La selección argentina según Wanda Nara: "Debe llegar un técnico con carácter y no dejarse presionar ni influenciar por nadie"

Wanda Nara habla de la selección argentina (Foto: Christian Beliera/GENTE)
Wanda Nara habla de la selección argentina (Foto: Christian Beliera/GENTE)

El Mundial de Rusia ya pasó, Jorge Sampaoli quedó desafectado de la Selección y la AFA está en plena búsqueda de su reemplazante. En medio del barullo mediático típico luego de otra frustración mundialista, Wanda Nara se refiere a la situación de Mauro Icardi en el equipo nacional.

–¿Cómo se sintió Mauro al no ser convocado para la Selección?

–Para él no fue una sorpresa que Sampaoli no lo haya llamado, porque sabía que había otros jugadores que merecían despedirse de la Selección jugando otro Mundial.

–Después de ver tanto fútbol y ser representante de Mauro, ¿cómo viste a la Selección?
–Mal. Pasa que es un grupo cerrado que necesitaba tener otra oportunidad. Para que cambie realmente debe llegar un técnico con fuerza y carácter de tomar sus propias decisiones y no dejarse presionar ni influenciar por nadie, porque todos queremos ver a Argentina campeón.

La Selección es un grupo cerrado que necesitaba tener otra oportunidad, pero para que cambie debe llegar un técnico con carácter que no se deje influenciar

–¿Como creés que hubiese jugado la Argentina con Mauro en el equipo?

Yo le dije a Sampaoli que Mauro es importante dentro de la cancha porque es el mejor 9 que tiene la Argentina. Pero además, es de esas personas que te modifican un grupo para bien. Es líder, capitán, y tiene un carácter positivo.

–¿Cómo te sentís cuando te tratan como la "reina de las botineras"?

–No me creo ser eso, pero sí la capitana y responsable de integrar a la familia de cada jugador que llega al Inter... Y esto falta en la Selección. Jamás dejé a una mujer de lado, ni la hice sentir mal por ser yo la que está hace más años en el club. En otros equipos las mujeres no se juntan, porque hay egos. No se hablan, y cada una hace su historia. Yo donde llego armo un grupo, y eso se ve reflejado en la tranquilidad de los jugadores, que no necesitan ocuparse de otra cosa más que de jugar.

Por Pablo Procopio.
Fotos: Christian Beliera.

SEGUÍ LEYENDO: