Alberto Fernández estuvo con todos los gobernadores del PJ, excepto con Juan Manuel Urtubey, cuya provincia tampoco visitó. Sin embargo, no le alcanzó el tiempo para estar en todos los distritos. Desde el principio buscó deconstruir el espacio que se estaba gestando como tercera vía, con eje en Juan Schiaretti, Miguel Ángel Pichetto, Sergio Massa y el gobernador de Salta. La decisión de Roberto Lavagna de no participar de una PASO, las conversaciones con Massa y la oferta de Mauricio Macri al senador de Río Negro, implosionaron ese espacio y todo fue ganancia para el precandidato presidencial del Frente de Todos que el domingo pone a prueba sus alianzas.

Cristina Kirchner lo eligió porque él podría hacer lo que ella no podía. Por ejemplo visitar Córdoba. Los objetivos del precandidato fueron: reconciliarse con sectores de los que se alejó el kirchnerismo, mostrar respaldo político de los gobernadores y apuntar al federalismo y a la reactivación de la economía como ejes centrales de su propuesta camino a las PASO. En algunos lugares se apoyó en referentes como Sergio Massa (Córdoba y Jujuy adonde fue solo el ex diputado que ganó esa provincia en 2015 al imponerse por 16 mil votos a Daniel Scioli y 100 mil sobre Mauricio Macri). El inicio de sus viajes fue totalmente simbólico.

Río Gallegos, Santa Cruz

El arranque fue en Río Gallegos con Alicia Kirchner
El arranque fue en Río Gallegos con Alicia Kirchner

El 18 de mayo Cristina anunció la fórmula presidencial. De inmediato y como precandidato a presidente, Alberto Fernández viajó el lunes 20 a Río Gallegos, lugar de nacimiento y muerte de su amigo Néstor Kirchner. Quiso que su primer acto fuera allí en homenaje al ex presidente. Todavía no estaba conformado el Frente de Todos y se lo seguía mencionando como representante de Unidad Ciudadana. Se reunió con Alicia Kirchner, gobernadora y hermana de Néstor, y juntos fueron al mausoleo donde están sus restos.

Montevideo, Uruguay

José ‘Pepe’ Mujica, Alberto Fernández, Eduardo ‘Wado’ de Pedro y Felipe Solá
José ‘Pepe’ Mujica, Alberto Fernández, Eduardo ‘Wado’ de Pedro y Felipe Solá

Alberto Fernández dijo que priorizaría en su campaña el interior del país y que no planeaba una gira internacional. Su primera salida al exterior, el viernes 31 de  mayo, fue un viaje de ida y vuelta en el día a Montevideo, Uruguay. Fue casi un gusto personal que se dio para visitar al ex presidente José 'Pepe' Mujica. La razón, además de su alineamiento ideológico, fue volver a verlo como precandidato ya que en ocasiones previas lo había hecho como impulsor de otros. Además de la visita a la chacra de Mujica, Fernández se reunió con parlamentarios del Mercosur y con Daniel Martínez, candidato a presidente del Frente Amplio. Desde Montevideo hizo un llamado a la unidad a Sergio Massa.

San Juan en el Día de la Bandera

Alberto Fernández se apoyó en los gobernadores desde el principio. Sin estructura propia apostó a un mensaje federal y a recomponer con los dirigentes con los que había roto Cristina Fernández al conformar Unidad Ciudadana. El kirchnerismo ya había hecho un acuerdo con Sergio Uñac y había sellado la unidad a nivel local, como en algunas otras provincias. El precandidato viajó a la tierra de Domingo Faustino Sarmiento y consolidó el vínculo con un gobernador varias veces tentado por el Gobierno nacional y de muy buen vínculo con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Uñac había ganado con más del 55% de los votos. Para la elección nacional se conformó una lista de precandidatos a diputados nacionales con todos los sectores. La encabeza José Luis Gioja.

San Miguel de Tucumán, Tucumán

Juan Manzur recibió a Fernández el 25 de junio. Fue el primer gobernador en armar una agenda a medida que se copió en el resto de la campaña: visita a sectores productivos, reuniones políticas y encuentros con empresarios. La cena de ese día reunió a gran parte del círculo rojo local. También viajaron para participar el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora y su esposa Claudia Ledesma Abdala. Junto con Omar Perotti y Gustavo Bordet, el gobernador Manzur es uno de los que más escucha Fernández. En Tucumán y Santiago del Estero, como en el resto del NOA y NEA, el peronismo apuesta a ampliar la ventaja por sobre Juntos por el Cambio.

Posadas, Misiones

Herrera Ahuad, Alberto Fernández, Passalacqua y Carlos Rovira
Herrera Ahuad, Alberto Fernández, Passalacqua y Carlos Rovira

Aseguran en el entorno albertista que aunque los misioneros no enviaron más que a un diputado nacional a la firma del acta entre Alberto Fernández y los gobernadores, el vínculo está fuerte. Dicen que los renovadores de Misiones les pidieron boletas del segmento que contiene la fórmula presidencial para repartir junto con su boleta corta. Fernández viajó a Misiones el 28 de junio junto con Víctor Santa María y Nicolás Trotta. Logró una foto que no tuvo otro precandidato: con el gobernador Hugo Passalacqua, con su sucesor Herrera Ahuad y con el 'dueño' de la política local, Carlos Rovira.

Curitiba, Brasil

El único vuelo for export fue a Brasil.  Alberto Fernández visitó junto a el ex canciller brasilero Celso Amorin al ex presidente Lula Da Silva en la Superintendencia de la Policía Federal donde está detenido. Fue el 4 de julio. "Busco llamar la atención sobre la injusta detención de Lula y también sobre la violencia contra el estado de derecho en Brasil", explicó durante su viaje el precandidato que junto a Amorin integra el Comité Internacional por la libertad de Lula.

San Martín, Mendoza

Alberto Fernández junto con Anabel Fernández Sagasti
Alberto Fernández junto con Anabel Fernández Sagasti

La tierra del sol y del buen vino, Mendoza, junto con San Juan y las ciudades de Mar del Plata y Rosario fueron los únicos lugares donde Alberto Fernández se repitió con Cristina Kirchner. El motivo: creen que pueden romper el techo de las últimas elecciones. Anabel Fernández Sagasti, de La Cámpora, comparte Senado con CFK y es una de sus favoritas como precandidata a gobernadora. Nadie arriesga el resultado pero confían en que pueden mejorar y hasta hablan de posible 'sorpresa'. Los Fernández, en fecha distinta, estuvieron en San Martín donde jugaron de locales bajo el amparo del intendente Jorge Omar Giménez.

Necochea y Mar del Plata

La provincia de Buenos Aires fue un territorio que dejó en manos de Axel Kicillof, Verónica Magario, los intendentes y Sergio Massa. La primera salida de campaña de Fernández con Kicillof fue a Mar del Plata el lunes 8 de julio para apoyar a Fernanda Raverta y la primera de ambos con Sergio Massa fue en Necochea el 9 de julio.  La Feliz es la gran apuesta bonaerense, una ciudad tan golpeada como la provincia de Santa Fe por la situación económica. Además Raverta es favorita internamente y logró incluso no tener PASO. Enfrente el oficialismo está dividido. Y la gestión de Carlos Arroyo es cuestionada incluso en Cambiemos.

Conurbano, Buenos Aires

Alberto Fernández estuvo en Lomas de Zamora el 22 de julio con Martín Insaurralde como anfitrión y en Almirante Brown con Mariano Cascallares. En La Matanza recién el lunes 29 de julio, dos semanas antes de las PASO. En Merlo había arrancado con Cristina Fernández cuando aún no existía el Frente de Todos. Estuvo también en San Martín el 31 de julio y antes, el 11 de julio, en Hurlingham. En su viaje hacia Rosario, hizo dos paradas en la segunda sección electoral el martes 7 de agosto: Zárate y San Nicolás. Tres años y medio atrás los zarateños votaron masivamente por Daniel Scioli y hasta ganó en ese distrito Aníbal Fernández para la gobernación. San Nicolás es de Cambiemos.

Entre un viaje y otro, Fernández tuvo reuniones y encuentros en Capital; compartió acto con Matías Lammens y concentró reuniones como anfitrión y como visitante en el Senado, con el gremio de La Bancaria en el microcento y con gran parte de los integrantes de la CGT.

La Rioja, disputa con Pichetto

En busca de los votos que también quería Miguel Pichetto Alberto Fernández llegó a La Rioja el 23 de julio. Lo recibió Sergio Casas que se quedó sin chances de reelección. Conciliador, el precandidato a presidente lo juntó con Luis Beder Herrera. Pocos días antes habían hasta volado sillas en un encuentro peronista. Con una parte del peronismo detrás de Miguel Angel Pichetto y de Mauricio Macri, Fernández los necesita unidos. El domingo habrá que prestar atención al resultado.

San Fernando del Valle de Catamarca

La Fiesta Nacional del Poncho es la celebración más importante de Catamarca. Allí estuvo Fernández el 12 de julio. Es la provincia más al norte a la que que llegó. Jujuy se la dejó a Sergio Massa y a Salta no fue todavía. Además de la local Lucía Corpacci estuvieron el tucumano Juan Manzur y el riojano Sergio Casas.

De Reconquista a Rosario, Santa Fe

Antes de viajar a Santa Fe Alberto Fernández se garantizó el apoyo del gobernador electo Omar Perotti. Cristina Kirchner se adelantó y llegó en junio, apenas unos días después del triunfo del candidato a gobernador peronista que oportunamente se tomó unos días de descanso. De todos modos hablaron por teléfono y a CFK la acompañó la vice electa Alejandra Rodenas. Fernández cenó luego a solas con Perotti en su departamento de Puerto Madero. Cuando el 25 de julio desembarcó por primera vez en Santa Fe lo hizo con una agenda organizada por todo el frente peronista que se conformó antes del frente nacional. Fue la garantía del triunfo del senador por sobre el candidato del Frente Progresista al que desplazó del poder. Dos días estuvo Fernández en Santa Fe en su primera visita 36 horasa en la segunda. La primera vez arrancó su recorrida en Reconquista, siguió en Rafaela, la ciudad de Perotti, golpeada por la crisis económica, en Esperanza y finalmente, Santa Fe capital.

A Rosario llegó para el cierre, en su segundo viaje, donde tuvo una intensa agenda con empresarios, representantes de pymes y del sector agroganadero. En la Bolsa de Comercio buscó dejar un mensaje para recomponer el vínculo con el campo y los grandes productores. Espera que Santa Fe le compense al Frente de Todos los votos que Mauricio Macri pueda sacar en la vecina Córdoba. Y que el triunfo de Perotti empuje hacia arriba la fórmula de los Fernández.

Paraná, Entre Ríos

En algunas provincias Alberto Fernández y Mauricio Macri se pisaron los talones. Fue el caso de Entre Ríos donde el presidente estuvo el 29 de julio. El 30 viajó el precandidato del Frente de Todos. Gustavo Bordet, junto con Omar Perotti, es uno de los gobernadores en los que más se apoya el precandidato que desembarcó con la idea de dar vuelta el resultado de una provincia donde a nivel local gana el peronismo pero donde en los últimos años la elección nacional fue para Cambiemos. Es una de las provincias donde, a caballo del contundente triunfo de Bordet en su reelección los Fernández apuestan a sacar ventaja. Necesitan esa diferencia.

Cuatro visitas a Córdoba

Cierre de la campaña en el estadio Orfeo de la ciudad de Córdoba Foto: Gabriela Lescano / Telam
Cierre de la campaña en el estadio Orfeo de la ciudad de Córdoba Foto: Gabriela Lescano / Telam

En Córdoba Alberto Fernández estuvo cuatro veces. La primera fue un viaje de ida y vuelta para entrevistarse con Juan Schiaretti. En la segunda oportunidad estuvo durante dos días. La tercera le impidió acompañar a Cristina Fernández y a Sergio Massa en su reencuentro público cuando la ex presidenta hizo un cierre a la cadena de presentaciones de su libro en Malvinas Argentinas. La cuarta fue el último día de campaña, jueves 8, junto a Massa nuevamente (como en el segundo viaje), a Felipe Solá y hasta Victoria Donda. Buscaron seducir a los desencantados, a los que no quieren a Mauricio Macri pero tampoco querían a Cristina que no pisó la mediterránea en esta campaña.  El PJ local votó presentar lista corta de precandidatos a diputados nacionales y prescindencia para la fórmula presidencial pero Carlos Caserio, presidente del partido, y gran parte de los intendentes, hicieron campaña Fernández-Fernández.

El jueves 8 fue el cierre después del cierre rosarino. Por cuarta vez Fernández pidió a los cordobeses que "me entiendan, olvidemos las rencillas del pasado, no entiendo por qué han ocurrido porque ni siquiera estaba yo allí". Enumeró cierres de fábricas y pérdida de empleo, habló de la caída en la industria automotriz. Schiaretti intentó 'vaciarle' el evento en el Orfeo que estuvo lleno pero sin los intendentes peronistas que lo apoyan pero al mismo tiempo hacen equilibrio a favor de su boleta corta para el Congreso de la Nación.

"Vamos a darles a los cordobeses el lugar que se merecen, vamos a hacer el país federal que soñamos, vamos a hacerlo con todo el país y con Córdoba de pie", gritó Fernández.

Lo últimos minutos los tuvieron a todos en el centro del escenario. Massa quedó entre Gabriela Estévez, jefa de La Cámpora local, y Victoria Donda. Como en Rosario, se oyó a Fito Páez con 'Mariposas tecnicolor'. A la misma hora en Vicente López, Mauricio Macri y María Eugenia Vidal lagrimeaban y cerraban su campaña con Meteoros y su tema 'Decirnos la verdad'.

Seguí leyendo: