Controlar nuestro sistema cardiovascular durante el embarazo (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)
Controlar nuestro sistema cardiovascular durante el embarazo (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

Durante los meses de gestación, pareciera que el único corazoncito que importa es el de nuestro hijo. Todo el foco está puesto en si se escucha en las ecografías, y en cómo se desarrolla. Pero…. ¿qué sucede con el nuestro? Comprender su funcionamiento en esta etapa es igual de importante y esencial.

Adaptación natural

Como explica el cardiólogo Néstor Pérez Baliño, durante el embarazo se produce un aumento de la cantidad de líquido circulante (volemia) en la sangre, porque ahora en nuestro cuerpo se encuentra nuestra sangre y la de nuestro bebé, que va creciendo.

Este líquido produce un estado de mayor vasodilatación (incremento del diámetro interno de los vasos sanguíneos), que se adapta en arterias y venas, y se traspasa a nuestro hijo a través del cordón umbilical. Por todo esto es que nuestro corazón, si bien no se va a transformar ni va a cambiar, sí se va tener que adaptar, y tendrá que seguir adaptándose semana tras semana.

Evitar el exceso de sal, controla el peso, practicá actividad física son indispensables para el cuidado del corazón. (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)
Evitar el exceso de sal, controla el peso, practicá actividad física son indispensables para el cuidado del corazón. (Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá)

Prevenir antes que curar

Para controlar que nuestro corazón bombee bien y no se presente ningún déficit que produzca alguna insuficiencia cardíaca, se realizan exámenes durante toda la gestación, donde se controla la presión arterial y posibles factores de riesgo como el tabaquismo, la obesidad y la diabetes. Algunos de ellos son:

*Control de presión arterial en cada visita al obstetra.

*Un electrocardiograma por única vez.

*Un examen de laboratorio para medir la glucemia.

*También, se adiciona la recomendación de no fumar y de mantener el peso a raya a partir de una nutrición adecuada.

"Hay que estar atentos al desarrollo de estos factores, ya que los ambientes poco saludables también pueden impactar y aumentarlos, siendo potenciales desencadenantes de la enfermedad cardiovascular", señala el cardiólogo.
A lo largo del embarazo, el obstetra realiza al menos cuatro controles y, en función de los resultados obtenidos, indicará el tratamiento a seguir para corregirlos en el caso de que no se encuentren dentro de los niveles normales.

Los tratamientos dependerán del factor de riesgo que se presente y de cada persona, ya sea en caso de presión alta, diabetes, sobrepeso o su
disminución. "Estudiar el comportamiento de la presión arterial es fundamental, ya que cualquier paciente sin antecedentes puede aumentar sus niveles normales generando enfermedades como la preeclampsia (o eclampsia)", indica el médico.

Durante toda la gestación se controla la presión arterial y posibles factores de riesgo como el tabaquismo, la obesidad y la diabetes.

Cuidados del corazón

*Evitá el uso excesivo de sal, ya que puede generar edemas o aumento en la volemia.

*Chequeá tu presión arterial, para evitar la hipertensión.

*Controlá tu peso corporal: un aumento normal sería de 9 kilos durante todo el embarazo. Un incremento de los límites normales puede aumentar el riesgo cardiovascular y traer trastornos al bebé.

*No fumes ni tomes alcohol.

*Practicá alguna actividad física suave con el consentimiento y aprobación de tu obstetra.

Por Paula Germino / Asesoraron: Dr. Néstor Pérez Baliño, cardiólogo, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina, M.N. 38.399 y Dr. Ignacio Pérez Tomasone, obstetra, coordinador médico del Departamento de Obstetricia y Ginecología de Hálitus Instituto Médico, M.N. 114.408.

SEGUÍ LEYENDO: