Martín Lousteau (48) llega acompañado de China, una cachorra de 4 meses que le regaló uno de sus mejores amigos. La cita es en el Planetario de la Ciudad de Buenos Aires. Le pregunto si está listo para este viaje por los diversos mundos de la política argentina llamado "Políticos en el recreo". Me responde que sí. Comencemos entonces.

-En 2015 y 2017 estabas en el Planeta Opositor, pero en 2019 estás en el Planeta Oficialista. ¿Cómo explicás este viaje interplanetario?

-Algunos te responderían que es la República contra el Imperio, como en Star Wars, pero no creo en esas explicaciones. La verdad es que Juntos por el Cambio se amplió. Yo había dicho que si el espacio se ampliaba iba a estar donde más se me requiriera. Y acá estoy.

-¿Qué cosas del Planeta Larreta no te gustan?

-No me gusta el juego en la ciudad. Y creo que la publicidad oficial tiene que tener un fin; nos tendría que dar información que nos sirva a los ciudadanos.

-Te propongo un "Lousteau for kids". Tenés que responder la siguiente pregunta como si le estuvieras hablando a niñitos y a niñitas de seis años. ¿Por qué querés ser senador por la ciudad de Buenos Aires?

-¿Viste que hay veces que hay cosas que no funcionan como te gustaría? U otras veces cuando se te rompe algo y preguntás: ¿se puede arreglar? Sí, se puede arreglar. Bueno, hay cosas que pasan en el mundo de los grandes que tampoco están tan buenas pero que se pueden arreglar, y por eso quiero ser senador.

Martín Lousteau junto a Horacio Rodríguez Larreta y Rogelio Frigerio (Nicolás Stulberg)
Martín Lousteau junto a Horacio Rodríguez Larreta y Rogelio Frigerio (Nicolás Stulberg)

-¿Sobre qué temas trabajarías si llegás al Senado?

-En relación a la Nación, creo que hay que discutir con mucha más rigurosidad cuáles son las prioridades, en qué se gasta y en qué se debería gastar. Con respecto a la ciudad, hay algo que Buenos Aires tiene que terminar de tener para organizarse por completo, que es recuperar del todo su autonomía. Por ejemplo, hay ciertas cosas de la justicia que tienen que ser transferidas para que se organicen en conjunto con la seguridad.

-¿Cómo evaluás estos tres años y medio de Mauricio Macri como piloto de esta nave nodriza llamada Argentina?

-Esta nave nodriza llamada Argentina es una de las más difíciles en el sistema intergaláctico. Mientras todos van a la velocidad de la luz, y entran como el Halcón Milenario en el hiperespacio (Lousteau hace referencia a la saga cinematográfica de Star Wars), nosotros vamos tipo "tucu-tucu-tucu". Argentina hace medio siglo que crece menos de la mitad de lo que crece el resto del mundo. Ahora, si vos te referís solamente por ejemplo a la economía, la gestión no es buena, pero yo creo que el gobierno heredó una crisis que era asintomática y que no era fácil de resolver.

-Ya que hiciste referencia a Star Wars, ¿vamos hacia La Estrella de la Muerte si seguimos por este rumbo económico?

-(Risas) Espero que venga Luke Skywalker.

-¿Luke quién sería, Alberto?

-¡Pichetto! (Risas). Ahora en serio, creo que hay muchas cosas estructurales que se corrigieron, pero que el rumbo hay que modificarlo.

-¿Qué pensás de la flamante creación de un Servicio Cívico Voluntario, para jóvenes de entre 16 y 20 años que ni estudian ni trabajan, a cargo de Gendarmería Nacional?

-Es un proyecto muy nuevo y es una prueba piloto, por lo cual aún no estoy familiarizado con los detalles. Sí creo que a veces, en lugar de discutir cómo corregimos el Estado a largo plazo, buscamos atajos para una emergencia. A mí me gustaría que todo eso estuviera contenido dentro del sistema educativo y dentro del sistema de asistencia social. Pero te repito, quiero ver más en detalle el proyecto y cuál es el foco al que van a apuntar.

-Si el Gobierno es reelecto, seguramente impulsará una reforma laboral. ¿Cuál es tu posición al respecto?

-Creo que si vos no tenés un crecimiento que sea del 5% o del 6%, es muy difícil impulsar algo así porque la gente se pone en modo defensivo y quiere proteger las cosas. Creo que lo que hay que hacer con la reforma laboral es encontrar aquellos quince o veinte sectores que tienen alto potencial de crecimiento, y particularmente alto potencial exportador, y trabajar sobre algunas cuestiones puntuales. Por otro lado, es cierto que tenemos que modificar ciertas cosas. Argentina tiene convenios colectivos de los 70 con posiciones laborales que ya no existen. Tenemos que adecuar en muchos ámbitos los convenios colectivos a la realidad actual, pero hacerlo para que puedan generar más empleo.

– Estuve stalkeando tus redes sociales. Encontré esta foto, en la que se te ve armando una cama. ¿Es la primera vez en tu vida en la que hacés una actividad manual?

-(Risas) No, la segunda. La verdad es que a mí me gusta entender cómo funcionan las cosas. Siempre creo que puedo arreglar las cosas, pero después me doy cuenta de que no.

-Puede ser tu slogan de campaña: "Martín Lousteau, siempre creo que puedo arreglar las cosas…"

-Pero no…

-Pasemos a La pregunta emoji. Únicamente me podés responder con emojis, no podés utilizar ninguna palabra. Hace poco declaraste: "Estoy a la izquierda del Gobierno, el PRO es un partido de centroderecha". ¿Cómo se hace para ser de centroizquierda en un espacio de centroderecha?

-¿Qué significa esto?

-Peleando, discutiendo, debatiendo. El PRO es un partido de centroderecha, pero en la coalición hay otros espacios como el radicalismo o como la Coalición Cívica.

–¿Que son otros espacios de centroderecha?

-(Risas) No. El radicalismo, como el peronismo, tiene muchas vertientes.

SEGUÍ LEYENDO: