Los chicos de primer año de la Escuela Nº 22 (Lihuel Althabe)
Los chicos de primer año de la Escuela Nº 22 (Lihuel Althabe)

La problemática viene ya desde hace varios años. A contramano de lo que sucede en el resto del país, donde hay abundancia, a la Ciudad de Buenos Aires le faltan docentes. Los números varían semana a semana porque los concursos son permanentes, pero la cifra siempre oscila entre los 400 y 500 cargos docentes vacantes. Para cubrir la necesidad, el gobierno porteño sale a buscar maestros afuera.

Según supo Infobae, ya hay 350 inscriptos que respondieron a la convocatoria que lanzó en las últimas semanas el ministerio de Educación que conduce Soledad Acuña. En su mayoría, son docentes del Interior que ven menos posibilidades laborales en sus provincias, pero también hay unos 50 extranjeros, casi todos venezolanos que residen en la Ciudad.

"Es algo inédito, que se hace por primera vez", le dijo a Infobae Diego Meiriño, subsecretario de planeamiento e innovación educativa. "Los docentes del Interior se ven seducidos porque, en general, en sus provincias hay demasiados maestros y pocos cargos y además por los salarios que tenemos, por encima de la media. Hoy un docente que inicia con jornada simple está en $17.500 y con jornada completa en $35.000", agregó.

Se trata de un recurso excepcional, de última instancia. Primero se hacen las convocatorias regulares a docentes porteños, después hay llamados de emergencia, y por último hay convocatorias individuales a estudiantes terciarios. En algunos casos, se les da la posibilidad a aquellos que tienen 70% de la carrera aprobada. Si ninguna de esas instancias se cumple, se puede salir a buscar por fuera de la jurisdicción.

La Ciudad tiene cargos vacantes en los tres niveles, pero sobre todo en secundaria. Faltan profesores, especialmente, de las materias duras: matemática, física, química, y en idiomas -tanto en francés como en inglés-. De los 350 anotados, la mayoría proviene de Córdoba y Santa Fe.

Todavía la convocatoria sigue abierta, así que se espera que los inscriptos aumenten. Para todos ellos, la última semana de septiembre dictarán cursos de capacitación. El objetivo es que los maestros se amolden al diseño curricular de la Ciudad.

La intención es que empiecen a trabajar este mismo año. Aunque, aclaran, "la convocatoria es paliativa, solo para cubrir vacantes". Luego viene un proceso burocrático de años para pasar de vacante a interino y finalmente lograr la titularización. La prioridad sigue siendo para los maestros de la Ciudad.

De acuerdo con el gobierno porteño, una de las razones de las vacantes es que la carrera docente "hoy no es atractiva" para los jóvenes y que, encima, compite con una oferta académica vasta en Capital. De allí, esgrimen, surge el proyecto de la UniCABA que se tratará entre septiembre y octubre en la Legislatura.

"La situación que se vive en la Ciudad es distinta a la que se da en el resto del país, donde en su mayoría hay más docentes que vacantes. Tenemos que volver a prestigiar la carrera docente y modernizarla", señaló Meiriño.

Seguí leyendo: