Roberto Lavagna junto a los principales candidatos de Consenso Federal
Roberto Lavagna junto a los principales candidatos de Consenso Federal

El 15 de agosto Roberto Lavagna juntó a su equipo de trabajo y a los principales candidatos de Consenso Federal en sus oficinas de la calle Pellegrini. Luego, grabó un mensaje en el que contó los motivos por los cuáles había decidido suspender las actividades electorales y le pedía al resto de los candidatos que lo imiten. Para ese entonces el gobierno nacional transitaba una de las peores semanas de su año económico.

En ese mensaje público el ex ministro de Economía le pidió al Gobierno implementar un Programa de Emergencia Alimentaria y Sanitaria, constituir una mesa de consenso entre los diferentes sectores políticos y sociales, y renegociar el crédito stand by con el FMI. Mauricio Macri no implementó ninguno de esos pedidos.

Diez días después, Lavagna cree que nadie – ni el oficialismo ni el peronismo K – puso la crisis por delante de la política. Al revés. Considera que se agarraron de la crisis para seguir haciendo campaña. Además, entiende que el paquete de medidas económicas anunciadas por el Presidente fue "un parche" y que no hay "soluciones de fondo".

El ex ministro de Economía cree que puede crecer durante los debates presidenciales (Adrián Escandar)
El ex ministro de Economía cree que puede crecer durante los debates presidenciales (Adrián Escandar)

Defraudado por el comportamiento del Gobierno y de la principal fuerza de la oposición, el economista retoma las actividades de campaña esta semana. Si bien este lunes habrá encuentros de los equipos técnicos para diseñar nuevas propuestas, el punto de partida real será el martes cuando Lavagna encabece la reunión de la mesa política de Consenso Federal, que integran Miguel Lifschitz, Juan Manuel Urtubey, Graciela Camaño , Alejandro "Topo" Rodríguez,  Eduardo "Bali" Bucca, Carlos Hourbeigt y Armando Torres.

En ese cónclave determinarán la nueva hoja de ruta. Analizarán en qué ciudades harán las primeras recorridas, cómo se van a dividir las visitas al interior y qué actividades harán en conjunto los dos integrantes de la fórmula presidencial. En definitiva, diseñarán el segundo tramo de la campaña tratando de gestionar las distancias, el tiempo y los recursos.

Pondrá en marcha una segunda batería de propuestas bajo el plan "Reactivar la Argentina", que estarán enfocadas en cuatro ejes: la salud, la seguridad, la educación y el agro. Las primeras propuestas de ese plan el economista las hizo cuando detalló las medidas económicas que llevaría a cabo en un hipotético gobierno.

El nuevo objetivo: los debates presidenciales

El 27 de octubre se llevarán a cabo las elecciones generales. Antes de que los argentinos vuelvan a acudir a las urnas se realizarán dos debates presidenciales. El primero será el 13 de octubre en la Universidad del Litoral,  Santa Fe. El segundo tendrá lugar en la Facultad de Derecho de la UBA, en CABA, el 20 de octubre. Esas dos fechas ocupan el nuevo foco político de Lavagna.

En Consenso Federal consideran que los debates pueden ser una oportunidad para crecer y consolidar la tercera vía. Un momento para contrastar las principales ideas del proyecto político con Mauricio Macri y Alberto Fernández, mostrar la solidez argumental de ex ministro y exponer que es el único candidato que tiene propuestas concretas y no entra en cruces ni intercambio de chicanas.

El economista junto a parte de su equipo de trabajo en sus oficinas céntricas
El economista junto a parte de su equipo de trabajo en sus oficinas céntricas

En el lavagnismo están convencidos que pueden robarle votos a Juntos por el Cambio y al Frente de Todos. Advierten que hay votantes que respaldaron al oficialismo en las PASO que, después de los 15 puntos de diferencia con Fernández y entendiendo que la elección está cerrada, se volcarán a la tercera opción para no darle tanto poder al peronismo K. Votos cargados de convicción.

También trabajarán para pescar en la pecera que custodian con recelo Alberto Fernández y Cristina Kichner. Se mueven sobre la hipótesis de que hay votantes que acompañaron a la fórmula opositora por el solo hecho de castigar a Macri, y que en octubre no repetirán su comportamiento. El objetivo es convencerlos que elegir a Consenso Federal es, a futuro, la mejor forma de balancear el poder político que tendrán los Fernández si, finalmente, llegan a la Casa Rosada.

En el búnker del economista trabajan en base a ese análisis y preparan los debates presidenciales con entusiasmo. Están seguros que pueden lograr un golpe de efecto que los ayude a crecer y pelear el segundo lugar con Juntos por el Cambio. "Nuestro objetivo es convertirnos en la segunda fuerza, forzar el balotaje con los Fernández y buscar que ingresen la mayor cantidad de diputados posibles", reflexionaron en la mesa chica del ex ministro. Es un objetivo demasiado pretencioso que sirve para motorizar las expectativas de los votantes y dirigentes propios.

La presión de los polos y el desafío de ser la segunda fuerza 

Lavagna no tiene miedo de que su candidatura se desinfle en el camino hacia las elecciones de octubre. Asume que el gobierno nacional fomentó la polarización como herramienta para ganar los comicios y que esa estrategia se rompió el domingo de las PASO. Para el economista Macri ya no tiene fuerzas para pelear la presidencia. Su etapa se terminó.

Tampoco lo conmueve la masiva marcha para apoyar al Gobierno que tuvo lugar el último sábado en la Plaza de Mayo. No cree que haya sido espontánea. Más bien lo interpreta como una estrategia electoral: generar la sensación de que el oficialismo puede protagonizar una remontada épica en los próximos comicios. Un fenómeno que le parece irreal e imposible.

Roberto Lavagna junto a su compañero de fórmula Juan Manuel Urtubey
Roberto Lavagna junto a su compañero de fórmula Juan Manuel Urtubey

Macri no es el único apuntado. El líder de Consenso Federal desconfía de la autonomía del candidato a presidente del Frente de Todos en un futuro gobierno. Uno de los dirigentes de su mayor confianza lo puso en palabras: "Alberto Ferández no puede plantear un modelo de país porque él no tiene forma de ejecutarlo. La idea de país es la de Cristina. Ella es la que va a gobernar. Alberto es Cristina. De eso no hay duda".

Lavagna pone en marcha la segunda etapa de su campaña. Durante los diez días en los que decidió bajar el perfil y correrse de las actividades electorales, recibió a empresarios cercanos al gobierno que le pidieron su opinión sobre el futuro inmediato de la situación económica del país y el desafío que tiene la gestión macrista en materia financiera. Esta semana volverá a las recorridas de campaña y a las entrevistas en los medios de comunicación. Vuelve a afrontar el desafío de crecer en el medio de dos gigantes llamados Mauricio y Alberto.

Seguí leyendo