"Llora mi alma", comienza el fuerte y reflexivo mensaje que Nazarena Vélez compartió este miércoles en su cuenta de Instagram junto a una foto de quien fuera su marido, Fabián Rodríguez.

Desde entonces, la actriz se refugia en sus hijos –Barbie, fruto de su relación con Alejandro Pucheta; Gonzalo, a quien tuvo con Daniel Agostini, y el pequeño Thiago, que nació de su amor con el empresario que se suicidó el 24 de marzo de 2014.

Nazarena Vélez y Fabián Rodríguez
Nazarena Vélez y Fabián Rodríguez

"Nunca supe amar y nunca lo sabré… y el dolor que puedo provocar es insostenible. Pocas veces vi con tanta claridad de lo que puede ser capaz mi egoísmo", agrega la productora, que tras la trágica muerte de su marido tuvo parejas, pero actualmente está soltera.

"Nací sola y sola debo morir. Nadie merece sufrir inestables momentos que pueden dejar a un bebé sin papá", continúa, en referencia a su hijo Thiago, de siete años.

"Perdón, amor. Perdón. Que en paz descanses, amado Fabián", finaliza el posteo que realizó Nazarena en su cuenta de Instagram, red social en la que tiene casi un millón de seguidores, a quienes no les permite comentar sus publicaciones.

"Me duele el pecho… Hoy mi alma se tiñó de negros recuerdos y angustiantes gritos de dolor que solo yo puedo escuchar. La soledad es hermosa cuando no te atormenta", escribió en su cuenta de Twitter después del descargo que hizo en Instagram.

Consultada por Teleshow, Vélez explicó por qué compartió la emotiva reflexión sobre Fabián Rodríguez e hizo hincapié en su hijo Thiago. "Es por dolor, angustia y reacciones de mi bebé. El dolor parece que no está, pero cualquier chispita lo enciende de una manera que en un segundo te devuelve el respeto que le tenés que tener por siempre. Al menos estos dolores, que son de por vida", aseguró.

"Ya pasaron casi cuatro años y tiene una presencia tan despiadada que se hace sentir tal cual", agregó sobre quien fuera su marido y padre de su hijo Thiago. Por último, se mostró positiva al destacar que logrará salir adelante y superar el dolor: "Esto también, al menos superficialmente, pasará".

LEA MÁS