En la calle Solís, en el barrio Ludueña, un joven de 13 años apuñaló a su madre
En la calle Solís, en el barrio Ludueña, un joven de 13 años apuñaló a su madre

Dos llamados previos no bastaron para que K., de 13 años, saliera de su habitación. Eran cerca de las 7:30 cuando su madre dejó los gritos desde la cocina y se dirigió hacia allí para despertar personalmente a su hijo, quien seguía en la cama y se le estaba haciendo tarde para ir al colegio.

La discusión subió de tono y un pequeño forcejeo en la cocina tuvo como desenlace una agresión impensada: cuando María Inés M. se dio vuelta, su hijo tomó un cuchillo y la apuñaló por la espalda. Un vecino escuchó los gritos y el pedido de ayuda de la mujer, quien estaba en la vereda de su vivienda, y automáticamente llamó a la policía.

El hecho ocurrió en la ciudad de Rosario, en las intersecciones de Solís y Tupac Amaru, a metros de las vías ferroviarias, en el barrio Ludueña. Los efectivos llegaron al instante y se encontraron con la mujer de 38 años perdiendo mucha sangre, aún con el cuchillo en su espalda. Dentro de la casa, sentado en el suelo, su hijo. Los suboficiales de la Comisaría 12° la rescataron y la trasladaron rápidamente hasta el hospital.

La mujer permanece internada en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez
La mujer permanece internada en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez

La puñalada ocurrió cerca de la cintura. Los policías dialogaron con otra hija adolescente de la víctima, quien señaló a su hermano menor como el autor de la agresión, confirmando lo dicho por la madre ante la presencia policial: "Fui a despertarlo y me gritó que no quería ir al colegio". Luego la acuchilló.

Infobae se comunicó con el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), en donde confirmaron que la víctima se encuentra internada, fuera de peligro, por una herida profunda en el costado derecho de su cintura. "La evaluaron para ver si necesitaba cirugía pero se pudo controlar la herida y la mujer se encuentra estable", dijeron desde la guardia del HECA.

Como el menor es inimputable de todo delito, la policía contactó a los funcionarios de la Subsecretaría del Menor, la Adolescencia y la Familia, quienes a su vez se comunicaron con las autoridades del Hospital Agudo Ávila, adonde será trasladado para su atención psicológica.

SEGUÍ LEYENDO: