Los periodistas que compartieron años al aire junto a Débora Pérez Volpin no salen de su asombro por el contexto de la muerte de su ex compañera: no pueden explicar cómo una paciente que se hacía una endoscopía por un dolor estomacal terminó sufriendo un paro cardíaco.

Guillermo Lobo fue el primero en brindar detalles, en medio del dolor y el hermetismo tras la inesperada noticia: "Ella eligió un lugar seguro para hacerse el estudio", aseguró, en referencia al Sanatorio de la Trinidad.

El comunicador, que se especializa en la difusión de temas de salud, agregó que allí "tienen shockroom, tienen todo a mano, ¿cómo es que no se la pudo sacar de este infarto?", se preguntó.

La última marcha de #NiUnaMenos, junto a sus hijos
La última marcha de #NiUnaMenos, junto a sus hijos

Y agregó cuáles fueron los procedimientos tras el lamentable desenlace: "Sigue el interrogatorio, están hablando con la anestesióloga. Es una mujer que está shockeada. Durante una hora no pudo emitir palabra".

El círculo íntimo de Pérez Volpin permanecía esta noche en el Sanatorio de la Trinidad y, en un breve contacto con los medios, confirmaron que la legisladora porteña y periodista "sufrió un paro cardíaco".

"Es un estudio de rutina, ella no estaba internada, era una internación ambulatoria, yo ayer hablé con ella", expresó desde la puerta de la clínica una allegada, en medio de lágrimas, y que dejó saber que todavía se define en el interior del edificio si será velada o si deberá posponerse ante la necesidad de realizarse una autopsia.

LEA MÁS: