“Lucho” Cantero, hijo del líder de “Los Monos”, fue imputado como jefe de una asociación ilícita en Rosario

Para la justicia, el joven manejaba al menos 25 personas desde la cárcel, con las que organizó delitos graves, También están involucradas su madre y su pareja

Imputaron a Uriel "Lucho" Cantero como jefe de una asociación ilícita junto a su madre y pareja que operaba desde el penal de Marcos Paz
Imputaron a Uriel "Lucho" Cantero como jefe de una asociación ilícita junto a su madre y pareja que operaba desde el penal de Marcos Paz

Uriel Luciano “Lucho” Cantero, el hijo del asesinado líder de la narcobanda rosarina “Los Monos”, Claudio “Pájaro” Cantero, fue imputado este miércoles por la Justicia de Rosario como presunto jefe de una asociación ilícita dedicada a controlar territorios en los que se cometieron delitos graves con la finalidad de obtener beneficios económicos. Según la acusación, el joven, de apenas 18 años, operaba la organización delictiva junto a su madre, Lorena Verdún, y su novia, Erica Bullón. Entre los tres conducían, de acuerdo a lo recabado en la investigación, a otras 25 personas, “las 24 horas del día ordenando atentados con armas”.

“Lucho” cuenta con un prontuario frondoso pese a su corta edad. Lleva dos años de prisión preventiva, igualmente junto a su madre y su pareja, Erica Bullón, como los organizadores de una banda que “procuró ocupar y dominar sectores y barrios de la ciudad de Rosario y excluir de allí a bandas antagónicas con el fin de obtener beneficios económicos producto de diversas actividades ilícitas, como su expansión territorial”, según indicó la fiscal del caso, Marisol Fabbro.

A su vez, la funcionaria judicial enumeró que “para llevar a cabo ese objetivo, los integrantes de la asociación cometieron diversos delitos” como homicidios, lesiones, encubrimientos, amenazas, extorsiones, abuso de armas, portación y tenencia ilegal de armas de fuego y venta ilegal de estupefacientes.

El esquema descripto en la imputación dispuesta por la fiscalía, da cuenta de una organización que disputa por medio de hechos extremadamente violentos el control de barrios en la ciudad de Rosario. Una vez conseguido ese objetivo, se cometen delitos para conseguir beneficios económicos, tales como la venta de estupefacientes, sustracción y posterior venta de vehículos, o viviendas que van adquiriendo mediante actos intimidatorios.

Durante las audiencias llevadas a cabo en el proceso judicial en contra de uno de los herederos de “Los Monos”, se explicó que “la empresa delictiva se caracteriza por contar con gran poderío económico y de fuego, en tanto puede apreciarse que cuentan con liquidez en moneda nacional y extranjera que obtienen de actividades ilegales”, según informó la agencia Télam.

Por su parte, el juez Héctor Núñez Cartelle avaló la prisión preventiva para los tres “jefes” de la organización, al igual que para la mayoría del resto de los acusados, con excepción de tres de ellos.

Cabe recordar que Cantero fue detenido el 17 de enero pasado y en su domicilio la Policía secuestró un arsenal compuestos por 23 armas, municiones y 4 millones de pesos en efectivo.

"Lucho" Cantero al momento de ser detenido. Está alojado en el penal de Marcos Paz
"Lucho" Cantero al momento de ser detenido. Está alojado en el penal de Marcos Paz

Según la investigación de la fiscal Fabbro, iniciada hace un año a partir de un homicidio, el hijo del “Pájaro” Cantero continuó operando como jefe de la organización, con base en cuatro barrios del sur de Rosario, desde la cárcel federal de Marcos Paz, donde está alojado.

La banda operó al menos desde junio de 2021 a la actualidad y logró “mucha influencia” en los barrios La Granada, Las Flores, Las Delicias y Plata, la zona de la que son oriundos los Cantero, líderes del clan criminal y “se comportan como dueños del territorio y ninguna actividad puede tener lugar allí sin su venia”, dijo la fiscal.

En la acusación se señaló que el joven “opera desde el establecimiento penitenciario de Marcos Paz, provincia de Buenos Aires, las 24 horas del día ordenando atentados con armas de fuego contra diferentes personas, eligiendo a las personas que van a cumplir cada uno de los roles en los hechos, adquiriendo y disponiendo el uso de armas de fuego de gran poder ofensivo y vehículos, autorizando el pago a los miembros de la organización por los ‘trabajos’ realizados y por los ‘gastos’ ocasionados”.

Además, decide “dónde se guardan o se esconden las armas de fuego y los vehículos utilizados por la banda, organizando y administrando la atención de los puntos de venta de estupefacientes y controlando su recaudación”.

En una escucha del caso, “Lucho” Cantero le dijo a su interlocutor: “Qué voy andar renegando por un ranchito, si total todo el barrio es mío”.

Entre los múltiples hechos endilgados a los miembros de la organización, la fiscal le imputó a Cantero tres homicidios en calidad de instigador: el de Damián Gómez, ocurrido el 21 de junio del año pasado; el que tuvo como víctima a Ulises Gamarra Urquiza el 23 de febrero pasado y el del 3 de julio último, ocurrido durante un robo de una moto en la autopista Rosario-Buenos Aires en el que fue asesinado Luciano Muscio.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR