Flor Vigna (Foto Fabián Uset/GENTE)
Flor Vigna (Foto Fabián Uset/GENTE)

Desde que empezó hace cuatro años su carrera en Combate, consigue todo lo que se propone. Asegura que es porque le pone "toda la energía a cada cosa que encaro". Lo que no le falta a Flor Vigna (23) son logros. Tres veces  campeona de Combate, bicampeona del Bailando dos años consecutivos y furor en las redes sociales, donde suma casi cinco millones de seguidores entre Instagram y Twitter.

¿Premios? El verano pasado se alzó como Actriz Revelación en Carlos Paz por Abracadabra, ganó el Martín Fierro como Estrella Digital, y ahora está nominada en los galardones televisivos –también como Revelación– por su rol en Quiero vivir a tu lado (2017).

Hoy encarna a Trini en Simona (eltrece) y va a hacer la voz de Capitana Erika, la protagonista femenina de la película Hotel Transilvania III. "Todo parece un cuento de hadas, pero a mí nadie me regaló nada", dice mientras asegura estar agradecida a Combate, show al que "le debo todo". "Seguidores, convocatorias a desfiles y hasta novio", aclara la geminiana que explotó en el Bailando y el 11 de junio cumplirá 24 años.

–Cuando estudiabas baile en la escuela de Julio Bocca, ¿soñabas con que te llame Tinelli para ser parte del Bailando?
–En ese entonces no pensaba en eso, pero una vez que empecé a trabajar sentí que estar en el programa de Marcelo me iba a permitir ser más conocida para poder cumplir mi sueño y ser actriz. Por eso hice varios castings en Ideas del Sur para participar como soñadora, pero no quedé. Cuando ya fui figura de Combate, mis fans empezaron a hacer campaña para que participara del show, y así logré ser bicampeona. En esta edición obvio que tengo que ir a defender el título.

Flor Vigna (Foto Fabián Uset/GENTE)
Flor Vigna (Foto Fabián Uset/GENTE)

–Este año, tu agenda estalla de compromisos laborales: las grabaciones de Simona, los ensayos de la obra de teatro, las grabaciones de Tenemos wifi (KZO), Sin filtro (eltrece) y La tribuna de Guido (eltrece). ¿Cómo hacés para no terminar exhausta?
–Soy muy autoexigente. Tengo mucha voluntad para lograr lo que me propongo y además no soy una improvisada, porque me preparé para todo lo que hago. Estudié baile, gimnasia y actuación. Además, tengo la suerte de que todos los laburos que hago me gustan. Por eso, aunque trabaje de lunes a lunes, puedo equilibrar los focos de atención. Quizás el parkour (disciplina física que trata de superar todos los obstáculos urbanos) me ayudó a vencer cada cosa que se me ponía en el camino. Y aunque ahora no tengo tiempo libre, soy feliz, porque estoy haciendo lo que me gusta.

Estoy feliz por lo que me está pasando, porque en Simona me dejaron demostrar que puedo componer un personaje

–¿Cómo fueron tus primeros pasos como actriz?
–Yo había hecho teatro under y de extra muchas veces. Mi primer papel fue Micaela en Quiero vivir a tu lado. Antes de eso nunca había conseguido un papel como extra: era la que comía pochoclo y después recortaban mis escenas. Estoy feliz por lo que me está pasando, porque en Simona me dejaron demostrar que puedo componer un personaje.

Flor Vigna (Foto Fabián Uset/GENTE)
Flor Vigna (Foto Fabián Uset/GENTE)

–¿Cómo es tu vida fuera de las cámaras?
–Muchos piensan que estoy todo el tiempo linda y arreglada, pero en la vida diaria me podés ver despeinada y muy poco maquillada. Soy medio torpe en todas esas cosas… Además me visto muy mal: evito el taco y amo la joggineta. En cuanto al look, puedo ser sexy y también un cachivache. Además, me encanta comer. No soy obsesiva de tener la panza chata, pero para estar bien y darme algunos gustos, me obligo a ir al gimnasio para hacer ejercicio.

–¿Seguís en la casa de tus padres?
–Sí… Este año tenía ganas de irme a vivir sola, pero aún no sé a qué barrio mudarme, porque grabo en Zona Norte, y el Bailando no sé desde dónde se va a hacer. Sigo viviendo con mi mamá y mi hermana más chica, porque mis padres se separaron cuando yo tenía doce años. Tengo una relación muy linda con los dos. Se distanciaron porque eran más socios que pareja.

Por Pablo Procopio