En la Argentina, muere una mujer cada 11 minutos por problemas cardíacos (Getty)
En la Argentina, muere una mujer cada 11 minutos por problemas cardíacos (Getty)

En la Argentina, muere una mujer cada 11 minutos por problemas cardíacos. La cifra representa refleja que el 32% de las mujeres muere por causas cardiovasculares, mientras que sólo un 6% fallece por algún tipo de cáncer ginecológico.

En los últimos años se incrementaron considerablemente los eventos cardíacos en mujeres jóvenes. Y la Argentina se convirtió en uno de los países de Latinoamérica con mayor tasa de mortalidad prematura por enfermedad cardiovascular en la población femenina: se estima que una de cada tres mujeres muere por estas afecciones en nuestro país.

Si bien en la mujer se hace hincapié sobre la prevención de los diferentes tipos de cánceres ginecológicos, la mortalidad por problemas cardíacos es seis veces mayor a la generada por las enfermedades oncológicas.

La Argentina es uno de los países de Latinoamérica con mayor tasa de mortalidad prematura por enfermedad cardiovascular en la población femenina

"Las mujeres jóvenes suelen subestimar a la enfermedad cardiovascular, incluso suelen no identificar los dolores precordiales de un infarto como tal dolencia, ya que lo consideran una patología exclusiva del sexo masculino. Una posible explicación podría ser que las campañas de prevención sobre infarto siempre sitúan a hombres como ejemplo y para ellas enfatizan los controles ginecológicos periódicos pero, ¿realmente cuántas mujeres conocen su riesgo cardiovascular?", reflexionó el médico cardiólogo Carlos Reguera, jefe de las áreas de Cardiología y de Medicina Preventiva de Ineba.

La mayoría de los estudios sobre dolor de pecho en pacientes infartados fueron en hombres (Getty)
La mayoría de los estudios sobre dolor de pecho en pacientes infartados fueron en hombres (Getty)

La semiología del dolor precordial se manifiesta con dolor opresivo, mayor a 20 minutos, en el centro o en el lateral izquierdo del tórax, su irradiación abarca brazos o mandíbula y puede ir acompañado de sensación de náuseas, sudoración profusa o relajación de esfínteres. Los libros lo describen como sensación de muerte inminente.

Pero lo que casi nadie tiene en cuenta es que la mayoría de los estudios sobre dolor de pecho en pacientes infartados fue precisamente en hombres, por lo cual muchas veces las mujeres manifiestan dolencias diferentes, incluso ellas toleran más el dolor que ellos.

La tasa de mortalidad por infarto de miocardio es mayor en las mujeres que en los hombres

"Una de cada dos mujeres se va a morir del corazón, no de cáncer de mama. La mujer se hace papanicolau, mamografía, pero no cuida su colesterol, ni controla su presión arterial". Así de certera es la estadística que mencionó a Infobae el médico cardiólogo Jorge Tartaglione (MN 67502), quien enfatizó en el hecho de que "la mujer acompaña al marido al cardiólogo, pero no tiene el hábito de atenderse".

El presidente de la Fundación Cardiológica Argentina destacó que "la mujer fue subestimada desde el punto de vista cardíaco durante muchos años, incluso en estudios científicos se estudiaba sólo al hombre".

Para él, "tanto médicos como pacientes y familiares subestiman la enfermedad cardíaca en el sexo femenino".

Se sugiere realizar un chequeo cardíaco preventivo anual (Getty)
Se sugiere realizar un chequeo cardíaco preventivo anual (Getty)

En ese sentido, el médico especialista en cardiología y emergentología Matías Fosco (MN 91227) enumeró que "cualquier síntoma vinculado a dolor de pecho, tórax anterior o posterior, dolor de cuello, brazos, mandíbula o a nivel de estómago o epigastrio debe ser tenido en cuenta". Así como la falta de aire, mareos intensos y pérdida de conocimiento.

Según el especialista del Servicio de Emergencias de la Fundación Favaloro, "incluso cada manifestación como aparición única, sin dolor de pecho o bien una molestia de tórax que pase inadvertida" no debe ser desestimada, al tiempo que aseguró que "alguien puede tener dolor sólo en las muñecas y ser manifestación de infarto".

"Las mujeres por lo general demoran en la consulta médica al sentir estos síntomas, sobre todo las jóvenes. La tasa de mortalidad por infarto de miocardio es mayor en ellas que en ellos. Pasada la menopausia las mujeres dejan de estar 'protegidas' por los efectos de los estrógenos y esto incrementa el riesgo de infarto", agregó Hernán Provera, médico cardiólogo y jefe del área de Riesgo Cardiovascular de Ineba.

Las mujeres jóvenes suelen subestimar a la enfermedad cardiovascular

"Hay que entender que muchas veces los factores de riesgo no anticipan la enfermedad, sino que son la enfermedad. Por ello, debemos intensificar el cuidado y el control, focalizándonos en la prevención de cada uno en particular (hipertensión, diabetes, tabaquismo, sobrepeso, entre otros). Recordemos que actualmente las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la primera causa de muerte a nivel mundial", agregó Reguera.

Para llevar un control, se sugiere realizar un chequeo preventivo anual, y el mismo debe contar con una consulta cardiológica inicial y estudios complementarios posteriores (análisis de laboratorio (con perfil de colesterol discriminado), electrocardiograma, ergometría, ecocardiograma y doppler de vasos de cuello.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo (iStock)
Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo (iStock)

A su vez, se recomienda incorporar hábitos saludables, sumamente importantes para prevenir el desarrollo de patologías cardiovasculares, conocidos como "los 9 mandamientos".

Estos son:

1. No fumar
2. Mantener niveles bajo de colesterol
3. Mejorar la alimentación (consumir más vegetales y frutas)
4. Controlar el peso
5. Abandonar la vida sedentaria
6. No abusar del consumo de alcohol
7. Evitar la hipertensión
8. Reducir el estrés
9. Vigilar de cerca la diabetes

SEGUÍ LEYENDO