclo que estuvo al frente del ex Rock and Pop durante más de diez temporadas. Sin embargo, aquellas enemistadas no se percibían en el aire.

En diálogo con Teleshow, Ernesto Cune Molinero, productor ejecutivo de Caiga, aseguró que había un "buen clima de trabajo y muy profesional". Seguramente eso sea lo que llevó al programa producido por Cuatro Cabezas (a cargo de Pergolini y Diego Guebel) a ganar varios premios locales y un Emmy y luego, con altas marcas de rating, a ser vendido a Brasil, Chile, Estados Unidos, Francia, Holanda, Israel, México, Paraguay y Portugal, donde también fue un éxito.

El formato, que se emitió por primera vez en 1995, significó un quiebre en la forma de hacer periodismo, de preguntar y de cuestionar a los políticos. Estéticamente también marcó un antes y después, no solo por el traje y los anteojos negros, sino también por la forma de editar los informes, con una dinámica hasta ese entonces reservada para señales de cable como MTV y que luego varios imitaron.

"Tanto los productores generales, los talentos, el equipo de producción, los editores y los camarógrafos (también los trabajadores de los canales) ponían mucho trabajo, esfuerzo y cabeza para que CQC fuera cada vez mejor y creciera", agregó Molinero.

El productor, también autor del libro El atlas de camisetas, que actualmente trabaja en las transmisiones de la Copa Libertadores y Sudamericana, cerró: "En el crecimiento del programa y de Cuatro Cabezas estaba también el crecimiento de cada uno de nosotros".

Seguramente sea por eso que el ciclo aún recordado fue semillero de muchos periodistas que actualmente trabajan en diferentes medios. Además de sus conductores, Mario Pergolini, Juan di Natale y Eduardo de la Puente, CQC vio (y ayudó a) crecer a Andy Kusnetzoff, Daniel Malnatti, Nacho Goano, Gonzalo Rodríguez, Clemente Cancela y Guillermo López, entre otros.

Caiga estuvo en América, Telefe y El trece y con idas y vueltas más de quince noteros lucieron el traje negro, aunque sin dudas el cambio más fuerte que sufrió fue la salida de Mario, conductor y jefe que se despidió del ciclo en el 2008, junto con Eduardo de la Puente. "Esto no fue hecho para mí", dijo el conductor sobre su participación.

(Video: Telefe)

"Yo he perdido mucho por ser jefe de mis amigos", dijo Pergolini la semana pasada a Malnatti. Uno de los primeros en tomar el guante fue el mismo Andy, que declaró en su programa:  "¡Qué desagradecido, chabón, te di lo mejor! Dejá crecer a los demás, qué te importa, qué te preocupa tanto. Después me lo encuentro en la puerta de la radio y todo bien, es medio falso… Dice que me lo dice de frente, pero jamás me dijo algo de frente".

Aunque no se cruzaron en el programa, el conductor de Perros de la calle tampoco tiene buena relación con el Pelado López a quien acusó de "mala persona".

Desde Bendita, Nacho Goano también se refirió al tema: "Aquel era un Andy voraz, insaciable y con un nivel de intensidad que no tiene hoy. Si hubiese seguido así se la hubiera dado contra la pared".

Daniel Tognetti tampoco terminó en buenos términos con su jefe, a quien le ganó un juicio laboral tras la polémica cámara oculta que le hicieron al ex marido de Beatriz Salomón en Punto Doc"De corazón, ojalá (la plata) no te lo tengas que gastar en remedios oncológicos", fue la desafortunada frase que lanzó Pergolini tras perder en tribunales.

El vínculo entre el creador de Vórterix y sus compañeros en la conducción también se rompió bruscamente cuando él se fue de la Rock and Pop: "Di Natale y De la Puente tenían la idea de que cuando me fui de la radio, después le fue mal a la radio, y entendían que yo había trabajado en contra. La verdad que eso no es así. Como que pensaban que me preocupé de que les vaya mal. Obvio que no es así".

"No se enamoren de las cosas que hacen porque eso lleva inevitablemente a reiterarse y a no buscar nuevas formas de trabajar", suele recomendarles Cune, como productor experimentado, a sus alumnos de TEA y compañeros. Tal vez el amor que todo el equipo sentía por el producto fue lo que causó el desgaste.

Muchos años de trabajo en conjunto, éxito, celos, exposición y separaciones. Un combo difícil de manejar, que tras años de silencio, parece haber explotado, para desilusión de los fanáticos de de Caiga Quien Caiga, que se enamoraron de aquellos jóvenes idealistas y rebeldes que en 1995 revolucionaron la televisión.

SEGUÍ LEYENDO