Elevar las piernas un método para aliviar la hinchazón. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Elevar las piernas un método para aliviar la hinchazón. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Estás disfrutando el embarazo a pleno, viviendo cada momento de manera particular. Y ahora el verano que ya comenzó, tus pies y piernas comienzan a hincharse cada vez más. Tranquila. Es normal, y se puede manejar.

Causas

Como explica el obstetra Mario Romeo, la hinchazón en pies y piernas (conocida como edema), ocurre cuando se acumula demasiado líquido en los tejidos. Esto, durante el embarazo, puede suceder por dos razones:

*Los cambios en las propiedades de la sangre hacen que se acumule algo de líquido en los tejidos (Hipoalbuminemia).

*El útero, cada vez más grande, ejerce presión en las venas pélvicas y en la vena cava (la más grande que está en el costado derecho del cuerpo, y que transporta la sangre desde las extremidades inferiores hasta el corazón). Esto hace que la sangre circule más despacio, y que el fluido de las venas se retenga en los tejidos de los pies y tobillos.

Hábitos que ayudan

El profesional aconseja entonces, seguir estas recomendaciones para evitar las molestias y reducir la hinchazón:

*Mantené las piernas elevadas: En el trabajo, por ejemplo, podés aprovechar algún banquito para apoyar las piernas extendidas, y en casa colocate boca arriba con las piernas encima de un almohadón alto. De esta manera, la circulación de la sangre mejora, disminuyendo así los edemas.

*Acostate sobre el lado izquierdo del cuerpo: Ayuda a descomprimir la vena cava que se encuentra del lado derecho.

*Caminá unos minutos cada una hora: Estar mucho tiempo sentada o parada y cruzar las piernas afecta a la circulación. También mantené siempre que puedas, las piernas estiradas.

*Evitá las prendas ajustadas: Ya sea pantalones, remeras, medias, ropa interior y todo lo que pueda ejercer una presión sobre el cuerpo y optá por ropa holgada y calzado cómodo.

*Dejá de lado la comida muy pesada: Como las frituras o "chatarra", y elegí menús livianos.

*Tomá agua: Abundante líquido, agua preferentemente. Se necesitan más de 3 litros de agua por día para reponer electrolitos que se van perdiendo por la orina o sudor. La embarazada casi más que cualquier otra persona necesita tener un correcto nivel de hidratación.

*Hacé actividad física: Durante el embarazo, actividades aeróbicas de bajo impacto y caminatas largas son las más recomendadas.

Por Gloria Kaspar / Asesoró: Dr. Mario Romeo, obstetra del Sanatorio Modelo de Caseros, M.N. 64.000.

 

LEA MÁS: