Juez federal Alejo Ramos Padilla (Adrián Escandar)
Juez federal Alejo Ramos Padilla (Adrián Escandar)

El presidente Mauricio Macri decidió no elegir al juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla como candidato a ocupar el estratégico Juzgado Federal N° 1 de La Plata, con competencia electoral en toda la provincia de Buenos Aires, pese a haber quedado primero por puntaje en la terna elevada por el Consejo de la Magistratura de la Nación.

En el concurso en el Consejo, el magistrado de Dolores había obtenido 183,5 puntos sobre 200, por el examen escrito y sus antecedentes. Si bien en la entrevista personal su desempeño en las preguntas sobre temas electorales "fue flojo" -según reconstruyó Infobae entre los consejeros que participaron-, su alto puntaje le permitió mantenerse primero en el orden de mérito definitivo, que fue aprobado por el plenario del Consejo el 28 de marzo.

En cambio, seleccionó a Laureano Durán, quien había quedado tercero y es actualmente secretario de la Cámara Penal de la capital bonaerense. Obtuvo 148 puntos en total sobre 200, pero ascendió del séptimo al tercer lugar luego de la entrevista personal.  El Ejecutivo tiene la potestad de elegir al candidato que considere más adecuado de la terna que le eleva el Consejo de la Magistratura. 

Durán ya había sido subrogante de ese Juzgado de La Plata durante las elecciones del 2015 sin que recibiera objeciones por su desempeño de las distintas fuerzas políticas.

El elegido fue Laureano Durán (Adrián Escandar)
El elegido fue Laureano Durán (Adrián Escandar)

Su pliego ya fue enviado al Senado, donde debe obtener el acuerdo de ese cuerpo legislativo por mayoría. Su nombre circulaba como el candidato "favorito" del Gobierno, hasta su confirmación hoy.

El Juzgado Federal Nº 1 de La Plata, al tener competencia electoral, es el que aprueba las inscripciones de los partidos y alianzas partidarias en la provincia, resuelve los reclamos vinculados a las candidaturas, controla el resultado electoral y recibe las denuncias por irregularidades durante las elecciones.

Investigación en su contra en el Consejo

Ramos Padilla tiene a cargo la investigación de presunto espionaje ilegal que involucra, entre otros, al falso abogado Marcelo D'Alessio, al fiscal Carlos Stornelli, a cargo de la causa de los cuadernos de la coimas, y salpica a las diputadas de la Coalición Cívica Elisa Carrió, Paula Olivetto y Mariana Zuvic.

Por su exposición pública en la Cámara de Diputados en la que expuso detalles de esa investigación, el Gobierno pidió su juicio político por "pérdida de imparcialidad", "haber roto del deber de reserva" de un magistrado, y por adjudicarle "una intencionalidad política".  Lo hizo a través de una presentación del representante del Poder Ejecutivo, Juan Bautista Mahiques.

La denuncia derivó en la apertura de un expediente en su contra, del cual Ramos Padilla ya fue notificado. Se sumó otro a  partir de una denuncia de Elisa Carrió, Mariana Zuvic y Paula Oliveto, por las escuchas a presos kirchneristas.

 

Vacante desde 2009

El Juzgado Federal Nº 1 de La Plata está pendiente de cubrirse desde la muerte de Manuel Blanco en septiembre de 2009. El kirchnerismo impulsó la permanencia de Durán como subrogante en 2015, pero no lo logró. El cargo fue ocupado en forma provisoria por la jueza federal María Servini, con competencia electoral en la Capital, hasta diciembre de 2016 cuando renunció en forma indeclinable, tras acusar al oficialismo de querer “apretarla” con el cargo que tiene su hijo, Juan Cubría, a cambio de que dejara la subrogancia.

Fue reemplazada por el juez de La Plata Adolfo Ziulu, hasta completar su subrogancia el 31 de marzo de 2017. En abril de ese año asumió como subrogante por el juez federal de Tres de Febrero Culotta, que contó con el visto bueno del macrismo. Este magistrado, integrante de Consejo de la Magistratura por la lista Compromiso Judicial de los jueces, volvió a su distrito al terminar la subrogancia en noviembre de ese año, ya concretadas las últimas elecciones legislativas.

Desde esa fecha, al juzgado lo subroga Ziulu, quien probablemente esté en el cargo durante las próximas elecciones, dependiendo del tiempo que demore el Senado en aprobar el pliego. Todo indicaría que es muy difícil que lo haga antes de las PASO, o incluso, antes de las generales de octubre.