A menudo suele ocurrir que el apremio le gana a la planificación al ejercitarse y en el apuro por terminar la rutina muchos hacen las últimas repeticiones sin la pausa indicada y dan por finalizada la clase antes de tiempo, obviando la elongación.

La elongación es una actividad propicia para devolverle al sistema muscular su capacidad de trabajo y para aliviar tensiones en articulaciones y ligamentos. Sin embargo, es también un paso que muchos pasan por alto; no le prestan la atención necesaria.

"No lo ven importante como el trabajo aeróbico o el entrenamiento de fuerza sin entender que la flexibilidad afecta a la fuerza porque un músculo acortado pierde recorrido articular, lo que impacta directamente en la hiportrofia, y ni hablar que al no flexibilizar son más propensas las lesiones", manifestó el preparador de educación física Francisco Ozores.

El especialista compartió con Infobae una rutina completa de elongación adecuada para finalizar un día de entrenamiento habitual. El circuito, de trece variantes, involucra la mayor cantidad de músculos. Para comenzar se puede dividir por días entre las variantes de miembros inferiores y superiores. A continuación, la secuencia de movimientos.

Primera parte: miembros inferiores

1. Isquiotibiales

2. Variante de isquiotibiales

3. Cuádriceps

4. Aductores

5. Glúteos

6. Variante de glúteos

7. Gemelos

"Esta selección de trece variantes abarca todos los grupos musculares. Sirve para relajar tensiones, ayuda para mejorar la postura y contribuye para liberar el estrés", detalló el experto. No obstante, aclaró que no es una rutina para entrenar la flexibilidad, a la que define como "una capacidad motora que es necesaria ejercitar, al igual que la fuerza, la resistencia o la coordinación".

Segunda parte: miembros superiores

8. Lumbares

9. Dorsales

10. Hombros

11. Tríceps

12. Pecho

13. Abdominales

La flexibilidad es un punto que puede llevar confusión. Al hablar de ello primeramente es necesario diferenciar dos conceptos: estiramiento y elongación. El primero hace alusión a un leve movimiento que en general se realiza entre las series de ejercicios o antes de entrenar a fin de activar el músculo. Su función es relajar el músculo y favorecer la recuperación.

Por el contrario, la elongación sí ayuda a flexibilizar los movimientos, aunque "no se trata de elongar por elongar solamente –remarcó Ozores–. Si se busca ganar flexibilidad hay que practicar todos los días, dedicando un buen rato y variando los ejercicios. Hay que ser más metódico".

SEGUÍ LEYENDO: