Miguel Acevedo, presidente de la UIA, recibe al presidente Macri
Miguel Acevedo, presidente de la UIA, recibe al presidente Macri

Como en la mayoría las amistades más solidas, hay veces que hay decir la verdad en los momentos difíciles, por más dolorosa que sea. Ante un presidente Macri visiblemente agobiado por las últimas semanas, los empresarios presentes en el 24º aniversario de la Unión Industrial Argentina (UIA) le respondieron a su sinceridad con un voto de confianza.

El clima en los pasillos durante la mañana y tarde fue de preocupación con unos toques de "resignación". Pero después del discurso presidencial, varios destacaron el hecho de que el presidente "salió a dar la cara" y no eludió que las medidas anunciadas por el Gobierno iban a generar más dificultades al sector privado.

Los empresarios coincidieron en la necesidad de "bancar" al Gobierno en este difícil momento.

"Todos los exportadores debemos hacer un esfuerzo adicional para paliar el difícil momento que enfrenta el país", expresó Miguel Acevedo, presidente de la UIA. Específicamente, ante la pregunta, el industrial explicó que la implementación de las retenciones"es una decisión difícil obligada por la coyuntura, pero una que se nota no fue ligera".

La primera línea frente al escenario donde habló el presidente, ocupada por referentes privados como Eduardo Eurnekian y algunos ex funcionarios, como Francisco Cabrera
La primera línea frente al escenario donde habló el presidente, ocupada por referentes privados como Eduardo Eurnekian y algunos ex funcionarios, como Francisco Cabrera

Varios insistieron en la necesidad de apoyar las medidas temporales, como Eduardo Eurnekian, presidente de Corporación América. Consideró que "las palabras del presidente mostraron una preocupación por el contexto interno y tienen en cuenta lo que está pasando en el exterior para tomar las últimas medidas, que en cierta medida los empresarios apoyamos".

Jorge Lawson, director del Banco Nación y presidente de Empretec, consideró que durante la jornada y en las palabras presidenciales se escucharon "más propuestas que quejas, más ideas que problemas", agregando que actualmente "el país necesitas de líderes y protagonistas que construyan el futuro, y lo expresado por el presidente está dirigido a que nos entendamos participes de ese futuro".

Otros, más allá de la coyuntura actual, analizaron la medida con un detalle más fino. José Ignacio de Mendiguren, histórico de la UIA y actual diputado nacional, coincidió que "frente a este momento no había mejor opción que las retenciones, sobre todo luego de que se llevó el dólar a $40, alguna porción de ese aumento tiene que ir a la gente". Pero, también marcó que  la implementación a lo largo de bienes y servicios no era la mejor forma de atacar el problema, sugiriendo que retenciones más puntuales a bienes primarios específicos podrían haber conseguido el mismo o mayor efecto.

En esa línea, Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal y vice de la UIA, puntualizó que "cuando se implementa una medida a lo largo del campo, los resultados finales…" completando con gestos de un más o menos. También pidió no olvidar los problemas más estructurales del país, como "un Estado elefantiásico que mantiene de una forma y otra a 6 millones de personas".

En su introducción a Macri, Acevedo opinó que “el diseño del esquema trasversal de retenciones desincentiva totalmente la agregación de valor y la generación de empleo de calidad”
En su introducción a Macri, Acevedo opinó que “el diseño del esquema trasversal de retenciones desincentiva totalmente la agregación de valor y la generación de empleo de calidad”

Luis Pagani, presidente del grupo Arcor, destacó que el discurso de Macri "fue en línea con la intención del Gobierno de reducir el déficit fiscal y que busca el apoyo de los empresarios a las recientes medidas tomadas y donde es muy importante el apoyo del FMI que se está gestionando en la actualidad".

Mientas tanto, a Claudio Cesario, presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), el discurso le pareció "bueno, tratando de transmitir calma y el hecho, que desde el sector privado compartimos, que las medidas son entendibles antes una situación extraordinaria como la actual".

Un ex funcionario, ahora abocado a la consultoría privada, compartió en off the record que la visión de un Macri claramente cansado sirvió como catalizador para que los empresarios se sintieran interpelados de forma personal dentro de las medidas extraordinarias que el Gobierno tomó estos días. "Lo vi más cansado que nunca, pero todavía con templanza, eso genera empatía en cualquiera, sobre todo acá cuando la mayoría siente un pasado en común con él", dijo.

Seguí leyendo: