La semana pasada, Technisys anunció una inversión de USD 50 millones por parte del fondo Riverwood Capital de EEUU. Así, según fuentes del mercado, esta empresa argentina consiguió una valuación de mercado estimada entre USD 250 y 350 millones. No son muchas las empresas del rubro con esos números. Además, factura unos USD 50 millones por año y tiene como clientes a buena parte de los principales bancos de la región.

Hace mucho que Technisys dejó de ser una startup: si bien no es muy conocida por el público en general, es una de las joyitas mejor guardadas de la industria tecnológica local. Se dedica desde siempre al negocio B2B y es una de las mejor posicionadas para seguir el camino de Mercado Libre, Despegar, Globant y OLX y convertirse en el próximo unicornio argentino, como se les dice a las empresas de base tecnológicas que alcanzan un valor de mercado de al menos USD 1.000 millones. "Yo creo que sí, que seremos un unicornio, pero bueno, habrá que ver cuándo", asegura en Infobae Miguel "Mike" Santos, CEO y cofundador –junto a Adrián Iglesias y Germán Pugliese Bassi– de la empresa.

Esta industria está en un momento único, increíble, fascinante, dinámico. Estamos viviendo una revolución que además favorece al cliente. Es increíble la competencia que ha desatado la digitalización

"Nos dedicamos a proveer soluciones de banca digital para bancos. Entidades que pueden ser startups digitales, a quienes ayudamos rápidamente a lanzar de una manera efectiva, jugando en ecosistema y muy rápido; o también a bancos establecidos, más tradicionales. A estos ayudamos a convertirse al mundo digital, a establecer relaciones digitales con sus clientes, con un consumidor cada vez más demandante, creando experiencias positivas, inteligentes y útiles", describe Santos.

Miguel Santos, desde hace 20 años es el CEO de la compañía que fundó junto a Adrián Iglesias y Germán Pugliese Bassi
Miguel Santos, desde hace 20 años es el CEO de la compañía que fundó junto a Adrián Iglesias y Germán Pugliese Bassi

– Acaban de anunciar una inversión muy importante, de 50 millones de dólares, por parte de un fondo de EEUU. ¿Qué significa y a dónde los va a llevar?

– El propósito de la inversión de Riverwood Capital es doble. En primer lugar, seguir fortaleciendo nuestra tecnología e invertir en talento para crecer en cuanto a las capacidades de las plataformas. Tenemos una parte que es lo que se llama next generation o core de nueva generación, es decir los sistemas centrales bancarios que en general son muy antiguos, lentos y  rígidos. Y tenemos la plataforma digital, que es la que interactúa o genera las experiencias con los clientes. Vamos a seguir invirtiendo para dotarlas de inteligencia artificial. Hay tecnologías como machine learning que nos permiten generar experiencias como predecir cuándo va a faltar plata y ofrecerle al cliente. O darnos cuenta que todos los 5 del mes paga el colegio de los chicos y preguntarle si no quiere hacerlo de manera automática. Este tipo de experiencias, a lo Amazon, se van a empezar a usar cada vez más en los sistemas financieros. Y la segunda es la expansión en el mercado norteamericano, sobre todo donde ya estamos operando, en EEUU y en Canadá. El mercado estadounidense es muy grande, hay unos 700 bancos en el objetivo de Technisys.

– Ahora están en el lugar y momento adecuado.

– Esta industria está en un momento único, increíble, fascinante, dinámico. Estamos viviendo una revolución que además favorece al cliente. Es increíble la competencia que desató la digitalización. Antes, montar un banco era muy complicado, con una gran inversión en sucursales: lograr una cobertura como la que tiene el Santander tomaba 80 años. Con el acceso digital y sobre todo en los teléfonos móviles, se puede hacer con cifras muy bajas. A eso hay que sumarle las fintech que se dedican muy bien a prestar plata, pagos, billeteras móviles e inversiones. Y están las big tech, las grandes compañías de tecnología, como Amazon, Facebook, Google y Mercado Libre metiéndose al negocio financiero. Toda esa gran competencia es igual a mejor servicio y mejores precios. Es un excelente momento.

Technisys es una de las mejor posicionadas para seguir el camino de Mercado Libre, Despegar, Globant y OLX y convertirse en el próximo unicornio argentino, como se les dice a las empresas de base tecnológicas que alcanzan un valor de mercado de al menos USD 1.000 millones

– Desde siempre, pero más luego de la última inversión, se habla de la valuación de la compañía. ¿Te imaginás siendo pronto otro "unicornio" argentino?

– Sabía que eso iba a venir en algún momento (risas). Tratamos de ponerle foco a que la compañía sea trascendente. Por un tema generacional nos inspiraron Larry Ellison, de Oracle, Steve Jobs y Bill Gates. Queremos hacer una compañía que trascienda. Es el objetivo que nos pusimos cuando la empezamos y es el de hoy. Si llegamos o no a la valuación mágica del "unicornio" estará por verse. Yo creo que sí pero bueno, habrá que ver cuándo.

– ¿Cuándo creés que pasará?

– No lo puedo decir (risas).

– ¿Va a ser pronto?

– Sí, creo que sí. La valuación es una consecuencia de que los clientes estén muy contentos, que les vaya muy bien y que nos paguen. Es el viejo cuentito de siempre: generar valor y no buscarlo a través de una valuación de compañía.

Santos en los estudios de Infobae
Santos en los estudios de Infobae

– ¿Te imaginás saliendo a la bolsa en Estados Unidos?

– Technisys tiene ya cinco fondos de inversión de venture capital que en algún momento querrán recuperar liquidez, y con creces. Una de las formas es a través de una oferta pública, pero también hay otros instrumentos. Tocar la campana es un hito de trascendencia para este tipo de compañías.  Nos gustaría llegar, por supuesto.

– ¿Cuándo decidieron ir por el mercado norteamericano?

– A principios del año pasado, luego de muy buenas experiencias en la región. Por ejemplo, con Banco Original, en Brasil, que nos eligió en una compulsa world class con todos los líderes del mercado global. Acá, con Banco Macro, y en Colombia con Davivienda. Al tener ya casi 45 clientes en la plataforma y un producto muy fuerte, nos dimos cuenta que la empresa estaba para el mercado global. A la vez hubo un reconocimiento de analistas, como Forester y Gartner, que nos dieron muy buenos reportes. Eso nos puso en el mapa del top cinco de proveedores a nivel global.

Tocar la campana es un hito de trascendencia para este tipo de compañías.  Nos gustaría llegar, por supuesto.

– ¿Y allí el desafío cuál es?

– No es lo natural que una compañía nacida en Argentina o en América Latina haya creado una pieza de software de nivel mundial y la venda en los grandes mercados. El ciclo natural es el contrario, somos compradores de tecnología más que productores. Aunque tenemos ese hándicap, creemos que la innovación, gracias a Internet, la digitalización y la globalización, viene de cualquier parte. Hay ejemplos como Skype y ahora Zoom, que acaba de hacer su IPO, que están fuera de Silicon Valley. La innovación en tecnología dejó de ser una práctica exclusiva de Silicon Valley para estar presente en cualquier lugar del mundo. ¿Por qué no aquí en la Argentina o Uruguay, Brasil o Chile, donde tenemos centros de desarrollo con gente de primer nivel innovando para el mundo?

Lo que viene

Santos estudió Ciencias de la computación en la UBA y antes pasó por el Colegio Nacional de San Isidro, ciudad en la que nació. Su abuelo materno fue el arquitecto modernista Amancio Williams y el padre de éste fue el músico y prolífico compositor Alberto Williams, fundador del Conservatorio de Música de Buenos Aires. Tiene dos hijos y fue tenista hasta los 19, incluso llegó a jugar algunos torneos ATP. También es un fanático de la música y compone música electrónica. Es emprendedor Endeavor desde 2001.

Santos estudió Computación en la UBA
Santos estudió Computación en la UBA

– La compañía tiene casi 20 años. ¿Cómo fue pasar todo este tiempo por un mercado que empezó a demandar mucho más tarde los servicios que proponían?

– Hoy vemos esta última ola de fintech y de tecnología financiera explotando en el mercado. Y claro, es nuestra ola. Pero hace 20 años, cuando fundamos la compañía en un living, lo hicimos pensando en lo mismo: que Internet iba a revolucionar la forma en la que las personas interactuamos con el dinero, los bancos y las finanzas en general. Pasó, pero después de 10 años. Quizás estuvimos una década adelantados y como toda visión correcta pero adelantada esos años fueron duros.

– Muchas veces ese timing no del todo adecuado pude termina dejando a una empresa afuera de la cancha.

– Estuvimos cerca. En la crisis argentina del 2001, combinada con la explosión puntocom del 2002, estuvimos muy cerca de irnos al vestuario.

No es lo natural que una compañía nacida en Argentina o en Américo Latina haya creado una pieza de software de nivel mundial y la vaya a ofrecer a los grandes mercados. El ciclo natural es el contrario

– ¿Y por qué no pasó?

– Justo en 2001 habíamos tomado la decisión de internacionalizarnos. Hasta ese momento operábamos sólo en Argentina y decidimos ir a España y a EEUU. Cuando se nos terminaba la caja ganamos un contrato bastante importante, que al poco tiempo fue seguido de otro, y eso nos permitió salvar la compañía. Acá en Argentina hasta el 2008 el mercado estuvo bastante deprimido.

– Son tres socios desde hace dos décadas. ¿Cuáles son las claves para mantener esa sociedad exitosa durante tanto tiempo?

– Tomamos enseguida la práctica de incorporar managment profesional. Traer personas que supieran de determinados temas y generar un equipo mixto y por capacidades. Diferenciamos el rol de socio, o accionista, del de gerente. Esa fue una de las grandes claves como para poder trabajar en equipo: medirnos por performance y no por percepciones. Ese fue el secreto. Obvio que uno tiene diferencias en el camino y hay momentos en los cuales te matas: no hay secretos, es como en cualquier sociedad o cualquier relación humana.

Quizás Argentina nos da un poquito más de picante, un poquito más de complicaciones que lo que te puede dar otro país un poco más estable. A la vez te da también un poco de gimnasia, resiliencia y aptitudes para ser ágiles al cambio

– ¿Dónde te imaginás a la compañía en 5 años?

Va a estar globalizada. Subiendo clientes a la plataforma no sólo en Norteamérica. Tenemos el primer empleado en Europa haciendo scouting para 2020. Pero me la imagino también en Asia, en África y en todos lados del mundo. Vamos hacia ahí.

– ¿Cuál es la receta para crecer desde Argentina?

– Me parece que la clave es el esfuerzo (risas). Quizás Argentina nos da un poquito más de picante, un poquito más de complicaciones de las que te puede dar otro país un poco más estable. A la vez te da también un poco de gimnasia, resiliencia y aptitudes para ser ágiles al cambio. Hoy se puede emprender en Argentina como se puede emprender en cualquier otro país. Además hay talento. Emprender en Silicon Valley es muy fácil, tenés el ecosistema, las universidades, los inversores, el track record, pero es muy difícil conseguir talento. Todas las geografías están listas: se puede emprender desde cualquier parte del mundo. Hoy, en Technisys tenemos totalmente distribuido el equipo: ventas y marketing en EEUU; el producto lo dirigimos desde Uruguay; recursos humanos y finanzas, están en Argentina; y operaciones acá y Canadá. Hacemos todo por videoconferencia.

– ¿Se puede desde Argentina, entonces?

– Sí, se puede.

Seguí leyendo: