El presidente publicó un comentario sobre la festividad judía y pidió por “seguir trabajando juntos en beneficio de una Argentina mejor para todos”.
El presidente publicó un comentario sobre la festividad judía y pidió por “seguir trabajando juntos en beneficio de una Argentina mejor para todos”.

El presidente Mauricio Macri envió hoy un saludo a la comunidad judía por el inicio del Pésaj, las denominadas pascuas judías que conmemoran la salida de Egipto del pueblo hebreo, liderado por el profeta Moisés.

"En el atardecer del día de hoy los judíos comenzarán a celebrar la Fiesta de la Libertad, a todos ellos les envío mis más cálidos saludos y el deseo de que sigamos trabajando juntos en beneficio de una Argentina mejor para todos", señaló el mandatario.

Los judíos religiosos toman el Pesaj, o pascua judía, la historia bíblica sobre la ida de Egipto como un hito sobre la conciencia de los descendientes de Jacob, con su identidad entendida en términos de nación libre y provista de una Ley, que fue legada por Moisés.

La festividad comienza en el día 14 del mes hebreo de Nisán, y dura siete días, y en la celebración está prohibida la ingestión de alimentos derivados del trigo, cebada, centeno, avena y espelta, pero en su lugar se acepta matzá o pan ácimo.

El presidente Macri viajó a la ciudad cordobesa de Alta Gracia para celebrar las pascuas cristianas junto a su esposa Juliana Awada y la hija de ambos, Antonia.

Adriana escribió una carta a Macri el año pasado y él la visitó. Esta semana volvió a verla para comunicar las nuevas medidas económicas para “aliviar” el aumento del costo de vida.
Adriana escribió una carta a Macri el año pasado y él la visitó. Esta semana volvió a verla para comunicar las nuevas medidas económicas para “aliviar” el aumento del costo de vida.

El jefe de Estado está alojado en el country Potrerillo de Larreta, un barrio de 170 hectáreas ubicado en las Sierras chicas cordobesas, donde alquiló una casa. El predio cuenta con cancha de golf de 18 hoyos y una hostería boutique exclusiva.

Después de los anuncios del paquete de medidas anti crisis, tras la divulgación del índice de inflación que superó el 4,7 por ciento -la más alta del año-, Macri se ocupó de un asunto por fuera de la actividad política y económica. Llamó a los padres de Oliver Miranda, su ahijado de 14 meses que lucha por su vida tras ser atropellado por una camioneta mientras jugaba en la vereda de su casa.

Seguí leyendo: