Una niña de 11 años que vive en la localidad de Villa Dolores, provincia de Córdoba, está embarazada producto de una violación y su familia solicitó que se le realice un aborto.

La intervención se llevará a cabo en los próximos días en un hospital de la capital cordobesa dependiente de Nación, dado que está prohibida en las instituciones provinciales por un amparo judicial. El abusador, un hombre de 53 años cercano a la familia de la menor, está detenido y la Justicia pidió preservar rastros de su ADN.

Según informaron medios locales, la nena llegó a un centro de salud de Villa Dolores acompañada por su madre porque presentaba dolores abdominales. Los análisis médicos indicaron que se trataba de un embarazo de varias semanas.

De acuerdo a la información que publicó el diario La Voz, el fiscal de Villa Dolores, Sergio Cuello, solicitó que se preservara el embrión, de 10 semanas de gestación, para ser sometido a una prueba de ADN y cotejar los datos genéticos con los del supuesto abusador.

El sospechoso es un amigo de la madre de la víctima, que ocasionalmente ha quedado al cuidado de la menor. Fue detenido el 30 de agosto pasado, cerca de Mina Clavero, y quedó imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado por su condición de guardador y por promoción a la corrupción de menores.

"En las cámaras Gesell que se le practicaron a la nena, ella relató quién era el agresor y dijo que los abusos se produjeron repetidas veces", aseguró una fuente judicial a la prensa.

La niña ya había sido abusada en 2015 por un hombre de 63 años, que fue condenado a siete años de prisión, pena que está cumpliendo. Se trata de Domingo Rojas, un familiar de la víctima.

La Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la Provincia (Senaf) trabajan en la contención de la menor, quien vive con su mamá, de 42 años, y dos hermanos mayores en una familia de muy bajos recursos.

Según indicaron los investigadores, hasta el momento no hay elementos que comprometan a la madre de la víctima acerca de una eventual participación de los delitos.

El aborto sólo está permitido en Argentina en dos casos: cuando corre peligro la salud o la vida de la persona gestante, o cuando el embarazo proviene de un abuso sexual.

Sin embargo, la provincia de Córdoba no aplica la ley nacional vigente debido a que está frenada desde el año 2013, cuando la Fundación Portal de Belén interpuso un amparo judicial para que no se cumpliera el protocolo nacional.

La Justicia cordobesa hizo lugar a la medida y dejó frenada su aplicación por más de cinco años, a la espera de un fallo del Tribunal Superior de Justicia. Por ello, la familia de la menor deberá recurrir a un centro de salud nacional.