Desde el Centro Asistencial Universitario (CAU) de la Universidad de San Martín, el Laboratorio de Tecnología Asistiva y Realidad Virtual realiza una importante investigación sobre el impacto del uso de videojuegos en la rehabilitación de pacientes.

Infobae conversó con Juan José Aranda, el terapistas ocupacional a cargo del equipo interdisciplinario que utiliza la tecnología para estimular la plasticidad neuronal. Por medio de las herramientas que posibilitan la realidad virtual inmersiva y las consolas, generan un ambiente lúdico que favorece la capacidad de las neuronas de establecer nuevas interconexiones que sustituyan las deficiencias generadas por una lesión o enfermedad

-¿Qué es la terapia ocupacional?

Es una profesión de la salud que busca el bienestar de las personas a través de la ocupación. Esto abarca todas las distintas estampas de la vida, desde el nacimiento hasta el momento de la muerte, uno puede intervenir para buscar el bienestar del paciente

-¿La tecnología está abriendo nuevos caminos en temas de la salud?

Si, la tecnología es hoy una herramienta fundamental para nosotros. No podemos negar que, en realidad, está inmersa en todos los aspectos de nuestra vida. Pero particularmente en nuestra actividad es un gran vehículo para agilizar los procesos.

-¿Cómo están trabajando desde el laboratorio de la USAM?

Tenemos dos áreas fundamentales. Una es el de tecnología asistiva: que nos permite el acceso a las computadoras y a los distintos sistemas a través de interfaces, que son medios para llegar a algo. Por otro lado, también trabajamos mucho con realidad virtual.

-Un ejemplo de cómo la utilizan…

A la realidad virtual la disponemos en dos formatos. Una es la inmersiva, que es la que usamos cuando nos ponemos los cascos y los guantes con sensores y, por otro, la realidad virtual no inmersiva que es generalmente la que usamos con videojuegos diseñados para ayudar en la rehabilitación. Actualmente utilizamos varias consolas comerciales que adaptamos a las necesidades de nuestros pacientes.

“Lo maravilloso es que el paciente se olvida realmente del problema porque está en un ambiente lúdico que permite la motivación”

-Contame sobre casos concretos y cómo los pacientes aceptaron estos tratamientos que son más nuevos

Es así, es un tratamiento nuevo, como vos decís, pero en ningún caso sustituye al profesional, sino que es una herramienta más que él utiliza en la rehabilitación y que no va dejar totalmente afuera a lo más tradicional. Nosotros trabajamos mucho con pacientes con secuelas de ACV, hemiplejias, falta de movimiento, disminución de las fuerzas, problemas con el equilibrio y en el marcha. Como profesional uno debe entender que la persona a la que se está tratando puede encontrarse en una situación de estrés o de depresión porque está enfrentándose a una situación nueva. Imagínate lo que se debe sentir cuando por años hiciste una vida totalmente normal y de repente, a raíz de una enfermedad o de un accidente, ves cambiada tu vida.
Nosotros ingresamos fuertemente, y de un primer momento, con lo que son las consolas de videojuegos con captura de movimiento (no la tradicional con el joystick). De esa manera incorporamos a todo el cuerpo afectado que tiene una disminución de fuerza o de movimiento a un juego, a algo divertido. Lo maravilloso que pasa aquí es que el paciente se olvida realmente del problema que lo aqueja porque está en un ambiente lúdico que permite la motivación.

-¿Se puede personalizar y adaptar está tecnología a cada paciente y patología?

Exacto. Esto va muy de la mano con el fundamento sobre el que basamos nuestra práctica que es la plasticidad neuronal, que es esa capacidad extraordinaria que tiene el cerebro humano de adaptarse a los nuevos cambios. A veces tienen que ver con una enfermedad, con una patología donde, quizás unas neuronas pueden suplir la función de otras que fueron afectadas por la problemática.

El CAU ofrece servicio gratuito a personas sin cobertura social y formación a profesionales de salud que estudian en la USAM

-¿Lo están utilizando también para el lenguaje?

Lo estamos utilizando para habilidades motrices, para el lenguaje y para todo lo que son patologías vinculadas con la visión. Son herramientas que uno puede en el consultorio, que provocan cambios. Hay muchísimo por investigar todavía porque todo es muy nuevo. Nosotros en la USAM y en el laboratorio de tecnología estamos innovando constantemente. Estamos evaluando, probando, analizando e investigando.

-¿Creés que la tecnología vino a hacer una disrupción en la forma en la que ustedes trabajan?

Absolutamente. Creo que es un cambio de paradigma. Desde hace muchos años venimos trabajando con distintos modelos médicos o más sociales. Pero acá se está abriendo el juego a algo totalmente nuevo donde todavía se está probando todo. Aún falta mucha investigación pero queremos ser pioneros en esto, queremos ser referentes en esto y logramos serlo a nivel nacional.

-El resto de los profesionales que intervienen en una rehabilitación ¿Cómo reaccionan frente a estas herramientas, tan útiles, pero que vienen a cambiar la forma en la que están acostumbrados a trabajar?

Es muy cierto. Pero por suerte los profesionales están empezando a entender que ya no se puede negar a la tecnología, que avanza cada vez más y más rápido y que, lo mejor que podemos hacer es aprovechar esas herramientas y aprender a incorporarlas a los tratamientos y nuestros procedimientos. Nosotros nos caracterizamos por el trabajo en equipo: un paciente que ingresa en el centro es evaluado por todos los profesionales, desde el médico neurólogo, el fisiatra, los terapistas ocupacionales, kinesiólogos, fonoaudiólogos, psicólogos, hasta nutricionistas. Lo interesante es que no nos quedamos sólo con el equipo de salud – que ya es muy amplio – sino que, además, hemos incorporado también a gente que viene del mundo del desarrollo de software. Ellos tienen la parte técnica y nosotros la médica, asistencial y el resultado es un grupo de trabajo muy potente del que resultn cosas muy interesante en beneficio del paciente.

“Pronto vendrá un nuevo concepto que será la ‘telerehabilitación’ o la ‘telemedicina'”

-Como para tomar dimensión del aporte ¿Estas nuevas tecnologías les permiten llegar a un nivel en el tratamiento o a una velocidad de resultados que sin ellas no sería posible?

Ese es un punto fundamental, porque hay dos aspectos esenciales: uno tiene que ver con la motivación, con ese motor que tiene uno y que lo lleva a lograr el éxito en menor tiempo. Pero también en lo que es la adherencia al tratamiento, que está indirectamente relacionado con lo que vos decís. Porque un paciente que no deja sus terapias, que asiste a todos los turnos, también acelera y mejora las posibilidades de lograr esos objetivos que tenemos dentro del equipo. Es muy importante. Estas tecnologías, al ser divertidas y agradables de utilizar, fomentan que el paciente quiera asistir y dedicarse todo el tiempo que el profesional le solicita.

-¿Se puede utilizar también en el domicilio del paciente?

Estamos trabajando en eso. Pronto vendrá un nuevo concepto que será la "telerehabilitación" o la "telemedicina". Esto significa que el paciente, desde su casa, con los dispositivos y el software adecuados va poder seguir las instrucciones impartidas por el equipo de profesionales a cargo de su rehabilitación a partir de una evaluación inicial. Igual hay que aclarar que siempre va ser necesaria la relación paciente-terapeuta. Pero pensemos en un paciente que vive lejos y que pueda tener la posibilidad de venir a hacer una evaluación inicial pero que después pueda seguir desde su casa las indicaciones del tratamiento. Así, no sólo va a poder hacer los ejercicios desde su casa, sino que además el profesional va a contar con la posibilidad de ir haciendo todo un monitoreo de forma remota y en el momento que lo desee, y controlar si el paciente hizo los ejercicios o no, si los llevó a cabo en forma correcta y si hay alguna cosa que ajustar. Toda la información referida al tratamiento y a la evolución va a estar volcada en la nube y accesible de forma remota.