Juan Schiaretti había invitado a Daniel Scioli a ser parte de Alternativa Federal (@danielscioli)
Juan Schiaretti había invitado a Daniel Scioli a ser parte de Alternativa Federal (@danielscioli)

Daniel Scioli y Alberto Fernández se siguieron viendo aún cuando el ex jefe de gabinete había abandonado el espacio K. Después del anuncio de la fórmula que hizo Cristina Fernández se volvieron a ver y hablan por teléfono con frecuencia. Pero el ex candidato presidencial, que el martes por la mañana llamó al precandidato a presidente, espera una conversación con la propia Cristina antes de anunciar que baja su precandidatura.

Scioli, a quien le costó que el kirchnerismo lo aceptara como candidato en el 2015 tras sufrir destratos desde la Casa Rosada, fue el primero en anotarse en la PASO. Esta vez sostuvo su precandidatura incluso tras la presentación de la fórmula Fernández-Fernández. Fue el único que no se bajó formalmete y hasta hace unos días hacía campaña con visitas a distintos municipios bonaerenses.

Técnicamente Scioli aún no dio un paso al costado a pesar de que es vox populi que el kirchnerismo eligió no dividir al electorado. Es una de las razones por las que Sergio Massa desistió de sus aspiraciones y encabezará la lista de precandidatos a diputados nacionales en Buenos Aires. Se especulaba con que se mantenía en campaña para poder negociar un lugar que le dé visibilidad en esta elección. Eso no ocurriría.

Según trascendió desde su despacho en el Congreso, Scioli cree que ya no hay espacio para competir. Una interna sería "inviable" amén de que advierten puertas adentro que "la Junta Electoral ha generado las condiciones para que no haya PASO con reglas de imposible cumplimiento".

Mauricio Macri y Daniel Scioli en el debate presidencial del 2015 (NA)
Mauricio Macri y Daniel Scioli en el debate presidencial del 2015 (NA)

El ex candidato aspiraba a posicionarse fuertemente sobre la base del 49% de los votos que sacó en el balotaje del 2015 y convencido de que se cumplió todo lo que vaticinó en aquel debate previo a la segunda vuelta, cuando Mauricio Macri salió más airoso. Se siente ganador retroactivo y reivindicado en los hechos por la política económica de Cambiemos. Pero Cristina Fernández se lanzó a la carrera presidencial y eligió hacerlo con Alberto Fernández y en sociedad con Sergio Massa.

El diputado nacional teme ser excluido. Tiene poco para presionar en un escenario completamente distinto al que se percibía en marzo cuando presentó su propuesta "Hay otro camino". No tiene compañera o compañero de fórmula, ni tiene listas de candidatos para el resto de los cargos electivos. El dato no es menor, es una señal de que no irá por la PASO.

Conversaciones con los que se fueron

Su amplitud en el diálogo ha sido considerada tanto una virtud como un defecto, según de dónde se lo mire. Lo relegó el propio Néstor Kirchner cuando como vicepresidente se desmarcaba y se reunía con empresarios a los que el entonces jefe de Estado se negaba a recibir. Eso lo ayudó a mostrarse apenas 'distinto'.

Ahora Scioli habla con todos, excepto, desde hace algún tiempo, con Cristina Kirchner. Se reunió con Juan Manuel Urtubey en la Casa de Salta; tiene excelente relación con el jefe de campaña de Roberto Lavagna, Alejandro 'Topo' Rodríguez, ex integrante de su propio gabinete; ha elogiado reiteradamente a Miguel Ángel Pichetto y nunca ocultó su amistad de tres décadas con Mauricio Macri. ¿Podría irse con ellos? La pregunta sonó ayer en algunas tertulias después de que Carlos 'Camau' Espínola, el ex candidato a gobernador correntino, diera el salto.

A mediados de mayo Cristina estuvo en la sede del PJ de la calle Matheu, sitio que no había visitado como presidente, cuando le daba la espalda a las estructuras del partido. Aquel día en cambio posó sonriente con intentendes, autoridades y gobernadores. Scioli, vicepresidente del Consejo Nacional, quedó (o se quedó) casi oculto en el fondo de la imagen.

Hace un mes Cristina Fernández estuvo en Matheu 130. Scioli, vice del partido, al fondo
Hace un mes Cristina Fernández estuvo en Matheu 130. Scioli, vice del partido, al fondo

En ese contexto Scioli habría dicho que quedan cuatro días para el armado de listas y mantiene expectativas. Aún cuando va por la mitad de su mandato, desearía alguna candidatura.

Entre las especulaciones se mencionó la posibilidad de que volviera a cambiar de distrito. De hecho, para ser candidato a gobernador se fue a vivir a La Ñata, aunque hoy reparte su tiempo entre un departamento en Capital con la mamá de su hija más chica, y su casa en Tigre

Alguien dejó trascender que podría o querría ser candidato a senador nacional en la Ciudad. Esa opción fue descartada a Infobae incluso antes de que le dieran ese lugar a Mariano Recalde. En el distrito, como en Provincia, hay muchos sectores con quienes repartir los cargos: el espacio de Victoria Donda, el de Fernando 'Pino' Solanas, Nuevo Encuentro y el frente de Juan Grabois. El acuerdo para que Matías Lammens sea precandidato a jefe de Gobierno y la integración por las listas legislativas y de diputados nacionales generaron rispideces habituales. Todavía hay negociaciones para definir quién se quedará con el primer lugar si Donda o 'Pino' Solanas.

Mientras tanto Scioli conversa con Miguel Angel Pichetto que habría intentado pasarlo del lado de los peronistas del oficialismo. Por ahora niegan en su entorno que tenga intenciones de cambiar de bando. Pero a la luz de las negociaciones disruptivas "todo es posible", agregan.

En el Frente de Todos están más urgidos por terminar de cerrar las listas en los distritos con alguna complicación y en hacer equilibrio para evitar heridos. "Ya van a conversar para sumarlo", aseguran los que ven con buenos ojos que el ex precandidato salga a caminar con los candidatos del neokirchnerismo y tenga espacio en la campaña. A futuro se habla de un ministerio o una embajada.

Pero claro, para eso, el Frente de Todos tiene que ganar la elección.

Seguí leyendo: