Netflix apuesta a la serie Sex Education como una de sus grandes promesas para los inicios del 2019. La serie, que tiene un contenido a tono con los cambios de la sociedad, se estrenará el 11 de enero.

“Sex Education”
“Sex Education”

La productora de esta nueva serie aspiró a hacer algo diferente, donde el sexo aparece hasta en las partes más mínimas de la vida de los personajes. Para desarrollar esta falta de intimidad, escogieron a una madre neurótica que le habla con mucha pasión sobre sexo a su hijo de 14 años.

Caracterizada por ser picante, divertida y trágica, busca dejar atrás el tabú de las relaciones sexuales y lo trata con mucha frecuencia, en un punto tan alto que puede llegar a ser hasta incómodo, pero ese es su objetivo: tratar el sexo con naturalidad y que deje de ser un tema vergonzoso.

La tragicomedia de Netflix narra la vida de Otis (Asa Butterfield quien interpretó a Bruno en El niño de pijama de rayas), un adolescente incompetente que su único propósito es dejar de ser virgen. Aunque este deseo se le dificulta mucho debido a su inseguridad en su círculo social.

El joven va por la vida con una guía sexual intentando dejar la virginidad pero ningún rasgo de su personalidad lo ayuda. Jean (Gillian Anderson conocida por su papel de Sarah en El último rey de Escocia), la madre de Otis, no tiene límites de dar a conocer su intimidad, le gusta exponer su erotismo y siente una fuerte pasión por el sexo.

La vida privada del hijo cuenta con largas charlas abiertas con su mamá acerca de sexo, videos y guías que hacen al novato en un experto sobre el tema. Gracias a toda la información que ganó a lo largo de sus estudios, el chico inseguro que le cuesta socializar se anima a llevarse el mundo por delante y logra crear un centro de terapia sexual para ayudar a sus compañeros del colegio, donde entre intensas conversaciones se sacan dudas sobre la eyaculación, el tamaño del pene, la incomodidad de estar desnudo frente a otro inseguridades y la satisfacción.

"Jean es terapeuta sexual, es muy abierta pero hay cosas que son extrañas. Verán, por ejemplo, esculturas con penes por todos lados y si bien ella es muy abierta, tiene un hijo que está en plena pubertad y no puede evitar perseguirlo, escuchar sus conversaciones a través de la puerta, invadir un poco su privacidad. No tiene límites, es muy neurótica" indicó Butterfield en una conferencia de prensa.

La tira recibió muchas críticas sin haberse estrenado, debido a su contenido de doble cara. Por un lado, deja una enseñanza a los jóvenes acerca de la educación pero, por el otro, de lo único que se habla es de las relaciones sexuales hasta un punto poco atractivo.

SEGUÍ LEYENDO