En bancos y casas de cambio la divisa cotizó a $38,56. Cedió 35 centavos desde el viernes (Adrián Escandar)
En bancos y casas de cambio la divisa cotizó a $38,56. Cedió 35 centavos desde el viernes (Adrián Escandar)

Después de alcanzar el martes el máximo desde principios de junio, el dólar se desplomó en el mundo para alegría del gobierno de EEUU, que buscaba que favorecer al comercio exterior sin tener que acudir a los gravámenes a la importación.

Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal y centro de las críticas de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, fue su aliado casual, aunque sabía las consecuencias de sus palabras ante los legisladores estadounidenses.

¿Qué fue lo más importante que dijo Powell que hizo que las bolsas de Estados Unidos tuvieran una fuerte alza al punto que el S&P 500 alcanzó un valor récord y el dólar se desplomó 0,39% ante las seis principales del mundo?

Jerome Powell, presidente de la Fed (Reuters)
Jerome Powell, presidente de la Fed (Reuters)

Cuando habló de la crisis mundial y se desentendió del crecimiento del empleo en Estados Unidos, dejó en el aire la posibilidad de que el recorte de las tasas este fin de mes sea de 0,50 puntos en lugar de 0,25 que calculaban las consultoras. Antes del discurso de Powell, solo 3,2% de los agentes del mercado apostaban a una baja de 0,50 puntos. Ahora ese número creció a 27%. Lo más probable es que la baja sea de 0,25 puntos, pero que haya otro recorte antes de fin de año.

¿Cómo beneficia a la Argentina? Es un paso importante para sostener al dólar en este nivel tan bajo por lo menos hasta el 11 de agosto cuando sean las PASO. No hay que olvidar que en agosto el riesgo que se corre es la menor oferta de dólar por ausencia de los exportadores que para ese momento terminarán con la liquidación de las ventas al exterior.

La primera gran apuesta del Gobierno es no perder las primarias por más de 5 puntos porque un resultado más adverso le dispararía el riesgo país y el valor del dólar. Con un empate técnico, no necesita ayuda. Los bonos, que están con una paridad muy baja y por eso el riesgo país es elevado, podrían subir de precio y provocar un descenso importante del riesgo país, el indicador más serio para los inversores para saber si habrá riesgo de default en 2020.

Por supuesto, con ese índice de confianza, el camino a las elecciones de octubre quedaría mejor asfaltado.

Por ahora, el dólar vivió el clima de los países emergentes. Todos, menos México, que atraviesa una fuerte crisis después de alejamiento de su ministro de Hacienda (Carlos Arzúa), ganaron frente al billete norteamericano. El dólar ganó 0,04% frente al peso mexicano. La Argentina, al menos mantuvo sus precios sin cambios, pero es algo lógico porque no fue castigado el lunes y martes con la fortaleza de la divisa de Estados Unidos.

El Banco Central aprovechó la debilidad de la moneda de Estados Unidos para bajar medio punto las tasas en la licitación de Letras de Liquidez (Leliq) donde logró un resultado ideal

Tanto en el mercado mayorista donde cerró a $41,85 como en el minorista donde perdió 1 centavo al cerrar a $43,09, mostraron tranquilidad al operar. En el mayorista estuvo largo tiempo sobre los $42 pero a las 14.00 comenzó a debilitarse. Los negocios no fueron elevados. Se operaron USD 839 millones, un volumen escaso si se tiene en cuenta que hubo dos días sin actividad.

El riesgo país, tuvo un inocuo tropiezo y aumentó 0,13% a 787 puntos a pesar de la baja del precio del bono del Tesoro de los Estados Unidos.

Las monedas de los países vecinos tuvieron su gran día. El dólar cayó 1,20% en Brasil y 0,50% en Chile. También perdió frente a la lira turca (-1,02%), el rand sudafricano y el rublo ruso. El oro fue refugio para los que tenían dudas y subió, después de algunas ruedas de caída, 0,77%.

El Banco Central aprovechó la debilidad de la moneda de Estados Unidos para bajar medio punto las tasas en la licitación de Letras de Liquidez (Leliq) donde logró un resultado ideal. Se captaron $272.247 millones a 59,48% y se absorbieron $9.000 millones. Esto significa que los ahorristas siguen renovando los plazos fijos en pesos. Ese aumento del ahorro en moneda local, los bancos las colocan en Leliq. Si bien es un buen síntoma, es una alegría que tiene fecha de vencimiento porque el volumen de Leliq –un pasivo del Banco Central– supera $1,24 billones y en algún momento (después de las elecciones) habrá que desactivarlo porque se puede convertir en una bomba de tiempo como lo fueron las Lebac. La renovación a menor ritmo de depósitos a plazo fijo, es una manera escalonada de bajar el stock de esas letras.

Las reservas, bajaron USD 184 millones a 63.555 millones, a pesar de la suba del euro y del oro. Los USD 60 millones que licita diariamente el Tesoro y los pagos al exterior, influyeron en la baja.

La Bolsa, reflejó la mejora del Gobierno en las encuestas. El S&P Merval, subió 2,52% con un elevado monto de negocios por $1.362 millones. El cierre fue casi en el máximo del día.

En esta oportunidad, las opciones crecieron. Los inversores no apostaron solo a bancos y empresas de energía, sino que se extendieron a compañías como Mirgor (+4,99%) de relación casi directa con Mauricio Macri, y a Aluar (+3,30%), que cortó cupón y pagó dividendos. Por supuesto, los bancos siguieron luciendo. Galicia (+4,16%), Macro (+2,65%) y Supervielle (+2,59%), fueron los destacados. Pero la gran diferencia la marcaron las empresas de energía. Edenor fue lo mejor de la rueda con un aumento de 5,32% y su controladora, Pampa Energía, la siguió con 3,95%. Central Puerto anotó un avance de 4,35% y Transportadora Gas del Sur creció 3,54%.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

En Wall Street, los ADR's argentinos –certificados de tenencias de acciones– que subieron el lunes y martes en Estados Unidos, tuvieron una buena rueda. Tenaris (+3,10%) y Transportadora Gas del Sur (+3,08%), fueron lo mejor de este grupo de acciones. Banco Supervielle soportó una toma de ganancias, después de las subas excepcionales de las últimas ruedas y cedió 2,28%, mientras IRSA Propiedades Comerciales, también de excelente performance en los últimos tiempos, perdió 2,86%.

Para la próxima ronda se espera que el clima de buen humor continúe, en especial en la bolsa. El dólar parece haber tocado un piso y es difícil que lo quiebre. Esto quedó demostrado en la rueda del miércoles donde el billete de Estados Unidos se derrumbó en el mundo y en la Argentina, después de varias ruedas consecutivas de baja y de ser la moneda de mejor comportamiento entre las emergentes, se mantuvo sin cambios.

A diferencia de otros tiempos, la mejora de los mercados va de la mano del mejor clima político que rodea al Gobierno. Cuando en las encuestas, el partido oficial miraba desde atrás al Frente de Todos, la volatilidad era una costumbre.

Seguí leyendo: