Aníbal Fernández y Juan Zabaleta destacaron que se acordó con el FMI sin imponer reformas laborales ni jubilatorias

Los ministros de Seguridad y Desarrollo Social coincidieron en que el entendimiento que selló el gobierno con el FMI no atentará contra el crecimiento del país

El presidente Alberto Fernández junto al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández
El presidente Alberto Fernández junto al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández

Luego de que el presidente Alberto Fernández anunciara el cierre de un acuerdo con el FMI para refinanciar el crédito tomado por la administración de Mauricio Macri por USD 44 millones de dólares, dos funcionarios se mostraron confiados por el entendimiento al asegurar que no se pondrán en marcha viejas recetas, como la reforma laboral o jubilatoria, para cumplir con las metas establecidas por el organismo internacional.

Uno de ellos fue el titular de la cartera de Seguridad, Aníbal Fernández, quien dijo que “están dadas las condiciones para cumplir con el plan” y calificó de “razonable” al acuerdo.

“Este acuerdo es razonable para ir saliendo de algo que era impagable. Porque no se le va a tener que echar mano a las relaciones laborales, a la capacidad de crecimiento ni a las jubilaciones. Tenemos que pensar que recuperar y acumular 5 mil millones de dólares de reservas no es una locura, es pasible de conseguir”, expresó Fernández en declaraciones a Radio 10.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, destacó las gestiones llevadas adelante por el gobierno para solucionar la deuda que le había dejado la administración anterior y que “le dificultaba planificar un país con crecimiento, inversión social, trabajo y dignidad”.

Para Zabaleta, “lo importante es que este acuerdo no tiene que ver con las viejas recetas de ajuste como reforma jubilatoria y reforma laboral”, como ocurrió años atrás. Y ponderó que se trata de “un acuerdo que significa crecimiento y generación de empleo”.

“¿Cuántos ministros de Economía escuchó que le agradezcan a la CGT, o que le agradezcan a empresarios que realmente vieron por donde estaba el agujero del mate y que hay que encontrarle salida a estas cosas? Bueno, ahí estamos, en ese tema. Me siento muy tranquilo”, se pregunto y respondió asimismo el ministro Fernández.

“Uno tiene que partir de lugares lógicos con posibilidades lógicas. En otros momentos, esto se resolvía como quería resolverlo el Gobierno anterior, en cabeza de un alcornoque como Macri y que no podía pasar otra cosa que lo que sucedió. Tomaron deuda, deuda, deuda del mercado tradicional hasta que en un momento les dijeron papi, hasta acá llegamos, no te ponemos un peso más”, recordó el titular de la cartera de Seguridad, quien luego puso énfasis en que “con este acuerdo no se echa mano a los derechos laborales ni a las posibilidades de crecimiento”.

El presidente Alberto Fernández junto al ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta
El presidente Alberto Fernández junto al ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta

Para Zabaleta esta nueva etapa que comienza “es con trabajo, generación de empleo y una inversión social que acompañe esta recuperación económica”. Destacó que “la economía está creciendo y ese crecimiento tiene que traducirse fundamentalmente en la generación de puestos de trabajo”.

Fernández hizo hincapié en que la obra pública y el mercado doméstico van a ser los motores para sacar al país adelante. “Por un lado, está la obra pública que nos va a dar mucha mano de obra y por el otro, el mercado doméstico fortalecido que necesitamos que sea el que abastezcan nuestras pymes para que esto salga bien”, remarcó.

Consultado acerca de qué hubiese pasado con el FMI si Macri resultaba reelecto, Fernández dijo: “Si Macri hubiese ganado se lo resolvían”. ¿Con qué? Si vencían 19 mil millones de dólares en el año 2022. ¿Con qué lo iban a resolver? ¿Le iban a entregar la caja de los Estados Unidos? Le hubieran dicho “nene, arreglá lo que hiciste, este desastre que hiciste”.

El entendimiento con el FMI anunciado por el Presidente deberá ahora ser debatido en el Congreso de la Nación. La definición llegó en un momento sensible para la economía. La incertidumbre por la negociación llevó el dólar libre a 223 pesos. La inflación continúa desbordada, con una proyección de 4% para el primer mes del 2022 y las reservas del Banco Central son escasas. En ese marco, la Argentina exigía un tiempo de gracia para recomponerse, crecer, acumular dólares y luego saldar el préstamo stand by.

Este viernes rige un vencimiento de USD 731 millones con el que el país cumplirá, según anunció el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.


SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR