El gobierno porteño lanzó un proyecto en la renovada avenida Corrientes: instaló 24 contenedores de basura que se sólo se abren con una tarjeta magnética
El gobierno porteño lanzó un proyecto en la renovada avenida Corrientes: instaló 24 contenedores de basura que se sólo se abren con una tarjeta magnética

Las cooperativas de cartoneros que operan en la ciudad de Buenos Aires tomaron la medida de renovación tecnológica de contenedores en el centro como un ataque directo: marcharán esta tarde a las 17 para hacerse oír. "Estos contenedores son un ataque al trabajo de los miles de cartoneros que buscan material para reciclar y es, a la vez, una medida totalmente discriminatoria que busca esconder el problema de la pobreza en lugar de resolverlo. De la misma manera, viene creciendo la persecución a cartoneros independientes que no forman parte de las cooperativas y recorren las calles buscando un sustento", sostiene un comunicado difundido por las cooperativas El Álamo y El Ceibo.

"Ante esta situación nos preguntamos: ¿cuánto dinero cuestan estos modernos contenedores? ¿no sería mejor utilizar esos recursos para aliviar la situación de miles de personas que están sufriendo la crisis económica y encuentran un sustento en la basura? Desde las cooperativas de la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores que integramos el sistema de reciclado con inclusión social en la ciudad, repudiamos estas medidas y vamos a estar junto a cada compañero que sea perseguido y hostigado", continúan los recolectores. "Exigimos el inmediato retiro de los contenedores con cierre neumático. En momentos de crisis y hambre es necesario más solidaridad. Basta de políticas cosméticas que buscan esconder a los pobres", indicaron y convocaron a una protesta hoy a las 17 en Callao y Corrientes.

El ministro de Ambiente y Espacio Público porteño advirtió que uno de los objetivos de su instalación es “evitar que la gente se meta dentro y saque la basura”
El ministro de Ambiente y Espacio Público porteño advirtió que uno de los objetivos de su instalación es “evitar que la gente se meta dentro y saque la basura”

En la ciudad de Buenos Aires hay doce cooperativas de cartoneros que recorren el distrito para recoger todo el material reciclable que se recupera de los domicilios.Se trata de unos 4500 trabajadores registrados que, desde este año, cuentan con la misma categoría lo que redunda en la Dirección de Reciclado con un presupuesto extra de 243 millones de pesos y totaliza 1.245 millones de pesos, monto que se destinó a las obras en centros verdes, logística vehicular, alquileres y a diseñar el plan de paradas para las cooperativas. Cada cooperativa tiene una zona asignada que deberá atender y llevar el material a esos puntos por donde pasará un camión con ruta obligatoria y monitoreada. Los 4500 cartoneros serán reconocidos como recuperadores ambientales, cobran unos 13.200 pesos; hasta el año pasado, el 50% de ellos cobraba la mitad de este monto.

Sin embargo, la aceleración de la inflación y de la crisis económica provocó una explosión de recolectores informales en los últimos meses. En ese sentido, lo que fue anunciado como un avance de innovación en materia de recolección de residuos se transformó en una discusión política. Juan Grabois, en declaraciones radiales, sostuvo: "Los contenedores inteligentes de la Ciudad van a durar diez minutos. La gente los va a romper por desesperación para comer". Y agregó: "Al que se le ocurrió la idea es un imbécil".

“Es una medida totalmente discriminatoria que busca esconder el problema de la pobreza en lugar de resolverlo”, dijeron desde las cooperativas
“Es una medida totalmente discriminatoria que busca esconder el problema de la pobreza en lugar de resolverlo”, dijeron desde las cooperativas

En el gobierno porteño, en tanto, destacan que estos contenedores, que son una prueba piloto y formaron parte de la obra de remodelación de la avenida Corrientes, sólo están destinados para residuos húmedos, no lo que recolectan los cartoneros.

La Ciudad genera 7328 toneladas por día de residuos y unas 3000 se entierran en el relleno sanitario de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) que tiene en la localidad bonaerense de San Martín. Según el presupuesto 2019, las cinco empresas encargadas de recoger la basura que no es reciclable recibirán durante el año 20.000 millones de pesos. Se trata del contrato más importante que tiene la Ciudad y representa, aproximadamente, el 6,3% del total del ejercicio, que asciende a unos 321.000 millones de pesos.

Seguí leyendo: