Huallamarca, la huaca para todas las clases sociales en el Perú prehispánico: fardos funerarios con ‘falsas cabezas’ se hallan en San Isidro

Este sitio arqueológico tiene sus raíces en las culturas precolombinas que habitaron la región. Cada adobe y piedra de su estructura milenaria narra las historias de las civilizaciones que florecieron mucho antes de la llegada de los ‘rascacielos’ y las bulliciosas avenidas que hoy la rodean

Guardar

Nuevo

Este sitio arqueológico tiene sus raíces en las culturas prehispánicas que habitaron la región. (Museo Sitio Huaca Huallamarca / thearchaeologist.org)
Este sitio arqueológico tiene sus raíces en las culturas prehispánicas que habitaron la región. (Museo Sitio Huaca Huallamarca / thearchaeologist.org)

En medio del desarrollo urbanístico de la ciudad de Lima, un tesoro arqueológico ha logrado mantenerse intacto: una huaca que se alza imponente como testimonio de tiempos ancestrales. A pesar de los desafíos que presenta el constante crecimiento de la metrópoli, este bien patrimonial ―ubicado en el exclusivo distrito de San Isidro ha soportado el devenir de los años.

Cada adobe y piedra de su estructura milenaria narra las historias de culturas prehispánicas que florecieron mucho antes de la llegada de los ‘rascacielos’ y las bulliciosas avenidas que hoy la rodean. Se trata de la huaca Huallamarca, uno de los cientos de sitios arqueológicos que embellecen la ‘Ciudad de los Reyes’ y que aporta al área una dosis de misterio.

El contraste entre la huaca y sus alrededores es asombroso. Mientras que San Isidro se caracteriza por modernos edificios y avenidas llenas de vida y movimiento, la huaca permanece como un remanso de historia y tranquilidad en medio del ajetreo urbano. La armonía entre el pasado y el presente se manifiesta de manera tangible: la huaca, con su sobria simplicidad y su aura de misterio, frente a la sofisticación y ritmo vertiginoso de la vida contemporánea.

Vista panorámica de la huaca Huallamarca. (thearchaeologist.org)
Vista panorámica de la huaca Huallamarca. (thearchaeologist.org)

La huaca Huallamarca, un vistazo a su historia

La huaca Huallamarca, un antiguo sitio arqueológico ubicado en el distrito de San Isidro, Lima, tiene sus raíces en las culturas prehispánicas que habitaron la región. Cuenta la historia que esta locación fue un centro ceremonial y funerario construido por la cultura Pinazo, alrededor del siglo III a.C. Sin embargo, a lo largo del tiempo, otras culturas preincaicas como la Lima, Wari y la Ichma también dejaron su huella en la huaca, adaptándola para usos variados, incluyendo sitios para entierros.

Este templo antiguo sufrió varios cambios a medida que fue reutilizado y remodelado por las diferentes culturas que lo habitaron. A partir del siglo XV, cuando el Imperio inca expandió su dominio por la región, la huaca fue abandonada y quedó cubierta por la erosión. No fue hasta el siglo XX que se redescubrió y comenzó su proceso de restauración.

Respecto al redescubrimiento del bien patrimonial, Aranzazu Hopkins, directora Museo de Sitio Huallamarca, dio declaraciones a TV Perú. “Arturo Jiménez Borja se involucra y logra que Huallamarca sea un espacio reconocido como patrimonio de la ciudad. Él construye una sala de exposiciones, una pequeña oficina para que esté en conexión con el sitio que seguía siendo excavado. El etnólogo encontró la huaca bastante destruida; la habían usado de ladrillera”, sostuvo.
El Museo de Sitio Huallamarca es uno de los primeros del Perú. (museos.cultura.pe)
El Museo de Sitio Huallamarca es uno de los primeros del Perú. (museos.cultura.pe)

El trabajo de Jiménez Borja sucedió en 1958, año en el que llevó a cabo labores de conservación con el fin de preservar el área del crecimiento urbano del lugar. Precisamente fue él quien realizó varias suposiciones respecto a las características originales del sitio, lo que llevó a modificaciones sustanciales.

En ese sentido, la investigadora Hopkins señaló que el etnólogo Jiménez tuvo como referencia el sitio arqueológico de Pachacama cuando reconstruyó la huaca. Lo cierto es que el bien patrimonial tiene una estructura trapezoidal, tres plataformas y una rampa central, diseño que dista mucho de la forma original.

Antes de los trabajos de conservación del siglo XX, la huaca Huallamarca había perdido gran parte de su diseño y estructura original debido al abandono y la erosión. Originalmente, el sitio era una gran pirámide de adobe escalonada con una serie de plataformas superpuestas, formando una estructura trapezoidal imponente. Contaba con rampas de acceso y patios ceremoniales en su cima, donde se realizaban actividades rituales. Sin embargo, antes de ser restaurada, estas características estaban casi ocultas bajo capas de tierra, y muchas de sus partes fueron dañadas por las inclemencias del tiempo.

Gran parte de la huaca ha sido diseñada por Arturo Jiménez Borja. (tvrobles.lamula.pe)
Gran parte de la huaca ha sido diseñada por Arturo Jiménez Borja. (tvrobles.lamula.pe)

Un sitio arqueológico para todos

En las huacas prehispánicas, se solía enterrar a personas de élite como gobernantes, sacerdotes y guerreros destacados. Estos sitios funerarios eran considerados sagrados y eran cuidadosamente construidos para honrar a los difuntos y asegurarles un viaje seguro al más allá. Las tumbas eran adornadas con ofrendas, que incluían cerámicas, joyas, textiles y otros objetos de valor. Esto reflejaba el estatus social y la importancia de los enterrados.

Sin embargo, la huaca Huallamarca no era un sitio exclusivo para la élite. Es sabido que sus estructuras sagradas servían como cementerios comunitarios donde se inhumaban tanto a gobernantes y sacerdotes como a miembros comunes del pueblo. De esto dio cuenta Claudia Villa, arqueóloga y curadora del Museo de Sitio Huallamarca, en el canal de YouTube Sobre Huacas.

“En Huallamarca no solo se han enterrado personajes con estatus, también (hay personas de diversas) poblaciones. (...) En el cementerio hay cuerpos muy simples, pobres, con una cerámica reutilizada. Estamos viendo que esta huaca fue un sitio importante para toda la población”, señaló.
Fardos funerarios de la huaca Huallamarca. (apuntesdearquitecturadigital)
Fardos funerarios de la huaca Huallamarca. (apuntesdearquitecturadigital)

Gracias a las investigaciones arqueológicas se ha podido conocer que los individuos fueron enterrados en posición extendida, con las manos sobre la pelvis y envueltos en tela de algodón. Estos cuerpos eran colocados sobre camillas de carrizo, junto a ofrendas de alimentos y piezas de cerámica de los estilos Lima Tardío y Nievería, ubicadas a la altura de la cabeza.

Con el pasar del tiempo, la práctica funeraria evolucionó a la utilización de fardos funerarios con falsa cabeza. Estos fardos contenían individuos en posición acurrucada, envueltos en múltiples capas de tela rellenas con algodón. Acompañaban estos cuerpos diversos objetos como herramientas de textilería, instrumentos musicales, herramientas de labranza, vasijas de cerámica polícroma, mates, y alimentos, todo cubierto con una empalizada de cañas.

La falsa cabeza de los fardos funerarios

En los fardos funerarios hallados en la huaca Huallamarca, una característica es la inclusión de falsas cabezas confeccionadas con diversos materiales, como madera y textiles. Estos objetos tenían una función simbólica y representativa, ya que buscaban mantener la identidad del difunto incluso después de la muerte.

Las cabezas falsas eran cuidadosamente elaboradas para representar las facciones y rasgos del individuo, siendo una manera de preservar la memoria y el estatus social de los enterrados. Además, estas servían como una muestra de respeto y honor hacia los muertos.

Sobre este tema en cuestión, la arqueóloga Claudia Villa dijo lo siguiente: “Estas falsas cabezas pueden haber sido de madera tallada, que representan a las fases más tempranas, como Wari”.
Falsa cabeza esculpida que representa un rostro humano, elaborada en madera o tela. El tallo se utiliza para insertarla en el fardo funerario. (Museo Sitio Huaca Huallamarca)
Falsa cabeza esculpida que representa un rostro humano, elaborada en madera o tela. El tallo se utiliza para insertarla en el fardo funerario. (Museo Sitio Huaca Huallamarca)

La huaca Huallamarca, ubicada en el corazón de San Isidro, es un tesoro arqueológico que ha resistido el paso del tiempo y ha sido clave para comprender la riqueza cultural de las sociedades prehispánicas que habitaron Lima. Desde la creación del museo de sitio el 11 de agosto de 1960, este recinto, administrado por el Ministerio de Cultura, ha expuesto una impresionante colección de materiales recuperados de contextos funerarios, incluyendo fardos, cerámicas, instrumentos textiles, agrícolas, musicales y alimentos.

Entre 1991 y 1993, las excavaciones arqueológicas dirigidas por la arqueóloga Clide Valladolid desenterraron aún más secretos de este lugar sagrado. Este patrimonio es un valioso centro de conocimiento y educación, subrayando la importancia de proteger y valorar nuestra historia cultural.

Guardar

Nuevo