El Ministerio de Salud amplió los grupos prioritarios para ser vacunados

Incorpora a pacientes oncológicos; a quienes tengan tuberculosis activa; y a las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, incluyendo síndrome de Down

El Plan Estratégico para la Vacunación Contra la COVID-19 apunta a vacunar a toda la población argentina de acuerdo a prioridades - EFE/ Antonio Lacerda/Archivo
El Plan Estratégico para la Vacunación Contra la COVID-19 apunta a vacunar a toda la población argentina de acuerdo a prioridades - EFE/ Antonio Lacerda/Archivo

A fin del año pasado, el Gobierno nacional oficializó el plan para la vacunación contra el coronavirus en todo el país de forma “voluntaria, gratuita, equitativa e igualitaria en toda la población”.

Así, la oficialización del Plan Estratégico para la Vacunación Contra la COVID-19 quedó plasmada en la Resolución 2883/2020 del Ministerio de Salud, con el objetivo de “disminuir la morbilidad, mortalidad y el impacto socio-económico causados por la pandemia de coronavirus en Argentina, a partir de la vacunación de la totalidad de la población objetivo en forma escalonada y progresiva, de acuerdo con la priorización de riesgo y la disponibilidad de dosis de vacunas”.

Cuatro meses después, y a partir de la recomendación de la Comisión Nacional de Inmunizaciones, se incorporó a las personas prioritarias para recibir las vacunas contra el COVID-19 a pacientes oncológicos, a las personas con tuberculosis activa y a las que tienen discapacidad intelectual y del desarrollo.

Los grupos prioritarios fueron ampliados hoy en Argentina - EFE/Rodrigo Jiménez/Archivo
Los grupos prioritarios fueron ampliados hoy en Argentina - EFE/Rodrigo Jiménez/Archivo

“En base a la evidencia científica nacional e internacional en relación a condiciones de mayor riesgo de enfermar en forma grave o morir por COVID-19 y las estrategias que adoptan otros países, el Ministerio de Salud de la Nación decide ampliar la población objetivo a vacunar contra esta enfermedad e incorpora a pacientes oncológicos; a quienes tengan tuberculosis activa; y a las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, incluyendo síndrome de Down”, explicaron fuentes del Ministerio de Salud de la Nación en una comunicación escrita.

A partir de la ampliación, la recomendación de vacunación contra la COVID-19 para el grupo de personas de entre 18 y 59 años con factores de riesgo se actualiza de la siguiente forma:

Diabetes tipo 1 o 2 (insulinodependiente y no insulinodependiente).

Obesidad grado 2 (índice de masa corporal -IMC- mayor de 35) y grado 3 (IMC mayor de 40).

Enfermedad cardiovascular: insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, valvulopatías, miocardiopatías, hipertensión pulmonar.

Enfermedad renal crónica (incluidos pacientes en diálisis crónica).

Una mujer recibe una dosis de la vacuna Sputnik V (Gam-COVID-Vac) contra el coronavirus (COVID-19) en el Parque Tecnópolis, en Buenos Aires, Argentina, el 15 de abril de 2021. FotoREUTERS/Agustin Marcarian
Una mujer recibe una dosis de la vacuna Sputnik V (Gam-COVID-Vac) contra el coronavirus (COVID-19) en el Parque Tecnópolis, en Buenos Aires, Argentina, el 15 de abril de 2021. FotoREUTERS/Agustin Marcarian

Enfermedad respiratoria crónica: enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis quística, enfermedad intersticial pulmonar, asma grave.

Cirrosis

Personas que viven con VIH independientemente del recuento de CD4 y niveles de carga viral.

Pacientes en lista de espera para trasplante de órganos sólidos y trasplantados de órganos sólidos.

Personas con discapacidad que residan en hogares, residencias y pequeños hogares.

Pacientes oncológicos y oncohematológicos con diagnóstico reciente o enfermedad “ACTIVA” (menos de 1 año desde el diagnóstico; en tratamiento actual o haber recibido tratamiento inmunosupresor en los últimos 12 meses; y enfermedad en recaída o no controlada).

A los pacientes que requieran o realicen tratamiento quimioterápico se recomienda recibir el esquema completo de vacunación (2 dosis) al menos 14 días previos al inicio del tratamiento. De no ser posible, se sugiere demorar la vacunación hasta el momento en el cual exista una recuperación medular estable o se encuentren en fase de consolidación (según corresponda).

Personas cursando tuberculosis activa (caso nuevo o recaída, diagnosticados en los últimos 12 meses).

Personal de salud privado es vacunado en el estadio de River 
Plate y en otros centros extrahospitalarios.   Foto NA: JUAN VARGAS
Personal de salud privado es vacunado en el estadio de River Plate y en otros centros extrahospitalarios. Foto NA: JUAN VARGAS

Personas con discapacidad intelectual y del desarrollo que inhabilite las capacidades individuales de ejecutar, comprender o sostener en el tiempo las medidas de cuidado personal para evitar el contagio o transmisión de la COVID-19; y/o se encuentren institucionalizados, en hogares o residencias de larga permanencia; y/o requieran asistencia profesional domiciliaria o internación domiciliaria.

Personas con síndrome de Down, priorizando inicialmente a aquellos mayores de 40 años, en quienes se ha evidenciado un aumento sustancial de la mortalidad por COVID-19 respecto de otros grupos etarios.

Cabe señalar que estas últimas recomendaciones surgen en función del riesgo aumentado de enfermedad grave o muerte por COVID-19; sin embargo, teniendo en cuenta este riesgo, aunque se reciba la vacunación se sugiere sostener fuertemente la recomendación de extremar las medidas de cuidado y protección.

SEGUIR LEYENDO: