Lanzó un partido y presentó su nuevo logo. Pero lo que más sorprendió de Felipe Solá por estos días fue su giro comunicacional. Cualquiera que se asome por las redes sociales podrá observar los flamantes guiños del diputado de 68 años a las franjas más jóvenes de la sociedad.

Acaso el mejor ejemplo fue la respuesta a una militante que le venía reclamando por tuit "un gran skere para la unidad del campo popular". Skere es una deformación del inglés "Let´s get it" que se traduce como "vamos a conseguirlo".

Solá le contestó que todavía está familiarizándose con la palabra skere y que le podía llevar un tiempo modernizarse. Pero remató, pícaro: "Por ahora puedo decirles que la unidad avanza ATR". Es decir, se valió de ATR, una sigla que las nuevas generaciones utilizan en los espacios digitales (y que quiere decir "a todo ritmo") para mostrar complicidad.

El ocurrente diálogo incluyó la palabra millennial, que se utiliza para definir a las personas nacidas entre 1980 y 2000. En el equipo de comunicación del diputado aseguran que no hay una impostación del candidato sino una adaptación de su añejo estilo al lenguaje del siglo XXI.

El momento de inflexión fue hace un mes, cuando salió a responder un tuit que mostraba nueve fotos suyas junto a aliados de distintas etapas políticas: Cafiero, Menem, Duhalde, Ruckauf, Kirchner, Cristina, Scioli, De Narvéz y Massa. "Lo importante del poliamor es blanquearlo con tu pareja. No hacerlo por atrás como los políticos que se reúnen de trampa. Ah, y el call center se olvidó de mi foto con Macri", fue su irónica devolución.

El término poliamor no estaba en su firmamento pero por esos días lo hizo popular Florencia Peña. La actriz intentó con ese rótulo, que alude a la mentalidad abierta de ciertas parejas modernas, relativizar el engaño de su compañero de ruta con otra mujer.

A los ojos de Solá, el tuit del collage fue viralizado por trolls del gobierno. Por eso en su respuesta resaltó la ausencia de un retrato suyo con Macri, con quien selló una alianza para los comicios del 2009 . Como en el judo, utilizó así la fuerza del oponente (en este caso la fuerza de un "tuit del enemigo") en contra de sí mismo.

Según Juan Courel, encargado de la estrategia comunicacional, las herramientas digitales son claves para el objetivo de convertir al aspirante presidencial en la prenda de unidad de toda la oposición, y para que esa etiqueta —tratándose de alguien sin estructura ni despliegue territorial, y que además no representa a un ningún sector específico del PJ— sea su principal atributo.

No es casual que el nuevo interbloque que presentó esta semana en el Congreso, junto a Victoria Donda y los legisladores del Movimiento Evita, se llame Red por Argentina (RedxArg): un nombre que remite a su propósito de articular todas las vertientes antigubernamentales, incluidas las del PJ. Hace bastante tiempo afirma que "el que trabaja para que haya dos peronismos trabaja para Macri", en una clara defensa de la participación de Cristina Kirchner en el armado electoral.

A través de un video en su cuenta de Instragram, el actor Pedro "Pepe" Rosemblat graficó mejor que nadie la idea de Solá. "La unidad es como organizar un asado porque cada uno tiene que llevar algo. Algunos llevan la bebida, otros el pan, otros la ensalada, otros el postre. ¿Qué es lo más importante para hacer un asado? La carne ¿Quién en la oposición tiene la carne necesaria para hacer una asado? No hace falta ni decirlo. Ella (Cristina) pone la carne pero hay algunos que dicen: ´¡No! ¡Nosotros queremos comer la carne pero no que vos te sientes!´. O sea, le dicen: ´Traé la carne y andate nomás, no te quedes en la mesa´. Ahí es cuando ella se calienta y dice: ´No seas pelotudo porque te vas a quedar con la ensaladita solo".

Rosemblat se hizo conocido haciendo humor como "El cadete" en el programa de Roberto Navarro. En twitter se lució bajo el seudónimo El Pibe Trosko. A Solá le gustaría tenerlo en su equipo de trabajo, en el que ya participa como community manager Santiago Reboreda. Estima que "Pepe" lo ayudaría a profundizar el perfil que viene mostrando en las redes, el de un candidato moderno y corrosivo, lejano a la "prolijidad" de Cambiemos y a la "previsibilidad" de algunos sectores de la oposición.

De hecho, con esa lógica, y aprovechando la celebración del Día Mundial de los Animales, el 4 de este mes presentó en sociedad a su mascota: una chancha de la que se valió para criticar la política de ajuste. "Esta es Pelota. Vive en casa, es peronista y está favor del consumo interno: se come todo lo que encuentra adentro", escribió en Twitter colgando la imagen de la cerdita.

"Ojo, el objetivo no es hacer ruido. No buscamos ser un trending topic (tema de tendencia) porque un trending topic dura 30 minutos, nada más. Lo que buscamos es relevancia, que te recuerden, aprovechando Twitter o Instagram, por donde Felipe se puede vincular con la juventud sin hacerse el joven", explicaron en el entorno del diputado.

Pese a que las nuevas generaciones, portadoras del mayor descontento político, ya no se informan por los medios tradicionales, el aggiornamiento de Solá no está dado únicamente por el lugar donde se vehiculiza el mensaje (sea internet o las aplicaciones de celular) sino también por la capacidad de reacción frente a un error no forzado, particularmente en tiempos donde todo es inmediatez.

En ese sentido, está el ejemplo de la foto que viralizó el interbloque RedxArg con sus integrantes cruzando la avenida Rivadavia. Nadie se percató que en la captura, con la que buscaron presentarse en sociedad, el semáforo peatonal aparece en rojo.

En las redes comenzaron a cuestionar a Solá y compañía por ese primer mal paso. Pero el diputado subió rápidamente un video de la misma escena en modo boomerang (donde la imagen avanza y retrocede) para demostrar que al siguiente cuadro la figura del hombrecito cambia del rojo al blanco.

Y para reforzar el mensaje, acompañó el video con un texto en clave de humor. "Parece que nos pidieron el VAR. Sigue el partido", escribió en jerga futbolera y otra vez atento a las nuevas tecnologías, en este caso aplicadas al deporte.

Habrá que ver si con la reciente incorporación de César Gazzo Huck al staff, Solá la de una nueva vuelta de tuerca a la comunicación. Este consultor trabajó como jefe de la campaña digital de "Scioli-Presidente" en el 2015, en un equipo en el que Courel se encargaba de los discursos y la creatividad publicitaria.

De aquellos tiempos, Gazzo Huck cuenta una anécdota desopilante sobre la resistencia de un intendente del Frente para la Victoria a realizar proselitismo en las redes. "Yo le planteaba que no lo veía en internet, en la tele, en la calle, mientras que sí veía a todos los candidatos de la oposición. Y él me contestaban: ´Pibe ¿vos viste que la milanesa de carne se venda en la tele? Se vende la milanesa de soja, que nadie quiere comprar. Yo soy milanesa de carne, a mí la gente me compra por la gestión´".

El final del relato es previsible: el intendente en cuestión, del que nunca se supo el nombre, cayó derrotado. Nunca quiso adaptarse a las nuevas tecnologías. Y terminó perdiendo ante la milanesa de soja.

Amén del debate que genera la real incidencia del marketing en un resultado electoral, a Solá no se le puede reprochar falta de predisposición. Tanto, que aunque la competitividad de su candidatura es aún incierta, no duda en declarar ante los suyos que está "en modo diablo", una estado de ánimo que en la era analógica solía describirse con la frase "estoy con las pilas cargadas".

Seguí leyendo: